Fútbol “de infarto” - El Mostrador

Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:35

Fútbol "de infarto"

por 11 junio 2010

BBC Mundo
Fútbol
En partidos emocionantes se duplican los accidentes cardiovasculares. Con el Mundial a las puertas, los médicos dan consejos para evitarlos.

Segundo gol del partido, el equipo se jugaba el descenso y Gonzalo Alonso notó que el pulso se le aceleraba. No se quería ir, la emoción era demasiado grande, pero le faltaba el aire. De pronto sintió un fuerte dolor en el pecho y cayó inconsciente: tenía un infarto.

No es, ni mucho menos, un caso aislado, los accidentes cardiovasculares se duplican en partidos emocionantes según los estudios médicos.

Por suerte, a Alonso le atendieron rápidamente en el mismo estadio del Sevilla, en España, y se recuperó. Casi veinte años después, y pese a las recomendaciones de sus médicos, no perdona un partido porque, dice muy serio a BBC Mundo, "mire, el fútbol se lleva en el alma, y tienen toda la razón (los médicos), pero por encima de eso existe la pasión".

Ese fervor, que comparten millones de seguidores por todo el mundo, se convierte en un riesgo para la salud, especialmente cuando muchos partidos se concentran en pocos días.

Durante el pasado Mundial de 2006, médicos alemanes realizaron un estudio y observaron que las incidencias de emergencias cardiacas se triplicaban en hombres y se multiplicaban por 1.8 en mujeres cuando jugaba la selección local.

La investigación, publicada en el British Medical Journal, concluía que "a la vista de este excesivo riesgo, particularmente en hombres con enfermedad cardiovascular, se necesitan urgentemente medidas de prevención".

Mundial: riesgo concentrado

En el Mundial del 1998, los infartos de miocardio aumentaron un 25% entre los seguidores ingleses cuando Inglaterra perdió contra Argentina en penales, según investigadores de las universidades de Birmingham y Bristol.

Así que la expresión "partido de infarto" no es sólo una forma de hablar. Médicos argentinos lo comprobaron tras un encuentro entre el Boca Juniors y el River Plate en 2008, según asegura a BBC Mundo el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, Ricardo Iglesias.

"Las manifestaciones de síndromes coronarios agudos, infartos, anginas de pecho y crisis hipertensivas se duplicaron esa noche, es decir, esto es muy importante", explica.

Uno de los mayores problemas, según el cardiólogo, es que "la gente aguanta a terminar de ver el partido porque es más fuerte la pasión que el dolor".

Por eso advierte: "Si le pasa, no espere a que termine el partido, como hace todo el mundo, en estas circunstancias el tiempo es oro, llame al médico de urgencias o vaya al hospital más cercano".

Retrato robot

Los médicos aseguran que el infarto le puede sobrevenir a cualquiera. Sin embargo hay ciertos factores que aumentan el riesgo, como explicó a BBC Mundo el cardiólogo de la Fundación Española del Corazón, Leandro Plaza.

"Una persona que sea diabética, o que fume, o sea hipertensa, o tenga colesterol alto, o sea obeso, o lleve una vida sedentaria, y sea hombre y mayor de 50 años", sería más proclive a sufrir un accidente cardiovascular.

Además, según el especialista, la mitad de los pacientes con enfermedades de corazón no saben que las tienen "hasta que aparecen a los 50 o 60 años, pero están ahí".

Por eso asegura que en el Mundial "prevenir es lo lógico, que se tenga un cuidado extremo porque al ver dos o más partidos al día, el riesgo aumenta más".
Mejor en casa que en el bar

El ambiente también "puede ser perjudicial", como explica Iglesias. "En el bar se exacerban los impulsos, uno se siente dentro de la cancha y se crean muchas expectativas. La mejor contingencia son los vínculos familiares, una palabra o una caricia de algún ser querido", asegura.

Francisco Moreno, de la Asociación de Pacientes Coronarios de España (APACOR), recuerda para BBC Mundo el caso de su amigo Lorenzo Peña, que falleció precisamente en un bar durante un partido: "Le gustaba bajar a verlo con más gente. Se levantó a corear ¡Goooool! y en ese momento le dio un infarto y cayó desplomado, y no pudieron hacer nada... nos impresionó mucho".

Los médicos coinciden en que la personalidad apasionada juega un papel fundamental ya que "lo que ocurre es que se estimula el sistema nervioso vegetativo a través de la liberación de adrenalina, que acelera el corazón y contrae las arterias", indica Plaza.

Por eso, el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología apunta que tiene mayor riesgo "alguien que tenga dificultad para controlar las emociones, sea muy apasionado, o tenga poca tolerancia a la frustración".

Descripción que encaja a la perfección con Lorenzo Rica. Un hincha futbolero, socio durante más de cuarenta años del Real Madrid, que este año, sin embargo, se va a perder los partidos de Mundial por prescripción médica.

Tras sufrir un infarto, ya no se arriesga. "Soy muy nervioso, cuando estoy muy entusiasmado me sube la adrenalina y me ha aconsejado mi médico que no me exponga a ver los partidos porque me puede afectar seriamente", dice a BBC Mundo.

No ver el torneo deportivo más popular del mundo es una medida extrema. En general, según los expertos, la clave está en tomar pequeñas precauciones para que nada enturbie la emoción de un buen partido.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes