Científicos predijeron dónde se escondía Bin Laden - El Mostrador

Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:44

Científicos predijeron dónde se escondía Bin Laden

por 4 mayo 2011

BBC Mundo
Científicos predijeron dónde se escondía Bin Laden
Un equipo de experto estableció, con 88,9% de certeza, que el fallecido líder de al-Qaeda se hallaba en Abbottabad. Utilizaron modelos probabilísticos y principios que aplican a la migración de la fauna salvaje.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos se abocó durante casi una década a seguirle los pasos al ahora fallecido líder de al-Qaeda, Osama bin Laden. Pero, en 2009, un grupo de científicos anticipó con alto grado de certeza dónde podía estar escondido el hombre "más buscado" por el gobierno estadounidense.

Mediante un modelo probabilístico, un equipo de geógrafos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) afirmó que existía un 88,9% de posibilidades de que Bin Laden, señalado como el "cerebro" detrás de los ataques del 11 de septiembre de 2011, estuviera a menos de 300 kilómetros del lugar donde había sido localizado por última vez.

Fue apenas unos meses después de los atentados, en la región montañosa de Tora Bora, en Afganistán, donde se interceptaron comunicaciones de radio que llevaron a las tropas estadounidenses a atacar en busca del escurridizo fundador de la red islámica, aunque sin éxito alguno.

"Usamos esa información, así como principios de geografía e imágenes satelitales, para sugerir que el hombre estaba en Pakistán, en un área limitada a 300 kilómetros desde Tora Bora", dijo a BBC Mundo Thomas Gillespie, profesor de UCLA y autor de la investigación.

La ciudad de Abbottabad, donde Bin Laden fue arrinconado y muerto el pasado domingo en un operativo militar estadounidense, queda a unos 280 kilómetros de Tora Bora.

Teorías para animales

Las hipótesis de Gillespie se basaron en nociones básicas de su especialidad: la biogeografía, que observa la distribución de animales y plantas en el espacio.

El estudio -firmado en conjunto con otro colega y varios alumnos de su cátedra- fue publicado en febrero de 2009 en el MIT International Review, del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), y cobró ahora nueva relevancia.

Detrás de las conclusiones, hay dos teorías que geógrafos y ambientalistas usan para establecer estrategias de conservación de fauna: la de la "decadencia por distancia" y la de la "isla biogeográfica".

La primera sugiere que una especie no viaja lejos de su ecosistema o, aplicada a los grupos humanos, un individuo no se va lejos de un entorno socio-cultural reconocible en situaciones de emergencia o si tiene que garantizar su supervivencia.

"A medida que uno de aleja de su hábitat de referencia, la posibilidad de encontrar un entorno similar decrece exponencialmente. En decir que cuanto más se alejara Bin Laden, más se hubiera encontrado con una composición diferente a la suya y, por tanto, hubiera quedado más vulnerable a ser detectado", detalla Gillespie.

En el análisis a escala global los científicos habían elegido una ciudad diferente a Abbottabad como estadísticamente "favorita": en Parachinar, en la región tribal de Kurram sobre la frontera, había –según ellos- 98% de probabilidades de encontrar al líder de al-Qaeda.

"A nivel global tuvimos un margen de error, pero Abbottabad está a 400 kilómetros de allí y dentro de la zona definida como "altamente probable"", reconoció el académico.

Abbottabad, la "isla"

Donde las predicciones de Gillespie fueron aún más precisas es en el análisis a nivel regional y local: anticiparon que el líder de origen saudita iba a estar en una ciudad y en una vivienda con características similares al complejo donde fue ultimado.

Para esta tarea, los geógrafos utilizaron información de detección remota (remote sensing, en inglés) obtenida de satélites, así como un archivo de fotos administrado por la agencia espacial NASA.

"Pero no se trata de información confidencial, sino de imágenes disponible en Internet, para cualquier usuario que quiera mirarlas o, como nosotros, ponerlas al servicio de una hipótesis científica", señaló a BBC Mundo.

Ellos descartaron de plano que el fugitivo estuviera en una cueva, como se había especulado, porque un refugio entre rocas hubiera requerido ventilación y un sistema de aprovisionamiento regular fácilmente detectable mediante imágenes aéreas.

Una ciudad, en cambio, cumple con la teoría de la "isla biogeográfica", que Gillespie ha aplicado generalmente a sus estudios de aves: establece que si alguien trata de sobrevivir, buscará hacerlo en un ecosistema con baja tasa de extinción.

En otras palabras: que si una especie queda aislada, por ejemplo, en Hawai, es más probable que sobreviva que si queda en una isla remota con una única palmera. O bien que si Osama bin Laden intentaba pasar desapercibido, era mucho más fácil que lo lograra en una "isla" del tamaño de una ciudad que en una aldea de unas pocas casas.

Al detalle

Luego, el documento académico fue un paso más allá y definió cómo podía ser la casa que albergaba al militante islámico.

Basándose en sus atributos físicos y en lo que se había dado a conocer sobre su estilo de vida, establecieron que la guarida debía tener una altura mayor a los 1,92 a 1,95 metros que medía el hombre, además de contar con suministro eléctrico para abastecer a la máquina de diálisis con la que debía tratarse regularmente.

"También consideramos que el complejo debía tener al menos tres habitaciones para albergar a los custodios y alrededor, paredes de al menos 3 metros. La casa donde lo hallaron tenía un parecido sorprendente con la que nosotros presentamos en el trabajo", afirmó el profesor de UCLA.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes