División sexual del trabajo: desafíos para la igualdad

“El trabajo dignifica” dice un viejo refrán, pero tratándose de la mujer, el trabajo no sólo dignifica: pasa a ser una condición esencial para su autonomía económica y, por consiguiente, para acabar con su posición subordinada respecto del hombre, a quién social y tradicionalmente se ha atribuido un rol de proveedor en la esfera de lo público, es necesaria la transformación de la división sexual del trabajo.