Cae la población de pingüinos en la Antártica - El Mostrador

Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 06:44

Cae la población de pingüinos en la Antártica

por 12 abril 2011

BBC Mundo
Cae la población de pingüinos en la Antártica
"Nuestra hipótesis es que la cantidad de krill a disposición de los pingüinos ha disminuido debido a la creciente competencia de ballenas y la recuperación de las poblaciones de foca, así como los cambios provocados por el clima que han alterado el ecosistema de manera significativa durante las últimos dos a tres décadas", señalan los especialistas.

Varias especies de pingüinos que habitan en el oeste de la Antártica están en declive como consecuencia de una disminución de su principal alimento, sugiere un estudio realizado por científicos estadounidenses.

Los investigadores analizaron datos recogidos durante 30 años y concluyeron que el número de pingüinos barbijo y Adelaida ha estado disminuyendo desde 1986.

La razón principal para su disminución es la también reducción del krill de la Antártica (Euphausia superba), uno de los crustáceos más abundantes del planeta y que constituyen la principal fuente de alimentación de los pingüinos.

Los investigadores citaron el calentamiento de las aguas, menos cobertura de hielo en la Antártica y el aumento en las poblaciones de ballenas y focas, como principales causas de la reducción del krill.

Estos hallazgos aparecen en la publicación de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU..

El krill antártico es una criatura parecida al camarón, que alcanzan una longitud de unos 6 cm y sus cantidades llegan a ser de unas 30.000 criaturas en un metro cúbico de agua de mar.

También es una de las especies clave en los ecosistemas de los alrededor de la Antártica, ya que es la presa dominante de casi todos los vertebrados en la región, no solo de los pingüinos.

Cambio de teorías

Una serie de factores se combinan para cambiar el medio ambiente de la zona, aseguran en su artículo los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y de la Institución Scripps de Oceanografía.

"En el oeste de la Península Antártica y el adyacente mar de Escocia abundaba la vida silvestre, mucha de la cual ha sido casi borrada por los seres humanos", aseguran los científicos.

"Esta región es también una de las áreas de más rápido calentamiento del planeta, con aumentos de entre 5- 6º Celcius en las temperaturas medias del aire durante el invierno, y con la asociada disminución de la cubierta de hielo marino", agregan.

Tras analizar los datos recogidos durante 30 años, así como los recientes censos en las poblaciones de pingüinos, los investigadores pudieron desafiar una idea científica conocida como la "hipótesis del hielo marino", acerca de cómo los ecosistemas de la región están cambiando.

"Esa hipótesis sugiere que las reducciones del hielo marino en invierno han conducido directamente a la disminución de las especies que prefieren el hielo dada la disminución de su hábitat, mientras que las poblaciones que evitan el hielo se habrían incrementado", explicaron.

Sin embargo, los resultados mostraron que, desde mediados de 1980, se había producido un descenso tanto en especies amantes de hielo, - como los pingüinos Adelaida-, así como en los pingüinos barbijo, que huyen del hielo, con ambas poblaciones reduciéndose hasta en un 50%.

Nuevas hipótesis

Como resultado, los investigadores favorecen una hipótesis "más sólida", de que el número de pingüinos está vinculado a los cambios en la abundancia de su principal fuente de alimento: el krill.

"Al vincular el comportamiento en el aumento de pingüinos con las fluctuaciones en la biomasa de krill se explica por qué las poblaciones de pingüinos Adelaida y barbijo aumentaron después de que sus competidores (lobos marinos, ballenas y algunos peces) fueran casi exterminados en los siglos XIX hasta mediados del XX, como resultado de la pesca".

El equipo dijo que se estimaba que había en la región unas 150 millones de toneladas de krill luego de que la era global de la caza empobreció la población mundial de ballenas.

Durante este período, los datos muestran que hubo un aumento en el número de barbijos y Adelaida en cinco veces entre los años 1930 y 1970.

Pero ahora estas poblaciones están disminuyendo vertiginosamente.

"Nuestra hipótesis es que la cantidad de krill a disposición de los pingüinos ha disminuido debido a la creciente competencia de ballenas y la recuperación de las poblaciones de foca, así como los cambios provocados por el clima que han alterado el ecosistema de manera significativa durante las últimos dos a tres décadas", señalan los especialistas.

Los investigadores de EE.UU. concluyeron que el número de pingüinos y la abundancia de krill es probable que siga disminuyendo si la tendencia al calentamiento en la región continúa.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes