Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Domingo, 23 de noviembre de 2014
  • Actualizado a las 09:23

20 de diciembre de 2012

Conexiones y vínculos entre la política y la educación superior

Las poderosas redes que cierran la puerta a una reforma profunda de la Educación

Si usted se pregunta por qué pese a las masivas movilizaciones, el alto apoyo ciudadano a las demandas estudiantiles, las críticas externas y la crisis de credibilidad del sistema, aún todo sigue más o menos igual —a excepción del anuncio de la salida de la banca del negocio del CAE—, es hora de que revise quiénes están detrás de una actividad económica que entre 2006 y 2010, solamente en Créditos con Aval del Estado, movió más de US$ 1.424 millones. Luego entenderá por qué el mundo político no tiene apuro en cambiar las reglas de un juego donde todos tienen fichas puestas.

cámara de Diputados Agencia UNO

Hasta hoy la escena de las manos alzadas en señal de unidad de los representantes de la Alianza y la Concertación, celebrando en 2007 la derogación de la LOCE y el nacimiento de la LGE, es quizás el máximo logro alcanzado en materia de cambios educacionales.

Porque ni el pingüinazo de 2006, ni las masivas marchas estudiantiles de 2011 —respaldadas por un 80 % de la ciudadanía— la caída de la Universidad del Mar o la crisis del sistema de acreditación, han sido suficientes para concretar reformas profundas al sistema. Lo más probable es que el statu quo se mantenga: basta mirar los vínculos y redes de parlamentarios, ex ministros, políticos e influyentes empresarios para entender por qué es casi imposible cambiar las reglas del juego del negocio educacional que ya alcanza a un millón cien mil estudiantes en la educación superior y que entre 2006 y 2010 movió más de US$ 1.424 millones solamente en Créditos con Aval del Estado (CAE). Un arma de doble filo que metió en el negocio a la banca y que impulsó la búsqueda de la acreditación de diversos planteles que buscan estos suculentos recursos estatales.

Como botón de muestra, el suceso político de la semana: la salida del ministro de Justicia, Teodoro Ribera, tras verse involucrado en el escándalo por las acreditaciones. Pese a lo complejo de la situación, a las contradicciones en sus declaraciones y al evidente conflicto que enfrentaba por su vínculo con la Universidad Autónoma y el Instituto Profesional Incacea, desde el mundo político las críticas fueron relativamente suaves y no hubo un alineamiento en bloque por parte de la oposición para exigir su salida.

Hay que recordar que en medio del proceso que tiene en prisión preventiva al ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Luis Eugenio Díaz y a otros dos ex rectores de universidades privadas, la Cámara de Diputados rechazó dos solicitudes para investigar a la entidad encargada de acreditar a las instituciones de educación superior. Al tercer intento se logró que la comisión de Educación se transformara en investigadora del rol de la fiscalización ejercida por la CNA, lo que fue liderado por parlamentarios de la Alianza. Desde la Concertación el tema CNA saca ronchas por los vínculos de Díaz con el conglomerado.

Anteriormente, el Congreso había rechazado, por 46 votos a favor, 45 en contra y una abstención, el informe sobre el lucro elaborado por la Comisión de Educación de la Cámara Baja que determinó que hay sospechas fundadas de que la práctica del lucro, que vulnera la legislación vigente, estaría siendo ejercida por al menos siete casas de estudio.

El documento también advertía sobre las debilidades del sistema de acreditación. Sin embargo, el empate técnico de la votación tiró a la basura el informe, en parte gracias a que 11 diputados de la oposición se parearon con sus símiles de derecha, dando un portazo a la investigación, que incluso fue ninguneada por el ministro de Educación, Harald Beyer, quien la calificó de poco seria.

Juntos y revueltos en la UDLA

Uno de los miembros de la Junta Directiva de la Universidad de Las Américas (UDLA) es Jorge Selume Zaror, ex socio del empresario y dueño de Copesa y CorpBanca, Álvaro Saieh. Su primo, el diputado Gustavo Hasbún Selume (UDI), fue uno de los honorables que rechazó el informe donde se vinculaba a este plantel con el hoy vilipendiado lucro en la educación.

El nombre de Jorge Selume, presidente de la Región Andina de Laureate, el mayor holding de educación en Chile y que en 2000 adquirió por 26 millones de dólares el control de Desarrollo del Conocimiento S.A. —controlador de la UDLA—, saltó a la palestra en la investigación que llevan los fiscales Pablo Norambuena y Carlos Gajardo por diversos correos electrónicos que le envió el ex presidente (s) de la CNA, Luis Eugenio Díaz —hoy en prisión preventiva por cohecho y lavado de activos— relativos a planteles del holding que buscaban la acreditación.

Entre quienes acompañan a Selume en la junta directiva de la UDLA, que alberga a más de 30 mil estudiantes, se encuentran importantes figuras empresariales y políticas. Su presidente es el también presidente del Consejo Nacional de Televisión, Herman Chadwick Piñera, hermano del actual ministro del Interior y ex senador, Andrés Chadwick y primo del Presidente Sebastián Piñera, y también amigo y aportante de la fundación de Ricardo Lagos.

Asimismo está el ex ministro secretario General de la Presidencia, Genaro Arriagada (DC), el abogado Cristián Insulza, ex asesor jurídico del Ministerio de Educación (Mineduc) y Manfredo Mayol, cerebro comunicacional de Augusto Pinochet y de las campañas electorales de la UDI así como de importantes empresas.

La vicerrectora Académica de la Universidad es Pilar Armanet (PPD), ex jefa de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación y ex vocera del gobierno de Michelle Bachelet. En tanto, su ex subsecretaria e ideóloga de la Subvención Escolar Preferencial (SEP), Pilar Romaguera, es la decana de Educación del plantel.

Hasta junio de 2011 Paulina Dittborn Cordua, hermana del subsecretario de Hacienda y ex diputado UDI, Julio Dittborn, fue prorrectora de la entidad, aunque inicialmente asumiría el cargo de rectora, lo que se frustró tras el escándalo que generó el anuncio de su nuevo cargo dos meses después de que el Consejo Superior de Educación (CSE), del que ella era vicepresidenta, revirtiera la decisión del primer fallo de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) de negar la acreditación de Las Américas, que apeló al consejo. Si bien no llegó de rectora, aterrizó de igual forma en la casa de estudios que había logrado la acreditación a fines de 2008.

Dittborn, que fue subsecretaría de Educación durante la dictadura, no estuvo sola en la polémica: Julio Castro, ex jefe de la División de Educación Superior del Mineduc, aprobó la cuestionada acreditación de la universidad como miembro del CSE, tras lo cual también terminó ligado a la casa de estudios a través de Laureate International Universities, agrupación dueña de Las Américas, como asesor educacional de la red de instituciones académicas de Laureate. Hoy Julio Castro es rector de la Universidad de Viña del Mar.

Los vínculos de Dittborn con la UDLA se remontan a los ‘90 cuando se desempeñaba como vicerrectora académica de Inacap, donde también estaba el actual rector de Las Américas, José Pedro Undurraga, que fue rector del instituto entre 1999 y 2007, cuando asumió como vicepresidente del cono sur de Laureate.

Aquí volvemos a Jorge Selume Zaror, ya que Undurraga, que hoy es director de Enami en representación del Presidente Piñera, es conocido como el brazo derecho del empresario que levantó la Universidad Andrés Bello (UNAB) junto a Álvaro Saieh, Juan Antonio Guzmán, esposo de Paulina Dittborn, y Andrés Navarro, dueño de Sonda.

Actualmente Paulina Dittborn es directora Nacional de Colegios Santo Tomás y Decano de la Facultad de Educación de dicha casa de estudios.

Las carteras de alumnos de la UNAB

La Universidad Andrés Bello (UNAB), pasó por diversas manos, varias ligadas al gremialismo, antes de que en 2003 el grupo transnacional Laureate International Universities, partiera comprando su “cartera de alumnos”.

Fundada en 1988 por Víctor Saleh, accionista mayoritario con un 72 % de la propiedad, Francisco Luna, con un 25 %, y por Luis Cordero, Ignacio Fernández y Marcelo Ruiz Pérez, con un 3 % en total, la Universidad Andrés Bello pronto incorporó nuevos socios.

Entre ellos los ex senadores y actuales ministros de Interior y Economía, Andrés Chadwick y Pablo Longueira. Esto a través de la sociedad anónima Copra, que fundaron en 1986 junto a uno de los fundadores de la UDI y también creador del departamento poblacional del gremialismo junto a Longueira, Luis Cordero, Ignacio Fernández y al actual miembro del Tribunal Supremo de la UDI Andrés Serrano Gutiérrez. Cinco años después, en 1991, Copra ingresó a la propiedad de la Sociedad Inmobiliaria Andrés Bello y la Universidad del mismo nombre.

