Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Jueves, 2 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 13:27

14 de julio de 2014

Piñera: “dolor de cabeza” para la diplomacia española

Un informe diplomático reservado hace presente las “dificultades” que generaron para Casa América las declaraciones del ex Mandatario chileno, en las que precisó que las reformas del gobierno de Michelle Bachelet “van en contra de la filosofía de la libertad”.

sebastianpinera

Documentos reservados que circulan en el mundo diplomático demuestran que no sólo a La Moneda y la Nueva Mayoría molestó la performance que desplegó el ex Presidente Sebastián Piñera en España, durante su participación en el VII Foro Atlántico, que se celebró en la Casa América de Madrid bajo el lema “La consolidación económica e institucional de Iberoamérica: retos y desafíos”. Los españoles también habrían hecho presente su crítica a lo que consideraron una utilización política de una instancia de debate intelectual.

Un informe diplomático reservado hace presente las “dificultades” que generaron para Casa América las declaraciones del ex Mandatario chileno, en las que precisó que las reformas del gobierno de Michelle Bachelet “van en contra de la filosofía de la libertad”, que desde que ella llegó al poder el crecimiento económico “ha caído a la mitad” y se han perdido 60 mil empleos, no así durante sus cuatro años de mandato, que con la creación de un millón de empleos la renta per cápita en Chile pasó de una media de 15.000 dólares a 20.000 dólares –“la mayor de América Latina”–, el crecimiento económico del 3% al 5,3%.

La Casa de América –según reza su propia definición– es un consorcio público que tiene como objetivo estrechar los lazos entre España y el continente americano, especialmente con Latinoamérica. Un acercamiento que “se fomenta a través de la organización de seminarios, conferencias, mesas redondas, exposiciones, charlas magistrales, proyecciones, conciertos, coloquios, presentaciones, talleres, etc. Distintos formatos que persiguen el mismo fin: propiciar un clima adecuado para hablar de temas americanos, en el que participan miembros de gobiernos de ambos lados del Atlántico, medios de comunicación, cuerpo diplomático, empresas, sociedad civil, ámbito académico, literario y artístico, e instituciones”.

Esta misma definición llevó –precisa el informe reservado– a que el director general de Casa América, Tomás Poveda, hiciera “presente” las dificultades que genera a la organización el hecho de que esta sea utilizada políticamente. En su cuestionamiento, Poveda –agrega el documento– hace presente que nunca había visto a un ex Presidente criticar a su país en el extranjero y agrega en este punto que, a pesar de las discrepancias y diferencias políticas que existen entre los ex Mandatarios españoles, estos jamás han caído en este error.

No fue el único en reclamar. El diputado del Partido Popular (PP), Guillermo Mariscal, quien es además portavoz del grupo parlamentario iberoamericano, hace presente a Casa América las mismas críticas a la actuación de Piñera por usar indebidamente un foro internacional, las que también quedaron plasmadas en el informe diplomático.

Es que las relaciones internacionales son bastante complejas, delicadas, tienen un sinfín de códigos y están ajenas a las plataformas de campaña.

Todo indica que la jugada del ex Presidente Piñera no tuvo los dividendos esperados. Fue un dolor de cabeza para los españoles y quedó en evidencia su soledad política, ya que mientras cuestionaba públicamente en Madrid las reformas de Bachelet, especialmente la tributaria, la UDI y RN se pegaban codazos para tratar de aparecer en la foto, junto al gobierno, aplaudiendo el protocolo de acuerdo para los cambios impositivos.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.