Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Miércoles, 17 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 22:45

16 de julio de 2011

Armada instala faro en Bahía Cook y acorta viaje a la Antártica Chilena

Desde ahora el viaje al continente helado, que desde Punta Arenas demora 72 horas, aproximadamente, hasta las Bases Frei o Prat, se acorta en 8 horas o unas 100 millas náuticas.

La mítica Bahía Cook, al noroeste del Cabo de Hornos y el principal acceso al lado occidental del Canal Beagle, hasta ahora era ruta prohibida para los barcos y naves que hacen la ruta Punta Arenas-Antártica Chilena, pero a contar de este momento, los navíos podrán realizar la travesía ahorrando 8 horas de viaje tras la instalación de un nuevo y moderno faro en esta área de compleja navegación, además incorporó una estación meteorológica lo que hará aún más segura la navegación.

El objetivo principal de este faro es, la habilitación de una nueva ruta comercial alternativa a la Antártica desde Punta Arenas a través del canal Thomson, permitiendo disminuir en 100 kilómetros, respecto a la actual condición usando la ruta del Canal Beagle. Además, permitirá que los buques mercantes y pesqueros de alta mar que naveguen por este sector tengan mayores condiciones de seguridad.

La operación de realizó tras 10 días de intenso trabajo y en ella participaron El buque antártico “Oscar Viel”, dependiente de la Comandancia en Jefe de la IIIª Zona Naval y al mando del Capitán de Navío Jorge Montenegro López, la Lancha Servicio General “Hallef” y un helicóptero naval.

Este faro, que quedó instalado en la parte más alta del grupo de Islotes Sandwich, mide 4 metros de altura y está a 64 metros sobre el nivel del mar. Entre sus características técnicas: posee una señal luminosa de 16 kilómetros de alcance visual y, gracias al instrumento RACON, tiene un alcance de 32 kilómetros, además de un sistema de identificación automático universal para ayudas a la navegación. Este equipamiento es de alta tecnología y a contar de hoy se convierte en el faro más moderno de nuestro país y que tuvo un costo de $ 60 millones.

Además, se implementó una estación de prácticos en la Alcaldía de Mar de Timbales, lo que permitirá el embarque y desembarque de Prácticos en la ruta al continente blanco. Esta facilidad a la navegación es contribuyente a las distintas medidas adoptadas para fortalecer el tráfico de cruceros en esta área de gran potencial turístico para la Región de Magallanes.

Pese a las inclemencias del tiempo, no fue impedimento para el personal naval que con gran entusiasmo efectuaron los trabajos de instalación de esta señal luminosa. Entre los trabajos técnicos que se ejecutaron, personal de la Dirección de Seguridad y Operaciones Marítimas y del SHOA efectuaron las pruebas operacionales y de posicionamiento geodésico.  Asimismo, el “Viel” tuvo que navegar y colocarse a una distancia de 30 kilómetros del faro para contribuir a las pruebas.

Por otra parte, el helicóptero naval trasladó desde el “Viel” al islote Sandwich, media tonelada de carga más personal que trabajó en las obras, contando en esta oportunidad con apoyo de una betonera para construir una base de cemento y colocar sobre ella la estructura de fibra de vidrio y el fanal.

Al arribo del Rompehielos “Viel”, el comandante del Comando Conjunto y Comandante en Jefe de la III Zona Naval, vicealmirante Rafael González Rosenqvist felicitó a su comandante, haciendo extensivo a la dotación y a todo el personal que participó en la citada comisión, la cual resultó todo un éxito y que contribuyó significativamente a lograr avances importantes en la zona austral del país, en la protección y preservación de los intereses marítimos nacionales.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.