No está claro en qué momento Copra dejó de ser accionista de la Inmobiliaria Andrés Bello y bajo qué circunstancias. En el caso del ministro Andrés Chadwick, desde su cartera informaron que cuando asumió como diputado “se retiró de la sociedad porque fue electo”, aunque no recuerda exactamente la fecha “pero fue entre 1990 y 1991, y no recibió nada de dinero al momento de desvincularse. Su señora, Victoria Costa, estuvo unos pocos meses más pero luego también se retiró”.

En el caso de Pablo Longueira no hubo respuesta.

Saleh vendió en 1996 su parte en las sociedades relacionadas a la Universidad, siendo adquiridas por Álvaro Saieh, Andrés Navarro, Jorge Selume y los ex ministros de Pinochet Miguel Ángel Poduje y Juan Antonio Guzmán, ex ministro de Educación en los ’80.

Longueira y la San Sebastián

Tras la compra del 80 % de la participación accionaria de la UNAB y su instituto profesional ligado, AIEP, por parte de Laureate, por 37 millones de dólares, los socios vendedores se quedaron con el verdadero negocio: los activos inmobiliarios; asumiendo el compromiso de no vincularse con otros proyectos universitarios antes de cuatro a cinco años.

En mayo de 2007 este plazo se cumplió: la Universidad San Sebastián (USS) fue adquirida por el ex gerente de LAN Luis Ernesto Videla, Alejandro Pérez, Andrés Navarro, Luis Cordero y Marcelo Ruiz Pérez.

Tras la muerte de Marcelo Ruiz Pérez en un accidente aéreo en 2010 junto a tres ejecutivos de la inmobiliaria Andrés Bello y otros dos académicos de la Universidad San Sebastián (USS), el entonces senador Pablo Longueira asumió como miembro de la junta directiva de la USS por petición de los hijos de Ruiz Pérez, militante histórico de la UDI y uno de los socios de la inmobiliaria Andrés Bello y la Universidad que en 2007 adquirieron la San Sebastián.

Longueira, que se ha manifestado a favor del lucro en la educación, se incorporó a la USS tras el acuerdo de la Junta Directiva del 14 de mayo de 2010. Según señalan desde la universidad la última sesión de la Junta Directiva en que participó fue la del 24 de junio de 2011, presentando su renuncia voluntaria el 18 de julio de 2011, un día antes de asumir como ministro de Economía. Hoy, aclaran desde la USS, el jefe de cartera no tiene vínculos con la casa de estudios.

El gremialismo y la Universidad del Desarrollo

La cercanía de la Universidad del Desarrollo (UDD) con el mundo gremialista tiene varios flancos. Entre sus fundadores se encuentra el ex ministro de Educación y actual ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín (UDI), quien junto a un grupo de importantes empresarios y políticos que si bien no forman parte de las filas del partido, tienen una fuerte cercanía, conformaron la Fundación Universidad del Desarrollo.

Entre estos se cuentan el Secretario General de la Presidencia y ex director Ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo, Cristián Larroulet, el presidente de empresas Penta y amigo de Piñera, Carlos “Choclo” Délano, el vicepresidente de Penta, Carlos Eugenio Lavín García-Huidobro, el fallecido Ernesto Silva Bafalluy, el ex presidente de Azul Azul y actual rector de la casa de estudios, Federico Valdés Lafontaine, y el economista y ex ministro de Pinochet, Hernán Büchi.

Varios de estos nombres se pueden ver en el Consejo Directivo de la Universidad, del que Hernán Büchi es el presidente, mientras que Délano, Lavín García-Huidobro de Penta —el poderoso holding que entre otros incluye inversiones en la banca, previsión, isapres, clínicas, inmobiliarias y que administra activos por un monto cercano a los 34 mil millones de dólares— y Valdés, aparecen como consejeros.

También figura como consejero el diputado de la UDI Ernesto Silva Méndez, hijo de Ernesto Silva Bafalluy, que hasta su fallecimiento en 2011 fue rector del plantel. En la votación que terminó con el rechazo al informe del lucro, el parlamentario se pareó con Pablo Lorenzini (DC).

La Corporación Chileno-Alemana de Beneficencia, propietaria de la Clínica Alemana, se incorporó a la propiedad de la Fundación y a la Inmobiliaria Ainavillo, también del grupo y que arrienda los espacios físicos de la UDD.

Según su declaración de intereses, Joaquín Lavín posee el 85 % de Estudios Económicos Limitada, que hasta hace unos años poseía un 15 % de Ainavillo, porcentaje que hoy asciende a cero, según explicó Lavín al ser consultado por este medio, lo que, aseguró, cambió antes de asumir como ministro en marzo de 2010.

Los socios de Ainavillo también han invertido en el mundo de la educación técnica: en 2004 tomaron el control del Instituto Profesional Providencia, que desde 2006 pertenece a la Sociedad Educacional La Concepción, que nació de la división de Ainavillo.

Fondos de Inversión en la Santo Tomás

El ex presidente de la UDI y actual senador Hernán Larraín también ha tenido lazos con el negocio educativo. En marzo de 2002 ingresó como integrante a la Asamblea de Socios de la Universidad Santo Tomás (UST) y fue designado como representante ante la Junta Directiva entre marzo de 2003 —año en que la universidad obtuvo la autonomía académica por parte del Consejo Superior de Educación— y marzo de 2010.

Hoy, explican desde el plantel, Larraín no tiene vínculos con la universidad.

Por su parte, el senador recalca que nunca ha sido accionista de la UST, “solo tuve una opción de compra de la Corporación Santo Tomás, que es una sociedad anónima, y que le cedí a una sociedad de inversiones, Baeza y Cía —ligada al abogado Álvaro Baeza del caso Kodama— hace algunos años. El porcentaje a que tenía derecho según esta opción era de un 1,8-1,9 %, aproximadamente”.

Como botón de muestra, el suceso político de la semana: la salida del ministro de Justicia, Teodoro Ribera, tras verse involucrado en el escándalo por las acreditaciones. Pese a lo complejo de la situación, a las contradicciones en sus declaraciones y al evidente conflicto que enfrentaba por su vínculo con la Universidad Autónoma y el Instituto Profesional Incacea, desde el mundo político las críticas fueron relativamente suaves y no hubo un alineamiento en bloque por parte de la oposición para exigir su salida.

El parlamentario, según relata el libro de María Olivia Mönckeberg “El Negocio de las Universidades en Chile”, era uno de los más influyentes amigos políticos del fallecido dueño de la casa de estudios, Gerardo Rocha y también muy cercano a su brazo derecho, Rodrigo Alarcón. El senador constituyó en 1987 con Alarcón, junto a otros personajes vinculados a la UDI, la Consultora Asses Limitada. Entre ellos Aníbal Vial Echeverría, uno de los fundadores de la UDI y rector de la casa de estudios entre 2000 y 2007. Hoy Vial es miembro de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), designado por las universidades privadas.

Asses prestó asesorías a diversas instituciones, entre ellas la UST, el DUOC y la Universidad Andrés Bello. Vial, que fue vicerrector académico del DUOC, decano de Educación de la UNAB hoy es parte del directorio del grupoEducar. También forman parte del directorio de esta OTEC ligada al Opus Dei especializada en perfeccionamiento docente y asesorías a colegios adscritos a la Ley de Subvención Escolar Preferencial (SEP), Fernando Larraín, empresario supernumerario y Fernando José Larraín, gerente general de Larraín Vial.

En su declaración de intereses, el senador Hernán Larraín detalla que aún es socio de Asses, “que presta asesoría y elabora estudios en el ámbito educacional, preferentemente en la educación superior”, aunque aclara que “en los últimos años esta consultora está sin movimiento”. Asimismo, declara ser socio de la sociedad de inversiones Los Peumos, que, entre otras cosas, desarrolla asesorías educacionales.

Larraín aclaró a El Mostrador que Asses “no está operativa en su giro desde al menos 15 años y solamente se ha mantenido vigente por razones contables”. Además, señala que actualmente no tiene vinculación “ni con colegios, ni con consultora (que no sea Asses, según lo dicho), ni con inmobiliaria alguna ligada a temas educacionales”.

Mientras Rodrigo Alarcón era vicepresidente de la Corporación Santo Tomás, de la junta directiva de la Universidad, del Instituto y del Centro de Formación Técnica, fue designado entre 2007 y 2010 como integrante de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), en el cupo de los centros de formación técnica.

En 2005 y a través del Fondo Halcón, que gestiona la empresa consultora Econsult, cuyo socio y director ejecutivo José Ramón Valente, actual jefe programático de la candidatura de Laurence Golborne, era el representante del Fondo, ingresaron con un 15 % a la propiedad de la universidad los empresarios José Yuraszeck, Eduardo Fernández León, Álvaro Saieh, José Antonio Garcés y los directivos de la Cámara Chilena de la Construcción.

Tras la muerte de Rocha, Juan Hurtado Vicuña —presidente de Entel, accionista de Pucobre, y de Consorcio y cuñado del senador y presidente de RN Carlos Larraín— y el Fondo de Inversión Linzor Capital, socios de José Said, dueño de la Isapre Cruz Blanca, Embotelladora Andina y Parque Arauco,  entró al negocio adquiriendo 57 % de la empresa. Hoy el director ejecutivo de la UST es Marcos Büchi, hermano de Hernán Büchi y brazo derecho de Juan Hurtado Vicuña.

En agosto de 2009 Halcón se retiró de la UST vendiendo su 15 %.

La DC en educación

El diputado demócrata cristiano, Juan Carlos Latorre, que durante la semana en que se rechazó el informe del lucro estuvo con licencia médica, fue miembro de la junta directiva de la Universidad Pedro de Valdivia entre el 1 de abril y el 1 de julio del 2011,  fecha en que se hizo efectiva su renuncia.

A dicho plantel este año no le fue renovada la acreditación, cuya obtención el 29 de diciembre de 2010 está siendo investigada en medio del proceso que involucra a la CNA y que salpicó al socio y ex rector del  plantel, Ángel Maulén, también DC, quien se encuentra en prisión preventiva por acusaciones de soborno y lavado de activos por un contrato de asesoría con el ex presidente de la CNA, Luis Eugenio Díaz.

De la misma tienda, también está ligado al negocio educacional el ex diputado y también ex presidente de la falange, Gutenberg Martínez, uno de los dueños de la Universidad Miguel de Cervantes y su rector. En el directorio se encuentra el ex ministro de Vivienda de Frei, Edmundo Hermosilla, el dirigente Walter Oliva, en el cargo de vicepresidente y el presidente de los Colegios Particulares de Chile (CONACEP), Rodrigo Bosch.

Los vínculos de la Democracia Cristiana con el mundo educativo involucran también a ex ministros de Educación.

La ex ministra Mónica Jiménez de la Jara, que hoy es directora Ejecutiva del Foro de Educación Superior AEqualis, fundó la Corporación Participa, que fue sostenedora del Liceo Polivalente de La Pintana. En Participa, Jiménez fue directora ejecutiva y luego presidenta del directorio, hasta que asumió como rectora de la Universidad Católica de Temuco, aunque siguió ligada al directorio. Al asumir como jefa de cartera en 2008 lo dejó. Hoy es directora honoraria.

Después de Participa, Jiménez crea la Corporación Aprender con el fin de gestionar colegios, por lo que el Polivalente de La Pintana pasó a ser gestionado por esta corporación.

La ex ministra Mariana Aylwin, hija del ex presidente de la República, Patricio Aylwin, es la directora ejecutiva de la Corporación Educacional Aprender, que gestiona dos colegios. El Colegio Técnico Profesional Aprender de La Pintana (ex Polivalente) y el Centro Educacional Sagrado Corazón de Lo Espejo.

El presidente de Aprender es el ex ministro de Educación DC Sergio Molina Silva. En el directorio también se encuentra el hermano del Presidente, Pablo Piñera, que milita en la DC y Mario Pavón Robinson, vicepresidente de Sonda. Hasta mediados de 2012 formó parte del directorio el empresario Rafael Guilisasti, ex presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), ex MAPU y hoy miembro del comando de Andrés Velasco.

Mariana Aylwin también forma parte del directorio de la Fundación Belén Educa, dependiente del Arzobispado de Santiago, que posee ocho establecimientos y cuyo objetivo es construir y poner en marcha “colegios católicos de enseñanza subvencionada de buena calidad para niños y niñas de escasos recursos”. El presidente del directorio es el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, y el vicepresidente es el ex ministro de Hacienda de Pinochet, Martín Costabal.

La ex ministra Aylwin señala que todas son “instituciones sin fines de lucro”, y que los colegios “no son nuestros, solo los gestionamos e invitamos a empresarios porque nos ayudan a conseguir financiamiento para infraestructura”.

La ex secretaria de Estado recalca que “básicamente tenemos una motivación de  vocación social y por otra parte compromiso con la fe católica, ya que el objetivo es crear escuelas católicas de sectores de pobreza y esa ha sido la inspiración de la Fundación Belén. En el caso de Aprender es menos confesional pero también busca entregar  educación con formación cristiana en sectores vulnerables”.

Aylwin además es presidenta de la Fundación Oportunidad, que según explica es un “proyecto en conjunto con la Universidad de Harvard de formación inicial de los niños de kínder y prekínder. Ha sido el espacio en el que he trabajado en educación en los últimos años”.

Oportunidad está ligada al dueño de canal 13 y vicepresidente del Banco de Chile y Quiñenco, Andrónico Luksic Craig, que es vicepresidente de la fundación. El tesorero es Rodrigo Terré Fontbona, hombre de confianza del empresario y miembro del directorio de su canal. Otros nombres en el directorio son los del ex presidente ejecutivo de Codelco y ex ministro de Educación, el DC José Pablo Arellano, y de otro ex titular de Educación, Ernesto Schiefelbein, que hoy es rector de la Universidad Autónoma.

La DC también tiene presencia en la educación técnica: el CFT Simón Bolívar pertenece al reconocido militante falangista Diego Méndez, formalizado por una red de explotación sexual infantil. El tesorero histórico de la DC, y llamado a salvar las finanzas del partido cuando tenía números rojos en 2008, también es dueño de un colegio particular subvencionado, el Colegio Paicaví, sobre el que mantiene un conflicto legal con el ex futbolista Leonardo “Pollo” Véliz.

UNIACC: de Pinochet al PPD

Pese a que la Universidad de Artes, Ciencias y Comunicación (Uniacc) fue fundada por los hermanos Andrés y Ricardo Guiloff, primos hermanos del vicepresidente de la Fundación Pinochet, Hernán Guiloff, la apuesta fue incluir en el plantel figuras vinculadas a la Concertación. Entre ellos al ex rector PPD Daniel Farcas, sindicado como el “delfín” del hoy senador Guido Girardi (PPD), y que tuvo que dejar el cargo tras el escándalo de las Becas Valech.

Desde 2008, Uniacc es controlada por el Grupo Apollo, de Estados Unidos.

Farcas, según el libro de Mönckeberg, fue clave “para tejer las redes de influencia en ese mundo centroizquierdista que le era ajeno a Guiloff”. Junto a su amigo el falangista Andrés Lastra, que fue vicerrector académico de la Uniacc, y que hoy está en la mira de la Fiscalía por sus vínculos con Luis Eugenio Díaz, estaban a cargo del programa relacionado con las Becas Valech. Lastra fue dirigente universitario junto a Farcas y también, al igual que Farcas, se desempeñó en el Sence.

Entre los consejeros institucionales que pasaron por el plantel se cuentan varias figuras ligadas a la Concertación, como el ex PPD Jorge Schaulsohn, o Mariana Aylwin, así como el abogado de la UDI en el caso Spiniak y ex presidente de la Comunidad Judía, Gabriel Zaliasnik, que hoy es abogado del ex rector y dueño de la UPV, el DC Ángel Maulén.

La Arcis y el PC

La izquierda chilena también tiene su universidad. Se trata de la Universidad de Artes y Ciencias Sociales (Arcis), que nació primero como Instituto Superior de Comunicación y Diseño en 1982 con el fin de promover un proyecto universitario de izquierda. Siete años después se constituyó como universidad.

En 2003 la institución enfrentaba serios problemas económicos por lo que se buscaron inversionistas: el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL) del Partido Comunista y la Fundación Joel Marambio, presidida por el empresario y ex mirista Max Marambio, aceptaron la propuesta.

Como la Corporación es sin fines de lucro y la única forma de inyectarle recursos era a través de donaciones o creando una instancia que compre los inmuebles a la Corporación para administrar y arrendárselos, nace Inmobiliaria Libertad S.A. que compra los inmuebles de Arcis con un aporte de $ 600 millones de la Fundación Joel Marambio, otro tanto de ICAL y cerca de $ 320 millones de la Fundación Salvador S.A., empresa creada para estos efectos por los miembros de la Corporación, el ex candidato presidencial del Juntos Podemos Más, Jorge Arrate, el abogado Roberto Celedón y José María Bulnes.

De esta forma el 2004 entre sus propietarios se contaba a Max Marambio, el fundador del MIR Andrés Pascal Allende, al intelectual Tomás Moulián y al actual miembro de la Comisión Política del Partido Comunista (PC), Daniel Núñez Arancibia.

Ese año empezaron los roces que terminaron con la salida de algunos de sus rostros emblemáticos, como Arrate, que fue rector, y del abogado Roberto Celedón.

Entre los nombres que hoy están vinculados al plantel como socios se encuentran Marambio, Pascal Allende y los actuales miembros de la Comisión Política del Partido Comunista (PC), Daniel Núñez Arancibia y Patricio Palma Cousiño.

También forman parte de la Comisión Política del PC el presidente y el vicepresidente del directorio de la Arcis, Juan Andrés Lagos y Jorge Insunza Becker.

Otros proyectos vinculados a parlamentarios

En el Parlamento también hay varios honorables vinculados al tema educacional. Es el caso del diputado UDI, Eugenio Bauer, que junto al ex diputado Esteban Valenzuela, ex PPD, formaron en 2000 la Universidad de Rancagua, entre cuyos socios se encontraba el empresario y dueño de Agrosuper Gonzalo Vial Vial y el gerente general del grupo Pullman, Rodrigo Peón-Veiga.

En 2008 el hijo de Gonzalo Vial Vial, Gonzalo Vial Concha, adquirió el 100 % de la Universidad Aconcagua, incorporando a esta adquisición la Universidad Rancagua, de la que ya era controlador. Los Vial también tienen vínculos con colegios: en 2000 Agrosuper formó la Fundación Agrosuper, entidad creadora del colegio particular subvencionado Los Cipreses, en la comuna de Doñihue.

Luego de la absorción, el diputado Bauer continuó ligado a la Universidad Aconcagua, pero a través de la Inmobiliaria Inversiones y Servicios Educacionales de la Región de O’Higgins S.A., la que le permite arrendar, subarrendar y adquirir bienes raíces.

Según explica Bauer “este fue un proyecto universitario que hicimos que se fusionó con la Universidad de Aconcagua y con el que no tuvimos ninguna relación. Hasta donde tengo entendido somos dueños del edificio de la sede de Rancagua, pero no hemos visto un peso. Nunca jamás”. Esto porque, asegura el parlamentario, “la Universidad de Rancagua debía platas y se hizo cuadratura. Yo de la inmobiliaria siempre fui socio minoritario, con un 3 % más menos. Ahora no recibo nada y sigo siendo socio”.

Según la declaración de intereses del presidente de la Comisión de Educación, el diputado Romilio Gutiérrez (UDI),  este posee participación en R Y G Asesorías Limitada, sociedad de “asesorías en materias educacionales”.

Por su parte, el también diputado gremialista, Carlos Recondo, declara la Sociedad Gestión Inmobiliaria y Educacional Limitada, que organiza, gestiona y desarrolla proyectos inmobiliarios destinados al funcionamiento de establecimientos educacionales. La Fundación Ciudadano Inteligente detectó que Recondo omite la Inmobiliaria Estancilla S.A., cuyo objeto es la construcción de colegios o escuelas inspiradas en la religión católica.

Mario Bertolino, de RN, posee acciones menores en un Colegio Inglés Católico de la Serena. En tanto, el presidente del Senado, Camilo Escalona (PS), también tiene vínculos, aunque indirectos, con el tema educacional. Esto, porque su hermano Simón Escalona, aparece como sostenedor del establecimiento particular subvencionado escuela especial particular Aconcagua de Batuco, y hasta 1997 fue representante legal de las escuelas Tonki Tonki Ton, de El Monte y Cantarito de Greda, de Peñaflor, también particulares subvencionados.

En tanto el presidente del Partido Radical, José Antonio Gómez fue miembro de la junta directiva de la hoy cuestionada Universidad del Mar hasta 2007, aunque señaló públicamente que  solo participaba en calidad de invitado y nunca tuvo un lazo comercial con la casa de estudios.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.



 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl