Una momia peruana, por dentro - El Mostrador

Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 15:23

Una momia peruana, por dentro

por 30 octubre 2011

BBC Mundo
Una momia peruana, por dentro
En una pequeña habitación donde se alinean cráneos, fósiles y antiguos violines, un grupo de científicos usa avanzadas técnicas de computación para estudiar objetos que no tienen precio, entre ellos, una momia procedente de Perú. ¿Qué tienen dentro?

Algunos pacientes encuentran claustrofóbicos los escáneres y otros dispositivos médicos de captación de imágenes.

Pero esta señora, una cuarentona nacida en tierras peruanas no se queja. Lleva muerta siete siglos. Y los investigadores del Museo Nacional de Historia Natural quieren saber algo más sobre ella.

La mujer sin nombre es una de las momias mejor preservadas que se puede encontrar. Los escáneres permiten adentrarse en ella sin dañarla.

Para ello se valen de rayos X que la radigrafían miles de veces, capa a capa. Los programas de ordenador reconstruyen las imágenes para crear un modelo tridimensional altamente preciso.

"Probablemente podríamos hacer lo mismo con una autopsia tradicional", comenta Bruno Frohlich, antropólogo físico del museo, "pero no quedaría nada para las futuras generaciones y destruiría algo que no debe ser destruido".

El Museo Nacional de Historia Natural es uno de los más populares de Washington. Cada día recibe a turistas y jóvenes estudiantes.

Para llegar al laboratorio donde está el escáner, el visitante debe pasar junto a elefantes, pájaros, mamíferos y artefactos de los indios originarios de la región, y dirigirse a las salas de investigación de la parte alta.

Después, todavía queda una caminata entre laberínticos pasillos con armarios en los que cuelgan miles de especímenes en su momento vivos: una caja de huesos de ballena aquí, una caja llena de ardillas por allá.

Trajes espaciales y violines

El último escáner del museo, que fácilmente puede costar US$250.000, fue donado por el gigante de la tecnología Siemens. Es el cuarto desde los años 90.

"Nos permite conectar los puntos de la historia", comenta Kulin Hemani, vicepresidente de la división de tomografía computerizada de Siemens, al explicar la importancia de las momias.

"Cómo vivían, cuáles eran sus costumbres, cómo murieron".

La tomografía por computador se ha demostrado de enorme valor para los investigadores, en tanto cada vez más ofrece imágenes de alta resolución del interior de objetos y artefactos, sin tener que cortarlos o abrirlos.

Además de respecto a las momias, los investigadores han empleado la técnica con violines Stradivarius de incalculable valor, fósiles marinos, antiguos trajes espaciales de la Nasa y más. Las aplicaciones son incontables, aseguran los investigadores.

Cabezas y cuerpos

El doctor Frohlich, originario de Dinamarca y que lleva en el museo desde 1978, muestra una serie de mandíbulas reptiles fosilizadas de unos 50 o 100 millones de años de antigüedad.

Al ser los sedimentos rocosos presentes en grietas y hendiduras de la mandíbula de diferente densidad del hueso fosilizado, el escáner permite a los investigadores sacarlos digitalmente y aislar las imágenes del hueso, explica Frohlich.

Eso ofrece una imagen del hueso sin el resigo de dañarlo con las herramientas.

Los científicos también expusieron un antiguo traje espacial de la Nasa al escáner para saber cómo afecta el paso de los años a las fibras de que están hechos. Así se puede aprender a preservarlos para el futuro, explica David Hunt, otro antropólogo del museo.

Y recientemente, investigadores de Mongolia enviaron a Frohlich una colección de momias con los cuerpos separados de sus cabezas y sin registros para poder saber cuál correspondía a cada cual.

Eso no supuso un problema, dijo Frohlich, porque el escáner permitiría reensamblar las momias mongolas a partir de la densidad de los huesos de cada individuo.

Momificación natural

La momia peruana, procedente de Ancon, se incorporó a la colección del museo hace entre 50 y 100 años.

Cuando murió, fue colocada con lo que parece un traje rojo con una elaborada franja de punto, sentada con las piernas cruzadas. En vez de descomponerse, su cuerpo fue momificado por el frío, la falta de humedad de la montaña y el viento.

El proceso se conoce como momificación natural, distinto de la clásica momificación egipcia en la que se le retiraban al cuerpo las vísceras y se lo trataba con agentes químicos.

Los investigadores comenzaron a investigarla sólo recientemente, pero el doctor Frohlich asegura que sus órganos internos están intactos, según revela el escáner.

Eso, eventualmente, permitiría aprender algo sobre su dieta y su nivel de salud general, si sufrió enfermedades, si se rompió algún hueso, o tuvo algún otro tipo de lesión.

"Tal vez está embarazada, ¿quién sabe?", dice Frohlich.

Estos estudios sirven para profundizar en el conocimiento de los ancestros del ser humano, explica.

"Deberíamos aprender sobre nuestra historia. ¿Por qué culturas y civilizaciones se iniciaron y, sobre todo, por qué desaparecieron? ¿Fue la economía o el medioambiente? Podemos ayudar a nuestra sociedad a saber lo que sirve a la hora de tomar decisiones".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes