lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 20:07

Republicanos dan señales de apertura a Obama para evitar el precipicio fiscal, pero sin mucha flexibilidad

por 12 noviembre, 2012

Republicanos dan señales de apertura a Obama para evitar el precipicio fiscal, pero sin mucha flexibilidad
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los legisladores republicanos ofrecen una solución para la reducción del déficit al recién reelecto presidente Barack Obama: negociemos de buena fe y estemos todos de acuerdo con nuestra propuesta preelectoral.

El presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, que retomó su papel de portaestandarte del partido luego de la derrota electoral del candidato presidencial republicano Mitt Romney, el miércoles les dijo a los periodistas que los republicanos están “dispuestos a aceptar nuevos ingresos conforme a las condiciones adecuadas”. Hizo referencia a ideas que los demócratas ya han rechazado: reestructurar los programas de beneficios sociales y recurrir a los ingresos generados por el crecimiento económico después de una reforma del código tributario.

Boehner evita romper con las posturas republicanas sin especificar qué concesiones podría hacer en las negociaciones con Obama, dijo Alex Brill, investigador del American Enterprise Institute, agrupación de Washington que propone una estructura gubernamental más pequeña.

“Eligen sus palabras con cuidado para dejar abiertas las opciones”, señaló Brill, ex asesor de los republicanos en la Comisión de Recursos y Métodos de la Cámara. “No puede salir hoy a decir algo que se perciba como contrario a lo que vienen sosteniendo desde hace mucho”.

Los partidos siguen divididos en cuanto a cuál debería ser la máxima tasa impositiva y a si los nuevos recursos deben provenir de aumentos de impuestos o sólo del crecimiento económico.

Encontrarse ‘a mitad de camino’

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell de Kentucky, el miércoles expresó en un comunicado que los republicanos, que no lograron tomar el control del Senado, se encontrarán con Obama “a mitad de camino” en las conversaciones sobre la reducción del déficit porque los demócratas deben “moverse hacia el centro político, que es donde se pueden concretar las cosas en un gobierno dividido”.

Los comentarios de los líderes republicanos marcaron el comienzo de los posicionamientos políticos y las negociaciones sobre qué se debe hacer respecto del llamado abismo fiscal, una combinación de reducciones automáticas de gastos y vencimiento de reducciones de impuestos cuyo monto asciende a US$607.000 millones en 2013.

Los legisladores de ambos partidos afirman querer evitar el abismo que causaría recesión, aunque cada bando sostiene que es la intransigencia del otro partido lo que debe terminar.

El senador demócrata por Nueva York Charles Schumer ayer declaró que, si bien se siente “muy alentado por el tono” de los comentarios de Boehner, los demócratas no están convencidos de que el presidente de la Cámara cambie rápidamente de opinión en materia de políticas.

‘Abre la puerta’

“No creo que ese discurso haya sido un plan en ningún sentido de la palabra pero sin duda abre la puerta”, dijo Schumer en un desayuno organizado por The Christian Science Monitor en Washington. “Creo que en privado ha visto lo que se avecina y eso me da muchas esperanzas de que podamos lograr algo importante en el próximo mes y medio. Es un buen primer paso”.

“Al menos desde el lado republicano, se van a mover lo más rápido que puedan para ser lo más claros que puedan sobre lo que quieren en lo que hace a la política fiscal e impositiva” dijo en una entrevista el ex asesor republicano Eric Ueland, que fue jefe de gabinete del ex senador Bill Frist cuando el republicano de Tennessee fue líder de la mayoría.

La gran pregunta para Boehner es “hasta dónde está dispuesto a ir” para llegar a un acuerdo con Obama y los demócratas, dijo Alan Abramowitz, profesor de ciencias políticas de la Universidad Emory en Atlanta.

“Boehner va a seguir teniendo mucha presión del ala derecha”, explicó Abramowitz. “Va a ser interesante ver cómo maneja eso en las negociaciones con el presidente sobre el déficit y el abismo fiscal”.

‘Solución intermedia’

El vicepresidente Joe Biden aseguró que el gobierno está dispuesto a trabajar con la dirigencia republicana en “los dos grandes problemas que tenemos en este momento”, los aumentos de impuestos y los recortes automáticos de gastos cuya entrada en vigencia está programada para enero.

“Hay todo tipo de posibilidades para llegar a una solución intermedia basada en principios”, declaró a la prensa Biden el miércoles a bordo de su avión.

El representante Oeter Roskam, republicano de Illinois que integra la Comisión de Recursos y Métodos, apuntó a las diferencias de los demócratas respecto al umbral de ingresos a partir del cual deberían aplicarse los aumentos de impuestos y las contrastó con la “claridad” de los republicanos. “El terreno común es decir ‘miren, hay una oportunidad de obtener más ingresos para cerrar esas brechas”, explicó en una entrevista. “Pero nosotros creemos que esos ingresos deben venir del crecimiento”.

Boehner dijo que deberían llevarse a cabo negociaciones entre los partidos para evitar los aumentos de impuestos y los recortes de gastos y que buscaría obtener concesiones de Obama.

“El presidente debe estar dispuesto a reducir el gasto y apuntalar los programas sociales que son los principales motores de nuestra deuda”, agregó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV