Constituir un Chile plurinacional

Reconocer la realidad plurinacional de Chile exige superar las pulsiones centralistas, para empezar el debate desde las periferias hacia el centro. Lejos de ser un asunto de seguridad, de pobreza o de tierras, es un problema de democracia y bajo este enfoque se comprende que las soberanías no se fragmenten ni se destruyan, sino que sólo se re-expresen sobre nuevos principios. Ser nación no es nada más que la voluntad de “vivir juntos”. Esa voluntad no es posible de negar, anular ni terminar por decreto, porque reside en las personas mismas.