Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Sábado, 1 de noviembre de 2014
  • Actualizado a las 22:01

6 de mayo de 2013

Prácticas contra los consumidores se remontan a la administración laguista de la entidad

Banco Estado se allana a devolver $5.700 millones cobrados por cláusulas abusivas aplicadas durante la administración del socialista J. Estévez

La carrera de Jaime Estévez ha estado marcada por polémicas. En el 2000, mientras ocupaba el cargo de presidente del Banco Estado, dio el sí a un préstamo de US$ 120 millones al grupo Luksic para que pudieran comprar más de la mitad del Banco de Chile, entidad en cuyo directorio participa hoy. Asimismo, su paso por el MOP, Endesa e incluso en Cruzados SADP, sociedad que preside actualmente, le han valido otros conflictos.

Jaime Estevez

El Banco Estado deberá pagar $ 5.700 millones en compensaciones por el cobro de comisiones abusivas a más de 570 mil clientes en 2003. La medida fue resuelta a través de un acuerdo conciliatorio, ante la Corte Suprema, al que se llegó entre la entidad bancaria, la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus) y el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac).

Además, deberá pagar una multa de 50 U.T.M. (cerca de $2 millones) establecida tanto por el máximo tribunal como por la Corte de Apelaciones. “En este acuerdo quedó ratificado, tal como sucedió hace algunos días atrás con el fallo de Cencosud, que las empresas no pueden incluir cláusulas abusivas que les permitían modificar unilateralmente los contratos de cuentas de ahorro y aplicar este tipo de cobros”, señaló el Director Nacional (PT) del Sernac, Juan José Ossa.

Con esto, la empresa evitará someterse al fallo respecto de la demanda colectiva presentada por ambas organizaciones de consumidores y que acusaba a la bancaria estatal de realizar cobros abusivos sin aviso en sus cuentas de ahorro a la vista, emitidas por la entidad hace 10 años. En aquel entonces —durante el gobierno de Ricardo Lagos—, cuando la cláusulas fueron implementadas, el cargo de presidente de Banco Estado era ocupado por el socialista Jaime Estévez, quien hoy se desempeña como presidente de Cruzados SADP.

A fines de 2000, con Estévez a la cabeza, Banco Estado prestó US$ 120 millones a Quiñenco, matriz del grupo Luksic, para que pudiera comprar el 51% del Banco de Chile. Entonces, el presidente del banco argumentó que el  préstamo tenía que ver con una decisión competitiva. Pero quien estaba a cargo del grupo Luksic, Andrónico Luksic, era uno de los empresarios chilenos reconocidos por sus aportes económicos a las campañas políticas, cosa de la que Estévez estaba al tanto al haberse desempeñado como encargado territorial de la campaña que llevó a Lagos a La Moneda en 1999.

Posteriormente, en 2005, Estévez asumió como ministro de Obras Públicas y estuvo a cargo del contrato de la cartera con el Administrador Financiero del Transantiago (AFT) en cuya propiedad el Banco de Chile tiene el 20 %. Esto le valió considerables críticas, especialmente de su sucesor René Cortázar.

Tras su labor ministerial, el socialista asumió como director de AFP Provida y luego en Endesa. Fue entonces cuando la empresa detrás de HidroAysén se vio enfrentada a la polémica desatada por la ira de una comunidad mapuche en el Alto Bío Bío , cuyo cementerio fue inundado por la hidroeléctrica Endesa. 

Pero el desempeño de Estévez a la cabeza de entidad bancarias no culminó con esto. En 2007, asumió como director del Banco de Chile, el banco de los Luksic cuyo financiamiento aprobó él mismo mientras estaba en Banco Estado.

Finalmente, en 2010, al ingresar al directorio de Cruzados SADP, las polémicas de su carrera aún no llegan a su fin. Es durante su presidencia que se gestan los principales conflictos entre los grandes clubes (Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile) y el ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol, Harold Mayne-Nicholls, lo que desembocará finalmente en la salida del último.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.



 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl