Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Lunes, 21 de abril de 2014
  • Actualizado a las 06:11

20 de mayo de 2013

El estilo rudo del ex factótum de Bachelet

Cómo llegó Camilo Escalona a ser el accionista controlador del PS

El senador ha ejercido un liderazgo indiscutido al interior de la tienda aun cuando no ha estado a la cabeza de la misma. Desde mediados de los ’90 se ha convertido en la voz del socialismo, fortaleciendo su poder durante la administración de la ex Presidenta Michelle Bachelet, hasta transformarse, a ojos del mundo concertacionista, en su factótum. Todo eso sería producto del método que utiliza para asegurarse la lealtad de sus partidarios: una red de cargos en el servicio público que ha ido tejiendo con el paso de los años.

foto_0000000320130304192949 (1)

A principios del año 2005 la relación entre el ex timonel socialista Gonzalo Martner y Camilo Escalona se quebró definitivamente, luego que éste encabezara una especie de golpe a la mesa del ex embajador. Fueron días vertiginosos, pero el primero aún recuerda la respuesta que le dio el actual senador cuando lo conminó a explicar por qué no cumplió los acuerdos políticos y personales que habían contraído: “Porque así es la política”, le dijo el parlamentario lacónicamente. Desde ese episodio ha pasado mucha agua bajo el puente. Y estas últimas semanas comenzó a escribirse la historia de la caída de uno de los dirigentes más influyentes y carismáticos del Partido Socialista post-dictadura. Aun cuando su liderazgo no estuvo exento de críticas, primero en sordina, y que luego fueron vox populi. Una de las más persistentes y controvertidas: cómo Escalona fue tejiendo su red de poder interno, colocando a sus incondicionales en la intrincada maraña de los cargos públicos.

Después que, el viernes pasado, confirmara que no se sometería a primarias internas, no faltaron los que le dieron todo el mérito de la caída de Escalona al diputado Fidel Espinoza y la lluvia de fuertes acusaciones a que lo sometió las últimas semanas. Pero otros estiman que poner en tela de juicio el liderazgo de la abanderada PS-PPD, la ex mandataria Michelle Bachelet, haciendo oídos sordos a sus insistentes llamados a realizar primarias para definir a los aspirantes al Congreso, fue lo que finalmente selló su destino político. Paradójicamente, según comentan en las filas del PS, el parlamentario cristalizó su poder dentro del partido en la época en que se convirtió en el principal escudero de la ex Presidenta.

El poder de Escalona ha sido comentario obligado en el partido estos últimos años. En sordina se le atribuía la capacidad de generar aliados “consiguiéndoles trabajo en el sector público”. Aún cuando casi nadie se atreve a decirlo públicamente, el método es reconocido como una especie de “modus operandi” del senador. Con el mismo que aparentemente llegó a tener tanto poder al interior del PS, donde “ha sido para bien y para mal, el dirigente más importante del partido que encabezó alrededor de 15 o 17 años. Y a diferencia de otros, Escalona ha sido el líder indiscutido de una corriente, la Nueva Izquierda, que comenzó siendo muy pequeña, pero que creció bajo su liderazgo e influencia”, según como lo ve, ahora desde fuera, el diputado Sergio Aguiló.

La explicación que Martner tiene para esto es que Escalona y sus cercanos se manejan dentro del partido con “un comportamiento de pandilla, una asociación de gente para defender intereses mutuos sin reparar en métodos”. Y sería “esa falta de escrúpulos la que chocó con la mayoría ciudadana. Si antes Bachelet dejó hacer, ahora dijo no”.

Mutación

Y es el mismo Aguiló, fundador de Izquierda Ciudadana, quien recuerda que a mediados de los años ’90, en Escalona “se produce una mutación que coincide con la derrota en la senatorial por Santiago Poniente frente a Andrés Zaldívar, que no digo que sea causa-efecto, sólo que este hecho coincide con que se autoimponga un rol de estadista que iba a imponer la racionalidad en el socialismo, iba a imponer el orden e iba a cumplir el rol de factótum de la moderación”. Y continúa, tratando de darle sentido al por qué se llegó a lo que todo el país vio el viernes 17, especulando que a partir de ese cambio, el senador, “cree que sobre sus hombros descansa la responsabilidad de la estabilidad política, por lo que tiene que seguir en el Senado. Este rol de moderación le da garantía al establishment político de que el PS no se va a desbandar”.

A partir de esa época, en Escalona se comienza a percibir el cambio, pero a diferencia de la postura de Aguiló, el ex timonel Gonzalo Martner le da otra interpretación al mismo. Se inicia, dice, con un proceso de acercamiento del senador “al mundo liberal de la Concertación, primero a (Nicolás) Eyzaguirre y después a (Andrés) Velasco”, que se manifiesta incluso desde antes, cuando el polémico parlamentario se empieza a alejar de las drásticas posturas del PS en materia de derechos humanos y privatización de las sanitarias, porque —según recuerda Martner— llegó a acuerdos en DD.HH. y aprobó las últimas, “argumentando una fuerte presión del gobierno”, todo esto entre los años ’94 y ’95. Esto “con la finalidad de acceder al poder y para acrecentar el suyo se fue acercando paulatinamente a los factores de poder. Entre ellos están los ministros de Hacienda que son los que tienen contactos con el mundo empresarial. De ahí que, Escalona, se transformara en un sostén político de Eyzaguirre y Velasco. Ambos contrarios ideológicamente a construir un Estado de bienestar como el que se implementó en muchos países de Europa”.

Razonamiento compartido por otros militantes del PS, aunque con menos soltura que la de Martner. El ex dirigente incluso va más allá y aventura una tesis: “Escalona y su gente son aideológicos, lo que les interesa de la política es el poder, por eso simpatizaron con el socialismo de la RDA. Él se siente cómodo con los autoritarismos. Su discurso es una mezcla de estalinismo con populismo, es decir, agrupar por resentimiento. Le molesta la figura del intelectual de izquierda”. En este contexto, explica, cuando las elites del socialismo comienzan a volver a sus raíces le dan sentido al “relato” con el cual el senador agrupa a sus partidarios que se simplifica en la frase “quítate que ahora vengo yo” y que tuvo oportunidad de practicar durante el gobierno de Bachelet (con quien compartía en la misma facción del PS), porque “ella le dio cobertura política a Escalona, sin proponérselo, sólo lo dejó hacer”.

Sociedad con la DC

Tanto poder adquirió durante la administración de Bachelet que efectivamente generó una fuerte alianza con la DC. Al punto que fue uno de los principales apoyos para Eduardo Frei en su intento por volver a ocupar el sillón presidencial. Sus detractores en el PS aseguran que ello se debió a la necesidad de Escalona de que la Concertación mantuviera el poder, porque “así seguía estando en sus manos”. Por lo mismo, se la jugó por la opción de Frei, incluso provocando un terrible bochorno a todo su sector. El hecho ocurrió el 5 de abril del 2009, en Rancagua, cuando el precandidato radical José Antonio Gómez se aprestaba a admitir su derrota ante Frei, el senador se le acerca por detrás y se produce un confuso incidente en que algunos presentes señalaron que insultó a Gómez para provocarlo. Finalmente, aunque se superó, quedó de manifiesto —explican en el socialismo— una forma de actuar del dirigente.

Pese a que desde antes venía generando una red que implicaba colocar a sus partidarios en distintos cargos del aparato del Estado, con la llegada de Bachelet a La Moneda el senador aumentó su poder e influencia y, paralelamente, la posibilidad de hacer crecer dicha red de la que sólo, según comentan en el PS, se conoce una pequeña parte. La explicación que Martner tiene para esto es que Escalona y sus cercanos se manejan dentro del partido con “un comportamiento de pandilla, una asociación de gente para defender intereses mutuos sin reparar en métodos”. Y sería “esa falta de escrúpulos la que chocó con la mayoría ciudadana. Si antes Bachelet dejó hacer, ahora dijo no. Porque cuando Escalona dice no a cosas como la asamblea constituyente es por un pacto suyo con el mundo empresarial. Con el nuevo discurso de Bachelet una divergencia política entre ambos. Aquí chocó la pulsión democrática de Bachelet y los valores democráticos de la izquierda contra la lógica de Escalona del poder por el poder. Escalona y (Osvaldo) Andrade eran el puente de plata para acceder a los cargos de gobierno”.

Estas posturas de Camilo Escalona han provocado, por ejemplo, que sea uno de los representantes de la oposición que más reacciones negativas genera en el movimiento social, aunque sea un socialista. Ello, especulan en el PS, justamente debido a ciertas declaraciones del último tiempo, como las que califican de fumadores de opio a quienes postulan la necesidad de generar una nueva Constitución, a través de una asamblea constituyente, las que “provocan un fuerte rechazo en la ciudadanía y los movimientos que luchan por cambios reales”.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.