Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Miércoles, 17 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 20:41

28 de enero de 2013

Los planes de los nuevos Mapu

Revolución Democrática, el grupo que irrumpe con el espíritu de las movilizaciones de 2011

Son pocos pero decididos a cambiar las cosas, desde adentro, disputando el poder en el Congreso. Su cara más conocida es Giorgio Jackson y su triunfo más insigne hasta ahora es el de Josefa Errázuriz a quien apoyaron desde el principio. Cómo operan y a qué apuestan para las elecciones de 2013.

Giorgio Jackson

No son un apéndice de la Nueva Acción Universitaria (NAU), el grupo que tiene el mando en la FEUC. Aunque todo partió en los patios de la Católica y la mayoría de sus miembros activos, incluyendo al más conocido, Giorgio Jackson, provienen de ahí.

No son comunistas pero apoyaron a Camilo Ballesteros en las municipales, quieren una nueva Constitución y se definen como un movimiento revolucionario.

No son de la Concertación, pero en su manifiesto hablan de acabar con la desigualdad, algunos de ellos han trabajado en el Estado durante los gobiernos pasados y un par está emparentado con ex ministros de la Concertación.

El germen de la UC

Hablan de un nuevo modelo de desarrollo para Chile en varios sectores y una de sus áreas es la planificación de las ciudades. Todo lo deciden con asambleas y sus finanzas son públicas. Según el último balance, la plata disponible en la organización es poco más de 500 mil pesos. Pero no son una ONG.

Tampoco son (todavía) un partido político, pero se formaron con la intención seria de disputar el poder y ya tienen tres candidatos a diputado para las elecciones que vienen. Han organizado escuelas para reunir a sus adherentes y entregarles formación política. Tienen estatutos y un Tribunal Calificador de Elecciones. Cualquiera puede ser inscribirse como simpatizante, pero los militantes serán sólo los que tengan un rol activo, elaborando propuestas para la organización.

¿Qué son entonces?

“Somos el movimiento político legítimamente nuevo más exitoso del último tiempo”, celebra Pablo Vidal encargado de Acción Política del Movimiento, “y lo digo así porque no somos desencantados que no encontraron cupos en sus viejos partidos y formaron otro, como el PRO o el PRI. Hay alguna gente de nuestra nueva directiva que nunca ha participado en política”, agrega.

Pero no es el caso de todos. La mayoría viene de los patios universitarios e ingresó a Revolución Democrática impulsado por la fuerza de las movilizaciones estudiantiles de 2011. En ese contexto algunos de los primeros miembros activos como Giorgio Jackson o Miguel Crispi, ya tenían experiencia como dirigentes.

Los hijos de

Otros tuvieron un acercamiento a las políticas públicas y al poder, como funcionarios del Estado. Pablo Vidal trabajó como geógrafo en la Subdere durante este gobierno. Ricardo Mena, otro de los miembros activos, en el Sename durante Bachelet. Carlos Zanzi elegido candidato a diputado por Ñuñoa y uno de los militantes que ronda los 60 años, trabajó en la División de Organizaciones Sociales en la Segegob hasta 2005.

Es el grupo que los partidos miran. Su impronta de rebelarse contra las formas de la política que se han estado practicando: el clientelismo, las decisiones cupulares; y el espacio donde germinó, los patios de la Universidad Católica, pero sobre todo su vocación explícita por alcanzar el poder, hacen que Revolución Democrática se parezca en más de algo al Mapu. El grupo que salió de la DC y después del Golpe terminó  diseminado entre el PS y el PPD, ocupando los puestos clave de poder en los gobiernos de la Concertación.

“Si te pones a escarbar vas a encontrar a muchos que han trabajado en el gobierno o parientes de políticos, pero la mayoría no tiene experiencia en política, tampoco somos todos jóvenes menores de 30. Lo importante son las ideas y los proyectos que tenemos en común”, subraya Pablo Vidal.

En efecto, Miguel Crispi Serrano, reelegido coordinador general del movimiento, es hijo de la ex ministra de Bachelet Claudia Serrano y fue uno de los gestores del movimiento estudiantil de 2011 desde la FEUC.

Bernardo Valdés Echeñique coordinador de cultura en Revolución Democrática, es hijo del ex canciller Juan Gabriel Valdés (PS) y ha trabajado en las subsecretarías de Vivienda y Educación asesorando en materias de arquitectura.

El factor Josefa

No es casual que algunos dirigentes de Revolución Democrática estén vinculados de alguna manera a la política antes de entrar al movimiento. Son una organización hasta ahora pequeña. Son 350 personas los militantes activos, y 5 mil los adherentes en 7 regiones de Chile. Pero han demostrado tener olfato para elegir las peleas que van a dar.

Antes de concretarse la elección primaria entre Javier Insulza, Josefa Errázuriz y Cristóbal Bellolio para decidir el candidato que enfrentaría a Cristián Labbé, Revolución Democrática se sumó a Josefa Errázuriz, teniendo a Nicolás Valenzuela, uno de los suyos, como participante activo en el comando. “El territorio Providencia lo decidió y el resto del movimiento lo apoyó”, cuenta Pablo Vidal.

Y ganaron. Nicolás Valenzuela es el nuevo director de la Secretaría de Planificación Municipal y los partidos tradicionales iniciaron inmediatamente los acercamientos.

“Ha habido conversaciones, unas más cordiales que otras. Nos han ofrecido cupos, a Giorgio le ofrecieron La Florida. Pero no estamos dispuestos a un acuerdo que exija amarre presidencial, o a un programa que no conocemos. No estamos en posición de poner condiciones, pero queremos competir, debatir. Una primaria abierta de cara a la ciudadanía donde haya ideas, propuestas y no la carreta antes de los bueyes”, enfatiza Pablo Vidal.

El Mapu de las bases

Es el grupo que los partidos miran. Su impronta de rebelarse contra las formas de la política que se han estado practicando: el clientelismo, las decisiones cupulares; y el espacio donde germinó, los patios de la Universidad Católica, pero sobre todo su vocación explícita por alcanzar el poder, hacen que Revolución Democrática se parezca en más de algo al Mapu. El grupo que salió de la DC y después del Golpe terminó  diseminado entre el PS y el PPD, ocupando los puestos clave de poder en los gobiernos de la Concertación.

Pablo Torche, encargado de contenidos, dice que hay una diferencia: “Aquí hay mucho trabajo de base, ninguna decisión se toma sin considerar a las bases. Son de abajo hacia arriba, y no son de un solo grupo social o de una universidad. Hay gente de todo tipo, y todos los días entra gente nueva”.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.