Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Lunes, 22 de diciembre de 2014
  • Actualizado a las 20:56

19 de noviembre de 2012

A fin de año habría una evaluación profunda de la gestión del organismo

La ANI en la mira de La Moneda

El organismo de inteligencia, que dirige el abogado Gonzalo Yussef, depende de Interior. La llegada de Andrés Chadwick a la cartera ha reinstalado la crítica que existe a su gestión. Pero más allá de las deficiencias del personero, la administración Piñera nunca le entregó una directriz clara a la entidad, cuestión que da pie para revisar sus competencias y atribuciones.

Yussef

El enroque de jefatura en el Ministerio del Interior ha implicado más que un cambio de mano y de estilo en la conducción del gabinete de Sebastián Piñera. El paso de Rodrigo Hinzpeter a Defensa y la llegada de Andrés Chadwick ha dejado al descubierto algo que era vox pópuli en círculos gubernamentales: las falencias de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) que ha dejado al descubierto la gestión de su director, Gonzalo Yussef, la cual no habría cumplido con las expectativas.

Yussef contaba con el respaldo de Hinzpeter en Interior, cartera de la cual depende administrativamente la agencia, que fue creada por ley el año 2004 para coordinar y asesorar al Presidente de la República en materias de inteligencia nacional.

Al inicio de la administración Piñerista, Hinzpeter recomendó a Yussef como Intendente de Valparaíso —estudió derecho en esa zona, fue concejal por dicha comuna y fiscal en Viña del Mar, Quintero y Quillota—, pero finalmente el Presidente lo eligió para encabezar la ANI. “Cumplía con el perfil que se quería dar del discurso de la mano dura, la delincuencia, traerse fiscales a las filas del gobierno. Además, había sido RN y era de confianza”, explican desde Defensa.

La salida de Hinzpeter de Interior, dejó desprotegido a Yussef, si bien en Defensa está vinculado a la labor de la agencia, depende ahora directamente del nuevo jefe de gabinete. En el oficialismo explican que el tema —que se reconoce como un flanco abierto— es una tarea pendiente que tiene Chadwick, de la cual sabría que tiene que hacerse cargo en el breve plazo y que por lo mismo se habría fijado de aquí a diciembre —las fiestas de fin de año a más tardar—, para ello.

La evaluación hasta ahora no sería del todo positiva, algo que se sabe y comenta en los sectores involucrados con la gestión de la agencia: Presidencia, Interior y Defensa. “La ANI está ausente”, “es totalmente inocua”, “no ha dado el ancho para las tareas de inteligencia nacional”, son algunas de las opiniones que existen en La Moneda sobre el desempeño de Yussef a cargo de la agencia.

Se explica que su principal debilidad es “su falta de experiencia” en el tema. “No ha sido muy efectiva la coordinación de los organismos, eso depende de Yussef, es la cabeza y el que tiene que armar los equipos”, precisan en el gobierno.

Agregan que dicha falta de experiencia ha quedado además de relieve con la poca profundidad de los análisis, el poco manejo de información y la carencia de una buena red de captadores de información.

En Palacio ponen como ejemplo de la ausencia de la ANI en los casos de corrupción en Carabineros e Investigaciones que salieron a la luz este año, pues en ninguno, dicen, fue un aporte la agencia para descubrirlos y poner sobrealerta a La Moneda.

Otra crítica en el gobierno a Yussef es que le pesó su pasado como fiscal, porque “se metió en el terreno delictual procesal de forma abierta con el ‘caso Bombas’, se equivocó bastante en eso, no fue correcta su forma de proceder en ese momento, con ello solo aumentó las desconfianzas”.

Por ese mismo caso, en junio de este año, Yussef fue citado a la Cámara de Diputados. “En esa ocasión su exposición del caso fue en base a especulaciones y suposiciones, no tenía información objetiva”, dijo el diputado PPD y ex subsecretario del Interior, Felipe Harboe.

“El error fue poner a una persona sin experiencia, sin conocimiento de la historia del país, de los movimientos subversivos, de los derechos humanos, eso le impide poder hacer análisis más profundos y entregar al Presidente de la República toda la información que requiere, de manera completa”, añadió Harboe.

Los cambios

Un punto a considerar en la evaluación ad portas que hará La Moneda y que para algunos no es menor, es que a la administración Piñera le quedan no más de 16 meses de gestión. En ese sentido, un ajuste en la ANI no es menor, ya que sacar al jefe de inteligencia a estas alturas es más delicado que cambiar a un ministro o subsecretario.

Se explica que su principal debilidad es “su falta de experiencia” en el tema. “No ha sido muy efectiva  la coordinación de los organismos, eso depende de Yussef, es la cabeza y el que tiene que armar los equipos”, precisan en el gobierno. Agregan que dicha falta de experiencia ha quedado además de relieve con la poca profundidad de los análisis, el poco manejo de información y la carencia de una buena red de captadores de información.

Sin embargo, en el propio Ejecutivo y desde las áreas involucradas directamente con la labor de la agencia, precisan que “la verdad es que no sería una gran pérdida que sacaran a Yussef en estos momentos”.

Más allá de sacar al director de la ANI un punto que debe zanjar La Moneda es precisamente definir qué espera de la agencia. En el gobierno algunos reconocen que no ha habido una “directriz clara en ese punto” y que se concentró inicialmente mucho en el tema delincuencia, en circunstancias que las tareas de inteligencia abarcan mucho más.

Cabe recordar que Piñera le encomendó a Yussef cuando asumió que le diera una orientación más técnica a la agencia. Hasta ese momento, la ANI tenía un equipo orientado a monitorear la actividad interna de los partidos políticos y una unidad especial enfocada al análisis de los movimientos de los grandes empresarios y los grupos económicos.

Yussef eliminó esas áreas de trabajo y despidió al 30 % del personal.

A nivel parlamentario se considera que no sería mala la oportunidad para revisar el modelo de agencia que se definió en su creación y mejorar su estructura. “Tenemos una agencia que recopila información pública, que recibe la información que las policías y las Fuerzas Armadas le quieren dar, así el modelo de inteligencia nacional no sirve mucho, hay que sentarse a la mesa para discutir y reformarlo”, acotó Harboe.

En esa línea, el diputado DC y también ex subsecretario de Interior, Jorge Burgos, agregó que no hay que negarse a revisar el modelo, este puede ser corregible.

En el gobierno no se descarta algo en esta línea, considerando que hablamos de una instancia que tiene un presupuesto anual de más de cuatro mil millones más gastos reservados. Algo que a ojos de todos los que rodean a la ANI, consideran que su aporte estos años ha sido escuálido.


 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl