SQM, Longueira, Contesse… la hora más oscura de la democracia chilena

Parece emblemático que la primera audiencia preparatoria del juicio oral del escándalo general de corrupción entre política y dinero, sea justamente un 5 de octubre, fecha del plebiscito de 1988, que abrió las puertas a la recuperación democrática. El recordatorio, que podría parecer anécdota de almanaque, en realidad encierra la lamentable inclusión de políticos de todas las tendencias, mezclados en una trama de corrupción que sindican a nuestra democracia como un ente jurídico semisoberano y sometido al poder del dinero. El foco estará puesto en el buque insignia de la actividad empresarial corruptiva, Soquimich (SQM), y su capitán de dineros, Patricio Contesse, y, entre los políticos, en Pablo Longueira, exsenador y exministro de la UDI, acusado por cohecho –y también por múltiples y reiterados delitos tributarios, pero como el SII, inexplicablemente, no se querelló por dichos delitos, quedaron fuera del juicio–.