A un año del 18-O: el viernes de furia que derrumbó el oasis de Piñera y desató un proceso constituyente sin vuelta atrás

La jornada vivida el 18 de octubre de 2019 fue como una olla a presión que dejó en evidencia la desigualdad en un país que reaccionó al alza del transporte público. Fue el inicio de un estallido que dejó secuelas, que aún no se cierran, como las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado en nombre de un «orden público» que tanto anheló un Presidente que, tras 22 días de intensas protestas y graves hechos de violencia, recién admitía que un cambio en el texto constitucional era un asunto urgente. Fue un viernes de furia que marcó el punto de partida para el proceso constituyente que tendrá como hito la realización del plebiscito el próximo 25 de octubre. Hoy, en medio de la pandemia, la pintada, repintada y restaurada Plaza Italia espera ser visitada este domingo en la conmemoración de la revuelta que dio paso a la histórica decisión sobre reemplazar la actual Constitución heredada de la dictadura cívico-militar.