Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Viernes, 24 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 08:55

29 de mayo de 2013

Ex capellán de “Un Techo para Chile”

Felipe Berríos: “Hay grupos dentro de la Iglesia Católica que le han hecho un daño tremendo a la elite chilena”

Según el sacerdote jesuita, que se encuentra en África hace tres años cumpliendo una labor social, la situación ha hecho que esta clase “se preocupe de unos ritos sin contenido buscando una salvación que Dios se las da gratuita, pero que quieren comprarla con buenas acciones, y cuando tocan sus intereses económicos dejan de ser buenas acciones. Los culpables son los que les han enseñado un Dios que no les cuestiona eso”.

A pesar de que en Ruanda las comunicaciones no son las mejores, Felipe Berríos se las arregla para estar enterado de lo que ocurre en Chile. El ex capellán de “Un Techo para Chile” dio muestra de aquello en el programa “El Informante” de TVN. Ocasión en que realizó una fuerte crítica social y cuestionó el actuar de la jerarquía de la Iglesia Católica.

Comenzó la entrevista recordando una anécdota cuando estaba al mando de “Un Techo Para Chile” y quiso hacer una propaganda en Navidad que imitaba a San José y a la Virgen que golpeaban puertas para pedir alojamiento. Entonces, el director de Televisión Nacional le negó la posibilidad aludiendo que “el canal era de todos los chilenos”.

“Le dije que era ridículo y que entonces sacaran al viejo pascuero porque es el dios del consumo y creo que la mayoría de la gente cree en el dios del consumo representado en Navidad por el viejo pascuero”, acotó Berríos.

Según el sacerdote jesuita, la lejanía de los jóvenes hacia la Iglesia se debe a que “les hemos mostrado un Dios tan rasca, insípido, que hace que los chiquillos prescindan de Dios, que no sea tema para ellos, pero cuando un chiquillo anda buscando la igualdad para todos es andar buscando a Dios”.

“Me gustaría decir a los jóvenes que no se metan en la maquinaria del consumo desenfrenado (…) el joven quiere cambios, no tienen los traumas nuestros y por eso estoy contento que Giorgio (Jackson) y Camila (Vallejo) se metan en política, y creo que esta fuerza de cambio hay que transformarla en movimientos políticos para que sean reales los cambios”, recalcó.

De igual modo, señaló que “si la Iglesia pudiese sacudirse de toda esa pompa y pudiera predicar el evangelio con gestos concretos, tendría mucho que decir. Pero los líderes eclesiásticos en Chile y en el extranjero que tenemos, han sido creados con eso de no quebrar ningún huevo, entonces no harán nunca tortillas”.

Hizo hincapié además en que el comercio destruyó muchos valores, entre ellos la educación, la salud e incluso a la iglesia: “La Iglesia ha lucrado creyéndose la dueña de la salvación y lucrar con eso”.

Sobre educación, Berríos fue enfático: “Los colegios católicos no debieran ser excluyentes, deben ser abiertos a todos, a niños sin dinero, con papás separados o a quienes tengan otra creencia (…) se ha puesto el acento en defender la libertad de la educación, pero no se ha puesto el acento en la liberad de poner a mi hijo donde yo quiera, eso hoy no es así (…) la Iglesia discrimina y la prueba de la blancura es, como lo dijo el Papa, que la iglesia debe ser de los pobres, y no lo está siendo, los pobres son visita, son motivo de caridad”.

Fue más allá y cuestionó el accionar de algunos movimientos religiosos al interior de la Iglesia: “Hay grupos dentro de la iglesia que le han hecho un daño tremendo a la elite chilena, que ha hecho que se preocupe de unos ritos sin contenido buscando una salvación que Dios se las da gratuita, pero que quieren comprarla con buenas acciones, y cuando tocan sus intereses económicos dejan de ser buenas acciones. Los culpables son los que les han enseñado un Dios que no les cuestiona eso”, insistió.

Al ser consultado por los liderazgos en la iglesia Católica chilena, aseguró que “la iglesia real, la gente que vive en poblaciones, los solidarios, los curas jugados, los capellanes que están en los hospitales existe, pero está la iglesia jerárquica que no dice nada, no responde. Falta jugarse más por Jesucristo y vivir más en la pobreza”.

En Latinoamérica, dijo, se suprimió “una iglesia viva como la Teología de la Liberación y teníamos obispos en Chile jugados como monseñor Caro y Silva Henríquez. Mundialmente se escogieron voceros del Vaticano que no piensan por sí mismos”.

“Estos obispos son gente que no han hecho nada malo, pero nada bueno tampoco, nos son capaces de jugársela por los que sufren, por los pobres, haber detectado la desigualdad en Chile y haberla dicho, salvo en la última conferencia episcopal que hablaron del tema; más bien son católicos de los católicos y eso también lo percibimos los curas que no tenemos un pastor donde podemos jugarnos y ser críticos (…) bendigo el anillo a una persona casada por segunda vez y al día siguiente tengo un llamado del arzobispo de Roma, pero si se bendice una sucursal bancaria que está chupándole la sangre a los chilenos no decimos nada, eso le resta credibilidad y jerarquía a la iglesia”, concluyó Berríos.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.