domingo, 2 de octubre de 2022 Actualizado a las 21:17

Cultura - El Mostrador

Espejos, dispositivos míticos

por 6 diciembre, 2012

Espejos, dispositivos míticos
La siguiente es una reflexión de la artista e investigadora Valeria Radrigán a propósito de la reciente presentación de Narcisaciones, de la coreógrafa Isabel Croxatto, y Abundanza, que formaron parte en octubre pasado del Ciclo de creación en tiempo real, que contó con la participación de 30 bailarines, creadores y performers.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La noción de dispositivo mítico pareciera ser una contradicción en sí misma: ¿cómo hablar de un momento en el qué confluyen tránsitos temporales, cuerpos en mutación, laberintos, minotauros y sudor?

El espejo es apenas un cuadrado diminuto, liviano, tan efímero e imposible objeto que permite entrar y salir a un universo sutil, atemporal, extraño. Los murmullos, el goce, los comentarios del público parecen pertenecer a una realidad ajena y suspendida en otro tiempo, el lapsus entre el espejo y el mundo sólo alude a una soledad multiplicada, salir de uno para entrar en otro, “un rostro me repite a mi rostro, un rostro que enmascara a mi rostro”, como decía Octavio Paz.

Me hundo, me transformo, veo la imagen multiplicarse y replicarse, respiro, me pierdo, me encuentro. No me atrevo a ir más allá. Anomalías que se esconden, cuerpo que se estira y se encoge. Aparecen 3 brazos, una pierna más larga, juego sumar cabezas, restar murmullos.

Resplandezco

Me observo

Trasciendo

Vuelvo a mi timidez ordinaria, se enrolla desde todos los ángulos.

¿Soy o no parte de de este rapto?

Quisiera saber si el tiempo puede detenerse y descomponerse. Me invitan, en medio de la ciudad, a hacer ese ejercicio. ¿se vuelve igual, al cotidiano, o hay una re-novación de la mirada? Curiosa atravieso ahora los espejos de las tiendas y los escaparates, los botiquines y el baño de la casa, buscando una mirada de infancia, el cuerpo retornado, la cicatriz que olvidada emerge desde la piel. Las edades figuradas y transfiguradas. Como si la ciudad misma se conformara de espejos.




Un dispositivo mítico tiene la posibilidad de atrapar en su magia, o de accionarse a voluntad y dejarse a un lado. La pregunta es quién es el que decide o si es posible decisión alguna. Antiguamente, las comunidades veían en sus propios mitos la posibilidad de gestar una sabiduría grupal que otorgara respuestas profundas ancladas en un inconsciente colectivo. Cabe preguntarse si estas nuevas comunidades, que hoy se reúnen ya no en un rito sino en un espectáculo, forman algún vínculo innombrable e imperceptible, pero veraz.

*Valeria Radrigán

 

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV