Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:33

La crisis economica pone en jaque rebote en utilidades corporativas en Estados Unidos y complica a inversionistas

por 11 octubre 2011

La crisis economica pone en jaque rebote en utilidades corporativas en Estados Unidos y complica a inversionistas
Inversionistas alrededor del mundo esperan con ansiedad el inicio de las publicaciones de resultados trimestrales en Estados Unidos. Las ganancias de empresas que son parte del indice Standard and Poor`s 500 en el tercer trimestre, sin contar el sector financiero, van a registrar el menor aumento desde fines del 2009, según los pronósticos de analistas recopilados por Bloomberg.

La recuperación de este año de las utilidades empresariales pierde fuerza a medida que la desaceleración del crecimiento económico y las mayores dificultades de los consumidores amenazan las ventas y los márgenes de ganancia de compañías desde Texas Instruments hasta Google.

Los ganacias por acción del Índice Standard Poor’s 500, excluidas las compañías financieras, crecieron 14 por ciento en el tercer trimestre, el menor aumento desde fines de 2009, indican estimaciones de analistas que recopiló Bloomberg. Eso puede compararse con el 19 por ciento del segundo trimestre y el 20 por ciento del primero. Los analistas han comenzado a reducir los pronósticos para el trimestre actual y más allá.

La firma fabricante de chips Texas Instruments y la fabricante de aire acondicionado Ingersoll Rand se encuentran entre las compañías que han reducido sus estimaciones debido al debilitamiento de la demanda. En momentos en que el desempleo estadounidense continúa por encima de 9 por ciento, persisten los enfrentamientos políticos respecto del límite de endeudamiento del gobierno y se reduce la calificación crediticia del país, la confianza se ve afectada, dijo Matt McCormick, que contribuye a la gestión de US$4.000 millones en Bahl Gaynor Inc. en Cincinnati.

“Lo que comenzó en agosto como una crisis de confianza no se ha resuelto”, dijo McCormick. “Esta es una economía trituradora. Nos encontramos en una situación en que va a llevar varios años reconstruir nuestra casa económica”.

Se pronostica que los ingresos del S&P 500 excluidas las firmas financieras van a desacelerarse a un crecimiento de 12 por ciento en el cuarto trimestre y a 9 por ciento en el primer trimestre del año próximo. La economía de los Estados Unidos se expandirá 1,6 por ciento este año luego de crecer 3 por ciento en 2010, según el promedio de los pronósticos de 66 economistas. El gasto en consumo se redujo en agosto a 0,2 por ciento conforme los ingresos caían por primera vez desde octubre de 2009, mientras que el índice de Comodidad de los Consumidores de Bloomberg indicó el peor desempeño trimestral en más de dos años.

Las acciones globales han perdido unos US$6 billones de valor desde el 5 de agosto, cuando S&P redujo la calificación crediticia AAA de los Estados Unidos. El S&P 500 cayó 14 por ciento en los tres meses que terminaron en septiembre, el Stoxx Europe 600 declinó 17 por ciento, mientras que el MSCI Asia Pacific se redujo 16 por ciento, las mayores caídas trimestrales desde el momento más álgido de la crisis financiera en 2008.

“Ingresos empresariales buenos o mejores que lo esperado sin duda serían muy positivos en este mercado”, dijo Mark Luschini, estratega jefe de inversión de Janney Montgomery Scott, que tiene sede en Filadelfia y administra US$54.000 millones.

Las actuales estimaciones de ingresos pueden no ser de mucha utilidad para los inversores, dijo Gary Flam, que contribuye a la gestión de US$6.500 millones para Bel Air Investment Advisors LLC en Los Ángeles. Las expectativas de ingresos del S&P 500 se han reducido respecto del 16 por ciento de fines de julio, lo que hace más fácil que las compañías igualen o superen las estimaciones a pesar del debilitamiento de la demanda, dijo Flam.

“En momentos de mayor incertidumbre, la gente trata de tener cierta claridad y convicción, y eso va a proceder de lo que la dirección diga respecto de las perspectivas”, dijo Flam. “No es necesariamente lo que se hizo en el tercer trimestre. Es lo que depara el futuro”.

Goldman Sachs Group, JPMorgan Chase Co. y otros bancos que dependen de la banca de inversión y las transacciones, pueden dar a conocer ingresos menores que en el segundo trimestre porque el volumen de operaciones declinó y los inversores rehuyeron los activos de mayor riesgo para protegerse de la crisis de la deuda europea y del fantasma de otra recesión en los Estados Unidos. Jefferies Group, que el mes pasado dijo que las operaciones de renta fija del tercer trimestre fiscal cayeron 85 por ciento respecto de las del segundo trimestre, calificó a agosto de “brutal”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes