Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:45

Bombas de calor: el aire al servicio de la calefacción

por 27 mayo 2010

Bombas de calor: el aire al servicio de la calefacción
Así como en las casas esta tecnología puede usarse para extraer la energía del ambiente exterior, una industria que requiere agua caliente en sus procesos también puede utilizarla, reemplazando los combustibles tradicionales y contribuyendo a mejorar el medio ambiente.

¿Imagina si el calor generado en un gimnasio por quienes hacen deporte se usara para calentar el agua de una piscina temperada? Esto ocurre en el hotel resort Royal Palm Plaza en Campinas, Brasil, donde la apuesta por las energías eficientes y renovables ha impulsado la instalación de seis bombas de calor que extraen la energía del aire para destinarlo a calentar a 28 grados Celsius 1.300.000 litros de agua.

Esta es una de las aplicaciones de las bombas de calor Jelly Fish que Industrias Tosi de Brasil ha implementado en edificios, hoteles, empresas, hospitales y casas, aprovechando las ventajosas condiciones de temperatura del ambiente.

De la mano de la empresa de tecnologías ambientales Geotek, esta tecnología llega a Chile como una alternativa al calefón y la caldera para reducir el costo por consumo de gas o petróleo para calentar agua sanitaria y ambientes.

“Gracias al sol, nuestro medio ambiente está lleno de energía. Independiente de la estación del año y de las condiciones climáticas, el aire exterior, el agua y la tierra, absorben parte de la energía que nos brinda la radiación solar. Las bombas de calor toman esta energía guardada en el ambiente y elevan su temperatura a un nivel aceptable para calefacción”, explica Carlos Carmona, gerente comercial de Geotek.

bomba de calor

El empleo de una energía renovable y disponible en el ambiente, hace que esta tecnología ecológica reduzca notablemente el costo por consumo energético para calefaccionar agua y ambientes en un hogar. Análisis comparativos han estimado que el uso de bombas de calor reducen en 2/3 el costo económico para estos fines, comparado con el consumo de gas, electricidad o petróleo.

“Si se instala en un hospital, que tradicionalmente emplea calderas, puede tener alto impacto en los costos. La bomba de calor tiene un índice de eficiencia energética (Cop) de 4, es decir, por cada kilowatt de energía que consume genera 4 kilowatt de calor. Mientras la caldera a gas más eficiente tiene un Cop de tan sólo 1,5”, añade Carmona.

En estos casos, la bomba de calor puede reutilizar el calor liberado por las máquinas de producción durante su operación.

Junto con su impacto económico, esta tecnología de energía renovable reduce el efecto ecológico de la generación de energías, al mitigar las emisiones de CO2 a la mitad comparado con la generada por gas, y cerca de 2/3 en relación a la energía generada por petróleo y electricidad.

“Reconstruir luego del terremoto, es una oportunidad para considerar la eficiencia energética. Las bombas de calor permiten la implementación de energías limpias y renovables que pueden hacer de nuestra casa y lugar de trabajo un ambiente sustentable. La casa del futuro no sólo debe ser tecnologizada, sino que energéticamente sustentable”, dice el ejecutivo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes