Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Miércoles, 17 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 12:54

BBC Mundo

10 de abril de 2012

Facebook gastó esa millonaria suma en compañía que no genera ingresos

Por qué una aplicación puede valer mil millones

Mark Zuckerberg,los invirtió en Instagram, una aplicación para compartir fotos que es administrada por 13 empleados. La fortaleza de la aplicación -los dispositivos móviles- es la mayor debilidad de la red social que no funciona tan bien en teléfonos inteligentes como en las computadoras. Este es su talón de Aquiles.

Mil millones de dólares es una cantidad considerable de dinero.

Uno se puede comprar unos 2.100 autos Rolls-Royce modelo Phantom con eso. O 200 millones de mosquiteros para combatir la malaria. O el diario The New York Times, y sobrarían US$50 millones. Si fueras Microsoft, te comprarías unas 800 patentes de AOL para pelear la próxima guerra de patentes.

El jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, escogió gastar US$1.000 millones en Instagram, un pequeño desarrollador de un sistema para compartir fotografías con menos de dos años y 13 personas a tiempo completo que trabajan una sola aplicación para teléfonos inteligentes.

El modelo de negocio

Sí, Instagram es muy popular. Los lujosos “filtros” de la aplicación dan a las fotos una agradable sensación de época, un poco como las viejas y descoloridas fotos de Polaroid escondidas en las gavetas de la habitación de nuestros padres. Son fotos mediocres que en un universo alternativo lucen bien; un servicio en línea permite a los usuarios compartir sus fotos con amigos.

El inconveniente, por supuesto, es el modelo de negocio de Instagram. La compañía no tiene un ingreso del que se pueda hablar. Tal vez su modelo de negocio era ser comprada por otra firma tecnológica con mucho dinero en el banco.

¿Pero se trata esto del regreso del dinero tonto a Silicon Valley? ¿Es un caso de compra por pánico, con valores en ascenso en una guerra de precios con Google u otro competidor?

Ciertamente, Facebook no está gastando US$1.000 millones en una aplicación.

Más bien, está comprando tres cosas: un rival potencial con una base de usuarios en rápido crecimiento; un arma para combatir otras amenazas aún más grandes en el espacio de las redes sociales y, lo más importante, un mejor anzuelo en el mundo de la computación móvil.

Un usuario = US$28

El crecimiento de Instagram es verdaderamente impresionante. La aplicación cuenta con unos 30 millones de usuarios en iPhone. Hace una semana se lanzó en el sistema operativo Android de Google y se anotó cinco millones de descargas en apenas seis días.

Aún así, eso sugiere que Facebook valora a un usuario de Instagram en unos US$28.

Barato, podría decirse, dado que Facebook tiene la tan cacareada valoración de US$100.000 millones, o US$118 por usuario (La inclusión de Facebook en el mercado de valores Nasdaq es inminente).

Bueno, al menos Facebook tiene ingresos y está logrando una buena ganancia.

El problema de Facebook, no obstante, es el hecho de que sus días de rápida expansión ya pasaron, y muchos lo ven como algo que se hace en una anticuada computadora de escritorio.

Aquí es donde entra Instagram. La fortaleza de la aplicación -los dispositivos móviles- es la mayor debilidad de Facebook. La red social simplemente no funciona tan bien en teléfonos inteligentes como en las computadoras. Este es su talón de Aquiles.

El número de teléfonos con acceso a la red ya está superando al de las computadoras y las ventas de tabletas pronto podrían dejar atrás las de las computadoras personales tradicionales.

¿Otro acuerdo al estilo YouTube?

No hay que olvidar que las fotos estaban en la esencia del éxito de Facebook; compartir fácilmente las fotos hizo que se destacara contra sus primeros rivales. Hoy, la red social es el sitio de internet más grande en lo que concierne a compartir fotos.

Si se combina el atractivo móvil de Instagram con alguna cuidadosa integración de Facebook (sin molestar demasiado a los usuarios existentes), Mark Zuckerberg podría haber hecho una jugada muy hábil.

Podría ser tan astuto como cuando Google compró YouTube por US$1.650 millones en 2006, antes de que fuera totalmente obvia la importancia del video en internet.

Comprar Instagram podría también ayudar a Facebook a defenderse de nuevos rivales como el sitio para compartir fotos Pinterest, posiblemente la red social de más rápido crecimiento en el mundo (aunque todavía más pequeña que Instagram, actualmente con unos 20 millones de usuarios).

Facebook tendrá que caminar con cuidado, de todos modos. Los usuarios de Instagram son apasionados y ya están preocupados porque su aplicación siga los pasos de otros ingeniosos servicios en línea que terminaron devorados por gigantes tecnológicos como Google y Yahoo: rápidamente marginados, olvidados y cerrados.

Mark Zuckerberg promete ser diferente, y dice que está “comprometido con la construcción y el crecimiento independiente de Instagram”.

Los ganadores

Los mayores ganadores del acuerdo con Facebook son, por supuesto, las personas directamente involucradas con Instagram.

El fundador y director ejecutivo Kevin Systrom, según se informa, ganó US$400 millones; su cofundador Mike Krieger es US$100 millones más rico, y todo por menos de dos años de trabajo.

Informes sugieren que US$100 millones se compartirán entre los otros 11 miembros del personal, algunos de los cuales se unieron a la compañía hace sólo pocas semanas.

Además están los inversionistas, una lista de notables de Silicon Valley (incluido el primer jefe técnico de Facebook).

Hay que felicitar, a propósito, a las tres firmas de capital de riesgo que supuestamente invirtieron US$50 millones en Instagram, valorando la compañía en sólo US$500 millones. En menos de una semana duplicaron su dinero.

¿Alguien dijo “burbuja tecnológica”?

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.