Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Lunes, 20 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 09:46

13 de septiembre de 2011

En año de episodios críticos de contaminación

Las acciones legales que amenazan con cerrar Codelco Ventanas

La cuprífera estatal está en el ojo del huracán y hoy cada vez que se produce un episodio crítico de contaminación en las comunas de Quintero y Puchuncaví, la apuntan con el dedo. Los próximos meses Codelco deberá enfrentar un sumario sanitario que podría llegar a clausurar la fundición y la obtención de permisos sanitarios y de obra, sin los cuales no podría funcionar.

Tres episodios de contaminación crítica han terminado con casi 100 personas intoxicadas, la mayoría de estas menores, todas en el lapso de este año en las comunas de Quintero y Puchuncaví, Región de Valparaíso. Un barrio industrial y residencial que ha convivido por más de 40 años, y que hoy está al borde del colapso. Tan así, que la ministra de Medio Ambiente admitió días atrás, que las nubes tóxicas pueden repetirse. En este escenario las miradas se posan sobre la Fundición Codelco Ventanas, principal emisora de SO2 de la zona y que para muchos, posee una doble responsabilidad al ser una empresa Estatal.

“Después del episodio del 23 de marzo, todas las miradas están sobre nosotros. Perdimos mucha credibilidad”, asegura una fuente de Codelco, empresa que recibió una multa de 1.000 UTM –de la Seremi de Salud de Valparaíso – por la responsabilidad que tuvo en la intoxicación de 27 personas. Pero las consecuencias del error operacional de ese día aún no terminan y la responsabilidad penal, que el fiscal ambiental de la Región de Valparaíso podría determinar, es algo que “complica” en los altos mandos de la Estatal.

El “error” en aquella ocasión fue de tal magnitud que Codelco evaluó la posibilidad de cerrar la Fundición en Ventanas. Se votó y se decidió continuar, como asegura una fuente de la zona. Algo que es ratificado por otra fuente de la cuprífera, quien explica que las principales razones para mantener a la fundición tienen que ver con dos cosas. Primero con que el cierre se debe hacer por ley y segundo, con que la fundición para Codelco es clave, por lo que sino se hace en Ventanas, se tendría que hacer en otro lado trasladando el problema.

Desde el gobierno, específicamente dese el Ministerio de Salud, la idea de cerrar la fundición también estuvo presente tras el primer episodio crítico. Una fuente de Codelco, explica que en una ocasión el ministro Jaime Mañalich expresó la idea de promover el cierre de la estatal a través de una ley en el Congreso, con el fin de dar una fuerte señal política. Aunque la idea no prosperó, es una solución que aún sigue en el aire.

El cierre de Codelco Ventanas aún no está descartado. “En estas condiciones, con intoxicaciones masivas cada semana, no se puede operar tranquilamente y no da viabilidad al parque industrial completo”, como asegura una alta fuente de Codelco. La confianza de la comunidad hacia las empresas de la zona está dañada y eso se ha traducido en la presentación de querellas, la solicitud de informes sanitarios y permisos que amenazan con cerrar a la Estatal.

Las posibilidades de un cierre a la fuerza

De los tres episodios de intoxicación que han ocurrido este año (23 de marzo, 31 de agosto y 7 de septiembre), sólo el primero ya fue atribuido a Codelco Ventanas. Pero la autoridad sanitaria de la zona, liderada por el Seremi Jaime Jamett, ya instruyó un sumario en contra de “quienes resulten responsables” y a pesar de que la estatal negó tajantemente ser responsable de este episodio –argumentando que debido a una falla en el horno eléctrico días antes, la fundición estaba funcionando a un nivel muy bajo – hay varios políticos de la zona que aún la apuntan como culpable.

“Nuestra reputación está dañada, perdimos credibilidad ambiental”, aseguran desde Codelco, donde la estrategia hoy, es recuperar lo perdido. Es por esto, que la apuesta de la estatal es aparecer liderando un cambio profundo en la zona, que termine con la saturación ambiental en que se encuentra. “Existe preocupación del presidente ejecutivo (Diego Hernández) sobre el futuro de la fundición”, asegura una fuente de la cuprífera. Es por esto, que Codelco, al igual que las empresas de la zona pertenecientes a ASIVA (Asociación de empresas V Región), firmó el Acuerdo de Producción Limpia impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente en abril de este año.

El principal problema para Codelco, es que el Seremi de Salud está facultado para paralizar las faenas si es necesario. “Si el segundo sumario determina que también es responsabilidad de Codelco, el Seremi podría clausurar la fundición. La pregunta es si el gobierno le va a poner piso o no”, asegura Manuel Millones, consejero regional UDI. Más allá de lo que determine este sumario, en el escenario actual Codelco Ventanas está en capilla y no se puede permitir más errores operacionales, como explica una fuente de la estatal.

A la investigación contra Codelco, que lleva la fiscalía ambiental de la Región de Valparaíso, por lo ocurrido el 23 de marzo, se le suma una querella ante el Juzgado de Letras y Garantía de Quintero, interpuesta por el alcalde de esa comuna, José Varas, y que va “contra quienes resulten responsables del daño ambiental” ocurrido el 31 de agosto y que terminó con 35 personas intoxicadas. Otro frente que deberá ver Codelco, es la demanda de los llamados “hombres verdes”, ex trabajadores de ENAMI (empresa que pasó a manos de Codelco) quienes alegan que el haber trabajado para esta empresa les provocó cáncer.  Recientemente se ordenó la exhumación de cadáveres de ex trabajadores.

Finalmente, hace unas semanas salió a la luz que varias empresas de la zona –principalmente Codelco y Puerto Ventanas – no contaban con los permisos sanitarios necesarios para operar en la zona. Esto significa que tampoco cuentan con los permisos de construcción que debe otorgar la municipalidad, post obtención del permiso sanitario. La Municipalidad de Puchuncaví otorgó el plazo de un año para que las empresas en cuestión regularicen su situación, sin embargo, el consejero regional Millones (UDI), explica que “no necesariamente se les dará el permiso sanitario y eso significaría que la municipalidad debiera demoler las construcciones que no estén en regla. Codelco tiene sin permiso unas 14 bodegas en la actualidad”.

Desde Codelco aseguran que “antes de diciembre debiéramos tener todos los permisos listos. Nos faltan algunos planos eléctricos y permisos de obra”. Sin embargo, una fuente de la región explica que “algunos juristas han planteado que la prórroga que dio la municipalidad a las empresas es ilegal y si inician acciones legales, se verían obligados a cerrar todo lo que esté sin permiso”.

La estrategia de Codelco

“Nuestra reputación está dañada, perdimos credibilidad ambiental”, aseguran desde Codelco, donde la estrategia hoy, es recuperar lo perdido. Es por esto, que la apuesta de la estatal es aparecer liderando un cambio profundo en la zona, que termine con la saturación ambiental en que se encuentra. “Existe preocupación del presidente ejecutivo (Diego Hernández) sobre el futuro de la fundición”, asegura una fuente de la cuprífera. Es por esto, que Codelco, al igual que las empresas de la zona pertenecientes a ASIVA (Asociación de empresas V Región), firmó el Acuerdo de Producción Limpia impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente en abril de este año. Hoy, la Universidad Católica de Valparaíso, está realizando los estudios pertinentes para determinar cuánta inversión se requerirá y dónde.

La Ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, dijo la semana pasada que Codelco debía ser un ejemplo para las otras industrias por ser estatal. Algo en lo que concuerda el senador Alejandro Navarro (MAS), presidente de la comisión de Medio Ambiente: “Codelco tiene una responsabilidad política mucho mayor, por ser una empresa del Estado… No se puede exigir lo que no se puede cumplir. Debiera dar el ejemplo”. Es en base a estas críticas, que Codelco tiene la intención de lograr el apoyo suficiente –entre las empresas de la zona – para convertir “el barrio industrial en un ejemplo de barrio industrial sustentable, porque es la única forma de que en el largo plazo, recuperemos las confianzas perdidas”, como aseguran desde la estatal.

Por otro lado, existen críticas transversales a la manera en que el gobierno ha llevado la crítica situación de Quintero y Puchuncaví. El Senador Alejandro Navarro (MAS), presidente de la comisión de medio ambiente, asegura que “no va a existir una solución de manera espontánea. El 2011 va a ser fundamental para generar acciones legales que obliguen al Estado y privados a coordinarse y dar respuesta. Se requiere un plan de recuperación ambiental con financiamiento estatal y privado”. Por otro lado, Millones (UDI) explica que “no se ha hecho mucho, porque no hay una sola voz del gobierno central. Se necesita nombrar un delegado presidencial y resolver el problema transversalmente, no sólo visto desde salud o medio ambiente”.

Las acciones que ha decidido tomar el gobierno no han avanzado rápido. Cinco meses después de anunciar el traslado de la Escuela de La Greda, aún el Ministerio de Educación no ha decidido dónde colocará el nuevo establecimiento y no ha sido capaz de sobrellevar las divisiones internas de la comunidad frente a esta decisión. “A este ritmo no vamos a tener una escuela en marzo”, asegura Millones. Por otro lado, los estudios sobre la contaminación de tierra, agua y aire, que anunció el Ministerio de Medio Ambiente (días después del episodio del 23 de marzo), aún no están ni cerca de comenzar. Los estudios de aire están en proceso de licitación, mientras que los estudios ecológicos y de salud, aún están pendientes.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.