lunes, 12 de abril de 2021 Actualizado a las 19:30

Las cerveceras se quejan de los impuestos franceses mientras el vino queda exento

por 7 diciembre, 2012

Las cerveceras se quejan de los impuestos franceses mientras el vino queda exento
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Stéphane Bogaert, responsable de la microcervecera francesa Brasserie Saint-Germain, se queja de que no le han jugado limpio.

El gobierno francés esta semana promulgó una ley que agrega 480 millones de euros (US$628 millones) de impuestos nuevos a la cerveza, mientras deja exento al vino.

“El gobierno no quiere tocar a los productores de vino y champaña porque son demasiado poderosos”, dijo Bogaert en una entrevista en su pequeña cervecería de Aix-Noulette en el norte de Francia, que emplea a ocho personas y tiene 1,5 millones de euros de facturación.

Con aumentos de los impuestos a la cerveza de 160 por ciento para obtener ingresos adicionales, esta industria de 2.000 millones de euros se prepara para una caída de las ventas, las inversiones y los empleos. La cervecera danesa Carlsberg A/S, que es dueña de la mayor marca de cerveza de Francia, Kronenbourg, informa que podría tener que eliminar puestos de trabajo en el país.

La Asociación de Cerveceros Franceses dice que está alentando a los legisladores a presentar el proyecto de ley votado el 3 de diciembre ante el más alto tribunal francés para protestar por la desigualdad de tratamiento.

“Se está vulnerando el principio de igualdad en el aspecto tributario”, señaló en una entrevista telefónica Pascal Chevremont, secretario general de la asociación en París, agregando que la carga debería ser compartida por los productores de vino y champaña.

El impuesto a la cerveza es parte de 24.400 millones de euros de ingresos adicionales que el gobierno del presidente François Hollande está tratando de recaudar para cumplir con la promesa de reducir el déficit de presupuesto del 4,5 por ciento del producto interno bruto proyectado para este año a 3 por ciento en 2013. El gobierno también hizo referencia a consideraciones sanitarias cuando anunció el aumento del impuesto a la cerveza.

Cerveza y vino

Los impuestos que pagan los productores de vino y champaña suman unos 120 millones de euros, mientras que para las cerveceras se los ha elevado a más de 800 millones de euros, dijo Chevremont.

Esto es así pese a que la cerveza representa sólo el 16 por ciento del alcohol que se consume en Francia, un cuarto del 59 por ciento del vino, y tiene menor contenido alcohólico, añadió.

La industria vitivinícola –desde los viñateros y los bodegueros a los distribuidores- emplea a 250.000 personas en Francia. La cerveza, en cambio, da trabajo a 75.000, desde los productores de cebada a los vendedores de cerveza.

Las cerveceras instaladas en Francia produjeron 16,5 millones de hectolitros de cerveza en 2011, según la Asociación de Cerveceros. En contraposición, Francia produjo 51,1 millones de hectolitros de vino en 2011, según Insee, la oficina nacional de estadísticas de Francia, lo que hace del país el mayor productor del mundo.

El gobierno podría no alcanzar su objetivo en materia de impuestos a la cerveza en la medida que las ventas caigan por el aumento de los precios, expresó la asociación de cerveceros. Los fabricantes de cerveza dicen ser concientes de que el gobierno francés necesita reducir el déficit de presupuesto.

“Es sólo que se nos grava de manera desproporcionada por comparación con el vino y la champaña”, manifestó Chevremont.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV