Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Domingo, 26 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 02:12

18 de enero de 2013

Comentó "Con la fuerza de la libertad" y aprovechó de criticar a Golborne

Tironi saca ronchas a la UDI durante lanzamiento del libro de Jovino Novoa

El sociólogo afirmó que el libro ayuda, porque relata “un desengaño. Y el desengaño aquí está en haber llegado al gobierno y confirmar que una vez que uno está en el gobierno como que las grandes ideas motrices y fundantes de la derecha se diluyeron y que todo lo bueno que hace no recibe el aplauso que sienten que debiera recibir”.

Acostumbrado a enfrentar situaciones adversas, al senador Jovino Novoa Vásquez (UDI) no se le movió ni un solo músculo cuando se dio cuenta que el analista político Eugenio Tironi cumpliría, palabra por palabra, su advertencia de aplicar en su comentario el lema del Saint George’s, del que ambos son ex alumnos: “Recte ad ardua”.

Y así, derecho a lo difícil, en casi media hora, el sociólogo hizo una dura crítica a “Con la fuerza de la libertad”, el libro que aún antes de su lanzamiento oficial ya había generado una fuerte polémica, particularmente en la derecha. Tanto que motivó que el Presidente Sebastián Piñera, poco dado a recibir consejos, se diera la molestia de comentar que “no porque hicimos una reforma tributaria hemos abandonado los valores de la centroderecha”, algo a lo que siempre se opuso abiertamente el parlamentario gremialista. Y de los ácidos comentarios de Tironi no se escapó ni el candidato presidencial de la UDI, Laurence Golborne, ni el fundador de la colectividad, Jaime Guzmán.

Si las alabanzas al libro del otro comentarista muy de la casa, el ex ministro de Hacienda de la dictadura, Hernán Büchi, fueron gratamente recibidas, no ocurrió lo mismo con las de Tironi. Sus comentarios provocaron cierta incomodidad entre la amplia concurrencia al Centro Cultural de Las Condes, en su mayoría representantes antiguos y jóvenes del gremialismo. Además, entre figuras como los ex ministros del gobierno militar Hernán Felipe Errázuriz y Guillermo Arthur, estaba sentado en primera fila el ex ministro de la Concertación y ex senador del PS Carlos Ominami, quien siguió atentamente las distintas intervenciones.

Las palabras del otrora jefe de contenidos de la campaña del “No” fueron duras y nada fáciles de digerir. Sólo para partir, el sociólogo mostró su discrepancia con la tesis que, a su juicio, condensa el libro y es que “hay una disonancia entre el Chile real, que podemos constatar en cifras y en datos empíricos, y la visión subjetiva y tremendamente pesimista que está transmitiendo la izquierda local. Quiero decir, para simplificar, que mi visión es exactamente la opuesta: que hay una disonancia entre el Chile real, que podemos constatar en las creencias, en las emociones, las actitudes de los chilenos de hoy, y la visión subjetiva, tremendamente pesimista, de Jovino Novoa”.

De allí en adelante el tono de Tironi no varió y, por el contrario, a ratos se puso mucho más punzante. Una de las cosas que asegura le llamó la atención del libro es que critica “a la derecha economicista”. Y más adelante se asombra de que “se dedica a combatir esta especie de malestar de los izquierdistas, usando cifras económicas y, por eso polemiza conmigo, entre otras cosas, porque yo dije en alguna cosa que escribí que el fenómeno de los estudiantes en Chile, el 2011, tenía más semejanza con el París del ‘68 o con la California del ’69 que con las protestas de Chile el ’82, ’83. Porque surgen también, igual que en esos países, después de un periodo de gran prosperidad económica y de gran expansión de las oportunidades educacionales y los estudiantes lo que reclaman no es ‘ábranme las puertas para ingresar al sistema’, sino que lo que reclaman es ‘yo quiero tener derecho a discutir acerca del sistema y acerca de su fin. O sea, son problemas y son demandas y es un malestar que tiene que ver, digámoslo así, con la existencia de oportunidades, no con su ausencia. Y el libro no se hace cargo de eso en ningún momento”.

A esta altura, se percibían comentarios y murmullos entre los presentes. Pero aparentemente esta escena no llegaba al expositor que no cedió en su drástico análisis. Acto seguido, Tironi se preguntó “por qué el autor le asigna tanta importancia a la izquierda. Y aquí las palabras importan. Se refiere a la izquierda con un lenguaje que parece sacado de la Guerra Fría: teorías dudosas, buscan convencer a los incautos, repiten consignas, usan cualquier arma disponible. O sea, parece que busca estigmatizarlos, sacarlos de circulación y después el malestar ¡san se acabó¡”, en alusión a que Novoa plantea que el malestar ciudadano no es tal y que ha sido generado por la izquierda.

Palo para Golborne

No obstante, Tironi volvió a discrepar con esta postura planteada en el libro. “Yo tengo dudas respecto a esa interpretación, por decir lo menos. La pregunta que deberían hacerse es por qué la izquierda tiene tanto poder que logra introducir la tesis del malestar y el sentimiento de malestar en un país y en un Chile real que anda como avión. Pero el autor, en vez de ir a cómo logra la izquierda en este país movilizar a los estudiantes, a los aiseninos, a los magallánicos, a los freirinos, a los deudores de La Polar y, además, ganar las elecciones municipales. Y no diría yo que es una izquierda que tenga un gran poderío económico, comunicacional, educacional. ¿Qué será lo que tiene, entonces, la izquierda que la lleva a este éxito? Quizás, me preguntaría yo, hay un mercado que quiere comprar este producto que ella le ofrece. De modo que hay consumidores que empatizan con la tesis del malestar. Pero el autor en esto es más keynesiano que yo y en vez de atacar la demanda, o sea lo que está pasando en el mercado, busca atacar la oferta, o sea a la izquierda. O sea, cree que acallando a la izquierda va a terminar con el malestar. No, yo creo que tiene que atacar el malestar para acabar con la izquierda”.

Tironi se preguntó “por qué el autor le asigna tanta importancia a la izquierda. Y aquí las palabras importan. Se refiere a la izquierda con un lenguaje que parece sacado de la Guerra Fría: teorías dudosas, buscan convencer a los incautos, repiten consignas, usan cualquier arma disponible. O sea, parece que busca estigmatizarlos, sacarlos de circulación y después el malestar san se acabó”.

Y no encontró nada mejor que cerrar este capítulo de su intervención, aludiendo sin mencionar directamente a Golborne, pues con todo relajo, señaló: “Pero bueno, aquí hay un experto en retail que, yo creo, que puede arreglar ese asunto de ponerse del lado del consumidor”. Su comentario no cayó nada bien entre los presentes, donde había un buen número de parlamentarios y dirigentes de la UDI. Asimismo tocó otro tema sensible no sólo en el gremialismo, sino también en el gobierno, preguntándose “¿por qué el autor quiere tan poco al Presidente del gobierno? Porque algunos pasajes del libro a uno le recuerdan esos viejos comunistas que decían que estaban tanto mejor contra Franco. Y parece que el autor estaba mucho mejor contra la Concertación que en el gobierno. Un gobierno que, por lo demás, está encabezado por correlegionarios de su propio partido. Es también muy duro con Joaquín Lavín y su cosismo. Ese fue el principio de esta inflexión hacía la pérdida de las ideas y de los valores”.

Acto seguido, Tironi recalcó que “no creo que el problema esté en el Presidente, sino de las expectativas que algunos se hicieron respecto de él”. E irónicamente añadió, en alusión nuevamente a Golborne, que “yo espero que esto no le vaya a ocurrir a nuestro candidato en el futuro, pero en todo caso basta leer el prólogo para descubrir que tiene unas dotes diplomáticas extraordinarias para salir del paso y no comprometerse, en todo caso, en la cruzada a la cual lo invita el autor del libro”. Cabe recordar que cuando se conoció parte del escrito de Novoa, desde el comando del abanderado gremialista aclararon que prologar un libro no significa necesariamente coincidir en todos los aspectos que éste contiene.

De igual manera, abordó la relación entre Novoa y el mundo empresarial: “Por qué el autor hace tanto esfuerzo, en el libro, por justificar abusos empresariales que los propios empresarios no defienden. (…) aceptar ese tipo de abusos es lo que perjudica al mundo empresarial”. Y más provocador aún, añadió que tras leer el libro “me pregunto dónde están las nuevas ideas de la centroderecha. Qué ideas nuevas propone el libro… con qué ideas, el autor, se hace cargo de los cambios que ha tenido Chile. Dónde está la investigación que hay, y mucha, sobre políticas públicas que hacen que salgamos un poco hoy día de los eslogan de colectivismo, de Estado, mercado. Hay muy poco”.

Directo también con Guzmán

Y no conforme con lo dicho hasta este punto, sacó a colación al fundador de la UDI. Es así como afirmó que el libro “apela a Jaime Guzmán, a quien le tengo mucho respeto y cualquiera le tiene respeto como político, además como mártir político. Que fue un político pragmático como pocos. Pero que es difícil levantarlo como ícono de alguien que impuso sus ideas a través de la libertad, sino que lo hizo a través de un régimen de fuerza. O sea, si alguien me va a hablar del poder de las ideas, yo no levantaría como ícono a Jaime Guzmán. Pero, en todo caso puede ser un valor moral, pero no un valor intelectual para fundar una plataforma conceptual y programática de la centroderecha. Y yo creo que esta centroderecha sigue pegada en el metadiscurso de menos Estado y creo que ese es un discurso que dejó de hacer sentido para las nuevas generaciones. Ese es un discurso de la Guerra Fría, es un discurso de la disputa de la UP”.

Adicionalmente, concluyó que a su juicio “el autor está más cerca de Marx que yo. Porque ambos asocian la ley de la historia con la ley de la física: Marx era la lucha de clases, aquí es la ley de la oferta y la demanda; ambos tienen el mismo determinismo económico. En Marx eran las fuerzas productivas, aquí es el crecimiento; ambos depositan todo el poder maligno en algún actor externo. En Marx era la burguesía, aquí es la izquierda. Y ambos se sienten que tienen un metarrelato que explica todo y que buscan imponerlo a través de una vanguardia. En Marx era el Partido Comunista, aquí supongo que será la UDI. Y yo estoy súper lejos de Marx y creo que los chilenos también están súper lejos. Hoy día no está el ánimo para aceptar esos metarrelatos; no está el ánimo de aceptar ‘ladrillos’, ni modelos…”.

Para concluir afirmó que el libro ayuda, porque relata “un desengaño. Y el desengaño aquí está en haber llegado al gobierno y confirmar que una vez que uno está en el gobierno como que las grandes ideas motrices y fundantes de la derecha se diluyeron y que todo lo bueno que hace no recibe el aplauso que sienten que debiera recibir”.

Concluido el comentario y habiendo cumplido Tironi a pie juntilla su advertencia, el senador Novoa agradeció a los comentaristas y el debate que ha generado su libro, pues ese —dijo— es el objetivo de haberlo escrito. Y hasta se dio el tiempo para pedir un aplauso para su señora, María Angélica Mackenna, que se encontraba entre los presentes y festejaba su cumpleaños.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.