lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 17:51

Cultura - El Mostrador

Rossana Dresdner y Miguel Lafferte presentan sus propuestas consistentes en forma y contenido

por 10 noviembre, 2012

Rossana Dresdner y Miguel Lafferte presentan sus propuestas consistentes en forma y contenido
Los libros serán presentados por los escritores Antonio Gil y José Leandro Urbina en la sala Camilo Mori.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los escritores Rossana Dresdner y Miguel Lafferte, ambos debutantes en la novela, presentarán este sábado sus creaciones “Pasajeros en tránsito” y “Máquinas de escribir”, respectivamente en la Feria Internacional del Libro de Santiago.

Los libros, publicados por LOM Ediciones, serán presentados por los escritores Antonio Gil y José Leandro Urbina en la sala Camilo Mori.

Respecto a cómo surgen sus novelas, Dresdner explica que “la estructura surgió primero: el puzzle, el caleidoscopio, los pedacitos de una vida, que se conjugan con pedacitos de la vida de otros, y que finalmente arman una, tu historia, y la de los otros. La vida es un mar de situaciones que van ocurriendo: importantes, banales, planificadas, inesperadas. “Pasajeros en tránsito” quiere reivindicar esa forma perfectamente imperfecta mediante la cual la vida se construye. Como un gran puzzle, que sólo entiendes al final. Quise mostrar que todos somos parte de todos. Que todos tenemos un rol principal y uno secundario en distintos momentos. Que todos somos fuentes de una historia –primera, segunda, tercera fuente–, que todos somos actores, principales o secundarios”.

En tanto, Lafferte precisa que “me interesaba abordar el tema de la oposición clandestina a la dictadura: la clandestinidad, los nombres falsos, la mecánica de los partidos u organizaciones; un universo muy vinculado a las novelas de espías. Ahí nace el argumento central de “Máquinas de escribir”: la posibilidad de una confusión de identidades. Ello, sumado a la condición de los detenidos desaparecidos, cuyos nombres se hallan separados de sus rostros, y de sus cuerpos, de una manera tal vez más radical. En principio deseaba hacerlo desde el punto de vista de la novela policial. Sin embargo, me encontré con un problema: en Chile el estado natural de las cosas es no saber quién es el asesino. En ocasiones, no se conocen las circunstancias exactas del asesinato. Y en algunos casos, no se sabe dónde está el cuerpo de la víctima, lo que forzosamente dificulta, o de plano imposibilita, todo lo anterior”.

Y agrega que “me interesaba ver cómo estas historias de crímenes que no se resuelven se desenvolvían dentro de una estructura de novela convencional, con suspenso, desenlace, etcétera. Fue en el pasado reciente de Chile donde encontré estas historias”.

Por su parte, Rossana explica que su creación no habla solo del exilio, sino del desarraigo. “Más que del exilio, habla de la carencia. Es total y profundamente autobiográfico. No porque los personajes sean más o menos verdaderos ni porque las situaciones descritas efectivamente ocurrieron o no. Es autobiográfico porque los sentimientos, las emociones, los temores, las inseguridades, los deseos de los personajes son verdaderos. Son míos pero también de otros. Los he conocido, de primera, segunda o tercera fuente. Este libro trata de la soledad. De perderlo todo. De jugarse la vida. Del amor. Del miedo. Trata de la esperanza, de la fuerza que todos llevamos dentro. De la valentía que no sospechamos en nosotros mismos. De la entereza. De la dignidad. De la tenacidad. De la sobrevivencia”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV