El MostradorEl Mostrador https://www.elmostrador.cl https://www.elmostrador.cl Thu, 06 May 2021 06:55:20 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.8 Sobre las nuevas y viejas ideas para la vivienda social Opinión https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2021/05/06/sobre-las-nuevas-y-viejas-ideas-para-la-vivienda-social/ https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2021/05/06/sobre-las-nuevas-y-viejas-ideas-para-la-vivienda-social/#respond Thu, 06 May 2021 05:20:14 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635070 https://www.elmostrador.cl/media/2020/07/arquitectura.jpg La problemática de la vivienda social es un tema que en Chile tiene larga data, tanto por el lugar que ha ocupado en las políticas públicas, la filantropía y la acción empresarial. Tempranamente el Estado de Chile, en 1906, dictó la ley de habitaciones obreras, dando origen a un largo camino de políticas públicas en […]]]>

La problemática de la vivienda social es un tema que en Chile tiene larga data, tanto por el lugar que ha ocupado en las políticas públicas, la filantropía y la acción empresarial. Tempranamente el Estado de Chile, en 1906, dictó la ley de habitaciones obreras, dando origen a un largo camino de políticas públicas en torno a esta necesidad social.

En el momento actual, donde en el Parlamento se sigue discutiendo la llamada “Ley de Integración Territorial y Urbana” y existe una proliferación de nuevos campamentos, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, junto al Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, convocaron a un grupo transversal de expertos para que propongan soluciones habitacionales que puedan ser implementadas en el corto plazo. En ese contexto se han reflotado viejas ideas que se levantan como nuevas alternativas, como son la densificación de pequeños lotes (construir hacia arriba, “el suelo está en el aire”), la regeneración urbana, la vivienda progresiva y la necesidad de la participación como un valor al momento de buscar las soluciones al problema habitacional.

Pero es importante hacer justicia sobre el origen y la trayectoria de los conceptos. Entre los años 1957 y 1965, el arquitecto británico John Turner (inspirado en las ideas de Patrick Geddes), desarrolló un extenso trabajo en las barriadas de Arequipa y Lima (Perú), que publicó en 1963  en el número 8 de la revista Architectural Design, allí recogió las conclusiones de los proyectos de vivienda que realizó a partir de sus observaciones de cómo los pobladores desarrollaban por autoconstrucción sus viviendas en forma “progresiva”, que es lo mismo que hoy el arquitecto Alejandro Aravena denomina “vivienda incremental”.

Por su parte, en Chile, Edwin Haramoto, destacado arquitecto y profesor de la Universidad de Chile que consagró su trabajo académico a la vivienda social, público en 1987, junto a Pamela Chiang, Rubén Sepúlveda e Iván Kliwadenc,o un libro imperdible en el tema, Vivienda social: tipología de desarrollo progresivo, entre otros estudios. Esto está ampliamente documentado en múltiples estudios académicos.

En una línea similar el Banco Mundial, en la década de los 70 del siglo XX, fomentó los lotes con servicios que en Chile conocimos como las “casetas sanitarias”, que obedecen al mismo concepto: el Estado subsidia una parte de la solución habitacional y el habitante de manera “incremental” o “progresiva” completa la vivienda. A igual concepto de vivienda que crece por la acción de sus habitantes obedecieron los proyectos de comienzos de los 2000, como las llamadas “casas Chubi”, que fueron fuertemente criticadas por la mala calidad de las terminaciones no así por el concepto que tenían detrás.

A fines de los años 80, el Centro Urbano de Asistencia técnica Taller Norte realizó, en varias comunas de Santiago, programas de vivienda progresiva con densificación de lotes inspirados en el trabajo el “Lote de 9×18 en la encrucijada habitacional de hoy” (1988), de la arquitecta Monserrat Palmer y el arquitecto Francisco Vergara. Esta experiencia fue recogida en el Gobierno del presidente Aylwin y dio origen al programa de Vivienda Progresiva y al programa de densificación de lotes del Minvu, en el cual participaron muchas ONGs, como Jundep, el TVS (Taller de Vivienda social) y el mismo Taller Norte. En años recientes, el Minvu levantó el programa de “Pequeños Condominios”, que busca la densificación de lotes como una forma de que la ciudad no siga expandiéndose y los habitantes puedan obtener una vivienda en su barrio de origen. Desgraciadamente, estas, que son buenas ideas, no han tenido detrás la fuerza de la decisión política de situarlas como una prioridad y no han ido más lejos de quedar en “experiencias piloto”.

Desde el ámbito académico se han seguido reelaborando estos conceptos y en la actualidad en la Escuela de Arquitectura de la PUC hay un taller denominado “9×18”, dirigido por el arquitecto Rodrigo Tapia; en la Escuela de Arquitectura de la U. de Chile trabaja el arquitecto Juan Pablo Urrutia en proyectos de Pequeño Condominio (microrradicación), al igual que yo le he hecho en la Escuela de Arquitectura de la USACH. La lista de arquitectos y arquitectas que han trabajado en Chile y el mundo tanto hoy como en el pasado en la hoy llamada “vivienda incremental”, así como en la densificación de pequeños lotes urbanos, es muy extensa y no me es posible nombrarlos a todos.

No menor es el hecho de que la “Vivienda Progresiva” en Chile ha formado parte de la política pública desde el Gobierno del Presidente Aylwin desde los años 90 del siglo XX. Quien teorizó y trabajó en la implementación del programa que tomó el nombre de “Vivienda Progresiva” desde Minvu fue la reconocida arquitecta Joan MacDonald, exsubsecretaria de Vivienda y Urbanismo y exdirectora del Servicio Metropolitano de Vivienda y Urbanización, dependiente del mismo ministerio. Emblemático también es el proyecto del Premio Nacional de Arquitectura Fernando Castillo Velasco, denominado “Comunidad Andalucía”, del año 1990, que es claramente un proyecto de vivienda “incremental” aunque se denominaba “progresiva”.

Mi intención con esta nota no es restar mérito a la obra de ningún arquitecto sino que poner atención en que, cuando surgen “nuevas ideas”, es importante por rigor ético y académico reconocer a quienes fueron la fuente de su inspiración.

]]>
https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2021/05/06/sobre-las-nuevas-y-viejas-ideas-para-la-vivienda-social/feed/ 0
La educación de calidad Opinión https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/la-educacion-de-calidad/ https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/la-educacion-de-calidad/#respond Thu, 06 May 2021 05:18:42 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635094 https://www.elmostrador.cl/media/2013/11/profesores-simce-ingles.jpg Invertir en educación es invertir en el desarrollo del país, es invertir en la generación de canales de democracia y oportunidades para todas y todos. Esto que parece tan obvio en realidad no lo es tanto. ¿Por qué la inversión en educación podría aportar en profundizar los aspectos democráticos? Revisemos lo que sucede cuando una […]]]>

Invertir en educación es invertir en el desarrollo del país, es invertir en la generación de canales de democracia y oportunidades para todas y todos. Esto que parece tan obvio en realidad no lo es tanto. ¿Por qué la inversión en educación podría aportar en profundizar los aspectos democráticos? Revisemos lo que sucede cuando una sociedad tiene bajos indicadores de nivel educacional en la población.

Lo primero que salta a la vista es que la información que le llega a la población general, desde las autoridades políticas, medios de comunicación y agencias de publicidad en general, podría estar llena de inexactitudes, información tergiversada o, lo que es más grave, una mentira. Esta situación se aprecia en toda su magnitud en la información que se entrega a través de las redes sociales. Se comparten avisos, noticias, alarmas y ataques a personas e instituciones, sin ningún pudor ni espíritu de cuestionar aquella información. Esto implica que es muchísimo más trivial poder manipular a un sector de la sociedad cuando no se tiene, por parte de este sector, las herramientas para analizar y decidir sobre la información recibida, menguando su participación real en las decisiones democráticas del país.

En cambio, una sociedad altamente educada y preparada en muchos campos del conocimiento, tiene una capacidad de análisis mucho mayor de toda la información que le llega y esto hace que sus decisiones ciudadanas puedan llegar a tener un impacto profundo en el desarrollo democrático del país.

El otro punto del eslogan inicial es el asunto de las oportunidades. ¿Por qué la educación pudiese ayudar a que un grupo de la sociedad, o la sociedad completa, tenga más e iguales oportunidades? Esto tampoco es tan obvio y el mejor ejemplo es el chileno. En las últimas décadas se ha masificado la educación superior en porcentajes que nunca hubiésemos pensado siquiera hace 30 años. Los índices de alfabetización de nuestra población son equivalentes a los de países desarrollados. Sin embargo, el estallido social nos muestra las profundas desigualdades de nuestra sociedad y, por ende, que las oportunidades no son equivalentes a los niveles de cobertura educacional.

Entonces, ¿cómo se concilian los niveles de cobertura educacional con las reales oportunidades? Acá, creo, llegamos al punto que deseo tocar en esta reflexión, esto es, el nivel en la educación recibida. Eso es lo relevante en la educación como nivel de desarrollo. Cuando en Chile pasamos de jornadas escolares parciales a jornadas completas, se resolvió un problema de carácter curricular para muchas asignaturas y programas, pero creo que no se dio el énfasis a la calidad en estos procesos y el resultado está a la vista cuando nos comparamos con otros países, utilizando instrumentos de evaluación objetivos y validados.

Además, en los últimos años hemos detectado como sociedad una relajación en los procedimientos, protocolos y actividad profesional en general, todas a cargo de profesionales que hemos formado en nuestro país, incluyendo en algunos casos profesionales con postítulos y posgrados, dejando serias dudas respecto del nivel real de nuestros profesionales. Acá me refiero a los errores, omisiones y explicaciones erradas que se dan en muchas áreas del desarrollo, como errores de planificación, implementación y evaluación de iniciativas de transporte e infraestructura vial, en procedimientos de investigación policial, manejo de crisis, emergencias, pandemia y un largo etcétera.

Naturalmente no podemos aventurar respuestas a la interrogante ¿por qué pasa esto? Yo, humildemente, voy a plantear una hipótesis que se debe tener presente para hacer estudios que la avalen o desechen. La idea está en la calidad de los procesos educacionales en todo el sentido amplio de la frase. Calidad en los profesores, infraestructura, programas, procesos e instrumentos de evaluación. Si pudiésemos contar con estudios robustos respecto de las variables que influyen en la calidad de los procesos educacionales, podríamos contar con nuevos programas basados en la idea de “menos es más”, siempre que sea de calidad. Pero estos estudios deben ser realizados por el mundo académico independiente, en algún marco de participación nacional e involucrando, en la parte final, a las autoridades administrativas y políticas y a los demás actores de la educación.

Si logramos tener procesos de calidad en educación en todos los niveles, nuestra sociedad será verdaderamente democrática y podríamos aspirar a rozar el desarrollo.

]]>
https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/la-educacion-de-calidad/feed/ 0
Lo que la Ley de Teletrabajo (y la empresa) olvidó Opinión https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/lo-que-la-ley-de-teletrabajo-y-la-empresa-olvido/ https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/lo-que-la-ley-de-teletrabajo-y-la-empresa-olvido/#respond Thu, 06 May 2021 05:16:52 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635110 https://www.elmostrador.cl/media/2021/02/teletrabajoaton4-aacde2692708dabee11188ab80d504b9-1200x600-1.jpg Poco más de un año ha pasado desde que entró en vigencia la Ley de Teletrabajo –que vino a regular una opción laboral que cada día adquiere más fuerza entre empresas y trabajadores– y que llegó justo cuando comenzaban los confinamientos por la COVID-19 que obligaron a millones de chilenos a realizar sus labores a […]]]>

Poco más de un año ha pasado desde que entró en vigencia la Ley de Teletrabajo –que vino a regular una opción laboral que cada día adquiere más fuerza entre empresas y trabajadores– y que llegó justo cuando comenzaban los confinamientos por la COVID-19 que obligaron a millones de chilenos a realizar sus labores a distancia.

Esta ley ha incorporado un marco legal a una práctica que se realizaba en alrededor del 30% del mercado en Chile, pero en forma muy desigual entre industrias y niveles jerárquicos. Es por ello que el gran desafío de las normativas es que hay muchas cosas que no cubren o no incluyen Es que el teletrabajo, más aún en tiempos de pandemia y cuarentenas, no es ese paraíso soñado en que la tranquilidad del hogar permite concentrarse en las tareas más importantes de la jornada, mientras que, de paso, se evitan las aglomeraciones y la congestión vehicular. Hoy las casas, para la mayor parte de las personas, incluyen niños, mascotas, ruidos y una serie de pequeñas distracciones, las que, en mayor medida, son atendidas por las mujeres.

Esto ha generado, por un lado, una caída importante en la participación laboral femenina, que ha tenido que relegar el camino ganado por no poder atender a la casa y el trabajo, como también un mayor estrés y sobrecarga para estas, que siguen teletrabajando mientras intentan controlar todo lo que ocurre dentro de la casa. La corresponsabilidad parental, ese ideal donde el hombre se hace cargo de los niños y las tareas de la casa, está muy lejos de ser alcanzada en la mayor parte de las familias de Chile (y probablemente de buena parte del mundo).

Es por esto que, ante un niño que llora o un timbre que suena, suele ser la mujer la que deja lo que esté haciendo para atender el llamado. Ni que decir frente a la necesidad de guiar a los hijos en sus clases online que, entre dudas, problemas de conexión y la ansiedad de mostrar lo aprendido, acuden constantemente a ellas. Este contexto, sin lugar a dudas, va en detrimento de la mujer. Y, mientras la cultura al interior de los hogares cambia lentamente, las empresas también tienen tareas que hacer para facilitar la vida de sus teletrabajadores, hombres y mujeres especialmente.

Decenas de ideas se han implementado para ayudar a compatibilizar estos dos mundos que antes no convivían, desde el bloqueo de agendas a horarios flexibles. De todas formas, ninguna de estas medidas tendrá éxito si se da por sentado que las políticas son suficientes o que con comunicar su existencia el problema está resuelto. Lo más importante no es lo que se dice, es lo que se hace.

Por esto es que lo fundamental es propiciar los espacios de conversación –los que son más que decir, ya que implican una escucha activa– que nos permitan ver qué pasa con cada persona dentro de la organización y así ayudarlas a adaptar su quehacer diario, de manera que el mundo hogar y el mundo laboral puedan convivir sin problemas.

Como en todo ámbito de la vida profesional y la relación laboral, entonces, hoy más que nunca debemos pasar de la opción a la acción. Los líderes deben ser ejemplo para sus equipos: horarios de desconexión y bloqueos de agenda deben ser respetados, se deben habilitar estas conversaciones a las que se hacen referencia arriba respecto al balance vida laboral y personal; es decir, en un contexto en donde lo personal se mezcla con lo profesional, debemos ser cada vez más empáticos y cercanos. Los estudios nos muestran que las organizaciones y organismos empáticos tienen algunas millas ganadas en el camino al éxito.

El resultado de esta escucha y hacer será un desafío para las empresas, las que sin duda también recibirán el beneficio de menores licencias médicas, un mayor compromiso con la organización y la tranquilidad de saber que sus colaboradores están bien.

]]>
https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/06/lo-que-la-ley-de-teletrabajo-y-la-empresa-olvido/feed/ 0
Operación Yasna: la factótum de la oposición PAÍS https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/operacion-yasna-la-factotum-de-la-oposicion/ https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/operacion-yasna-la-factotum-de-la-oposicion/#respond Thu, 06 May 2021 05:10:13 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635182 https://www.elmostrador.cl/media/2021/04/Aton_504120-scaled.jpg En la DC dicen que la senadora considera que el escenario político actual es de tal complejidad por el desfonde del Gobierno y los efectos de la crisis social, económica y sanitaria, que se hace indispensable que alguien asuma un rol de conducción, distinto a los partidos y candidatos presidenciales, para tener cierta legitimidad ante la ciudadanía, asegurar algunas cuotas de estabilidad y paz social y, así, no poner en riesgo todo el proceso constituyente. Pero hoy su ascenso político es un hecho imposible de soslayar en cualquier oficina del Congreso, en los salones de La Moneda y en los análisis de los medios de comunicación. El problema es que en los grupos de WhatsApp y Telegram de la Democracia Cristiana es comentario obligado que, mientras la figura de Rincón no prende en la carrera presidencial, la imagen de Provoste crece sistemáticamente en adhesión y valoración ciudadana.]]> En la DC dicen que la senadora considera que el escenario político actual es de tal complejidad por el desfonde del Gobierno y los efectos de la crisis social, económica y sanitaria, que se hace indispensable que alguien asuma un rol de conducción, distinto a los partidos y candidatos presidenciales, para tener cierta legitimidad ante la ciudadanía, asegurar algunas cuotas de estabilidad y paz social y, así, no poner en riesgo todo el proceso constituyente. Pero hoy su ascenso político es un hecho imposible de soslayar en cualquier oficina del Congreso, en los salones de La Moneda y en los análisis de los medios de comunicación. El problema es que en los grupos de WhatsApp y Telegram de la Democracia Cristiana es comentario obligado que, mientras la figura de Rincón no prende en la carrera presidencial, la imagen de Provoste crece sistemáticamente en adhesión y valoración ciudadana.]]>

Este martes 4 de mayo, los brazos de la senadora Yasna Provoste (DC) se abrieron generosos para acoger a tres candidatos presidenciales de la centroizquierda que tuvieron actividades con la prensa en el Congreso Nacional: a las 12:11 horas acompañó a la carta de Nuevo Trato, Pablo Vidal, en una pauta para presentar la condonación de las deudas estudiantiles; a las 12.19 horas se colocó a la derecha de Ximena Rincón, donde junto a diputados y senadores de la falange fijaron su postura sobre el bono saldo cero; por la tarde, siempre en el Congreso, la presidenta del Senado recibió a la candidata presidencial del PS, Paula Narváez, quien le entregó propuestas para enfrentar las negociaciones con el Gobierno sobre una Reforma Tributaria y Renta Básica Universal.

Todos, gestos con los que Provoste pretende aquietar las ansiedades y el nerviosismo que una eventual carrera presidencial suya genera en la centroizquierda y, muy especialmente, al interior del equipo de campaña de Ximena Rincón, su camarada de partido, que ve con angustia cómo sus aspiraciones presidenciales no logran traspasar los límites del margen de error de las distintas encuestas, mismo escenario que enfrentan las cartas del pacto Unidad Constituyente y los candidatos del Frente Amplio, Gabriel Boric y Marcelo Díaz.

El revuelo político que ha causado la senadora no es fruto de la casualidad. Hace algunas semanas asumió como presidenta del Senado, una posición desde la cual pretende articular un liderazgo convocante e influyente en medio de la orfandad de la centroizquierda. Quienes la conocen, afirman que cultivó y trabajó su perfil político estos últimos tres años para llegar a este momento de liderar la testera de la Cámara Alta, para lo cual tiene un equipo especial de trabajo: el exdiputado Aldo Cornejo, quien es reconocido como su asesor político principal; Nicolás Farrán, exjefe de gabinete del senador Jorge Pizarro; y el economista Julio Valladares, además del periodista Luis Conejeros, exasesor de comunicaciones de la campaña presidencial de Alejandro Guillier.

Pero explicaciones más o declaraciones públicas menos, lo cierto es que el plan original de Provoste –ser la factótum de la oposición, el verdadero poder del sector– podría cruzarse en el corto plazo con el realismo político y terminar imponiéndose en medio de los difíciles tiempos que corren. Desde esa perspectiva, varias figuras de la centroizquierda aseguran que, si en los próximos días o en una próxima encuesta alcanza el número mágico de un 7% de intención de voto presidencial, todo podría cambiar no solo al interior de la DC, sino también para las otras candidaturas de Unidad Constituyente, que se han autoimpuesto legitimarse como cartas presidenciales en una primaria.

Muchos personeros falangistas reconocen que Provoste es, hoy por hoy, la figura política más completa al interior de la Democracia Cristiana y, probablemente, también en toda la oposición. Una mujer sinceramente de centroizquierda, que no tuvo ningún complejo en advertir –el 17 de marzo, cuando asumió la presidencia de la Cámara Alta– que “soy opositora al Gobierno del Presidente Piñera. Creo que nuestro país merece más de lo realizado por su Gobierno. Por eso, haré todos los esfuerzos que estén en nuestras manos para contribuir a lograr la más amplia unidad de la oposición, para recuperar la confianza de la gente y construir un Gobierno de mayoría a la altura de las necesidades del país y de sus aspiraciones de paz y estabilidad”.

Desde su entorno aseguran que en ese discurso está reflejado íntegramente su plan político: articular a la oposición y consolidar su imagen como la de líder del sector, ser un factor de unidad, agregan, para ayudar a conducir a las huestes opositoras a recuperar el Gobierno e impedir que la derecha no solo retenga el poder, sino que zafe también de la responsabilidad política de los errores y el mal manejo del Presidente, Sebastián Piñera, en la crisis social que estalló en octubre de 2019, como además en la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia del coronavirus.

En la DC dicen que la senadora Provoste considera que el escenario político actual es de tal complejidad por el desfonde del Gobierno y los efectos de la crisis social, económica y sanitaria, que se hace indispensable que alguien asuma un rol de conducción, distinto a los partidos y candidatos presidenciales, para tener cierta legitimidad ante la ciudadanía, asegurar algunas cuotas de estabilidad y paz y, así, no poner en riesgo todo el proceso constituyente.

Provoste no era tema hace algunas semanas, pero hoy su ascenso político es un hecho imposible de soslayar en cualquier oficina del Congreso, en los salones de La Moneda y en los análisis de los medios de comunicación. El problema, advierten emblemáticos líderes falangistas, es que en los grupos de WhatsApp y Telegram de la Democracia Cristiana es comentario obligado que, mientras la figura de Rincón no prende en la carrera presidencial, la imagen de la senadora Provoste crece sistemáticamente en adhesión y valoración ciudadana.

Dicho eso y tras un ejercicio de realismo que todos reconocen en la Democracia Cristiana, después repiten como un mantra que la candidata de la colectividad es la senadora Rincón y que hay que apoyarla.

La propia Yasna Provoste aseguró, hace menos de una semana –y varias veces más en los días siguientes–, que “no soy candidata a nada”, cuando antes de reunirse con el Presidente Piñera en La Moneda fue consultada por una posible carrera presidencial. Varios cercanos a la legisladora manifiestan que a ella le incomoda el tema y que no está trabajando para eso, pese a que una vez que comenzó a sonar con mayor fuerza en las encuestas instaló un despliegue comunicacional intenso en radios y matinales de televisión, por donde pululan recurrentemente los que sí se asumen como candidatos.

Desde el equipo de asesores salen a aclarar, eso sí, que el amplio despliegue en medios de comunicación en los últimos días responde única y exclusivamente a la necesidad de explicar en detalle que las negociaciones con el Gobierno por el acuerdo de mínimos comunes no es una cocina, como ha querido instalar la diputada y figura presidencial del Partido Humanista, Pamela Jiles.

También advierten que la gente necesita entender de qué se habla con “mínimos comunes” y, por ello, se han utilizado espacios de amplia penetración desde el punto de vista comunicacional. Eso sí, exigiendo no banalizar su figura, aceptando entrevistas persona a persona, pero no participando en paneles de debate con otros políticos. “La idea es recordar que se trata de la segunda autoridad del país después del Presidente de la República”, advierten.

El número mágico

Pero explicaciones más o declaraciones públicas menos, lo cierto es que el plan original de Provoste –ser la factótum de la oposición, el verdadero poder del sector– podría cruzarse en el corto plazo con el realismo político y terminar imponiéndose en medio de los difíciles tiempos que corren. Desde esa perspectiva, varias figuras de la centroizquierda aseguran que, si en los próximos días o en una próxima encuesta alcanza el número mágico de un 7% de intención de voto presidencial, todo podría cambiar no solo al interior de la DC, sino también para las otras candidaturas de Unidad Constituyente, que se han autoimpuesto legitimarse como cartas presidenciales en una primaria.

El problema para ellos es que a un par de semanas de inscribir las candidaturas para la primaria legal, Ximena Rincón, Paula Narváez, Heraldo Muñoz y Carlos Maldonado no prenden y no se avizora ningún factor que vaya a provocar un vuelco en esa tendencia.

En este escenario comienzan a sumarse las voces falangistas que no dudarían en desconocer los resultados de la primaria interna de la Democracia Cristiana, en que votaron cerca de 30 mil personas y definieron a la senadora Rincón como la abanderada presidencial del partido. De hecho, lo dijo abiertamente esta semana en Radio Cooperativa la exministra y hoy candidata a constituyente, Laura Albornoz: “Ante la eventualidad del surgimiento de una candidatura que convoque de mejor forma a los chilenos y chilenas, la verdad es que como militante no me cierro. Me imagino que Fuad (Chahin) y la propia Yasna, tanto como Ximena, tendrán que reflexionar qué es lo mejor para el país y para el conglomerado”.

Al interior de la DC afirman que, puestos en esta disyuntiva, es la Junta Nacional del partido la que tendrá la última palabra y, quizás, lo más importante en este hipotético escenario sea definir el mecanismo más adecuado para bajar la candidatura de Rincón y proclamar a Provoste.

En tal contexto, las mismas fuentes sostienen que el presidente de la tienda, Fuad Chahin, “tiene la película clara” y no vería con malos ojos una posible candidatura presidencial de la senadora por Atacama, con quien –como es sabido– no tiene una relación cercana y se encuentran en posiciones diametralmente opuestas al interior de la colectividad, al punto que Provoste podría disputarle la presidencia de la falange en las próximas elecciones internas que, con toda certeza, se postergarán para después de los comicios presidenciales.

De hecho, desde el corazón de la colectividad de la flecha roja explicaron que para Provoste la gestión de Chahin está “totalmente vencida”, considera que “su plazo ya expiró” y que el partido necesita un cambio de timón. Es más, en sus objetivos estaría que su liderazgo le permita incidir en las internas de la falange, ya sea como timonel o impulsando una nueva directiva afín a ella.

Independientemente de la interna, un parlamentario DC advirtió que Fuad Chahin no tendría problemas en cambiar de abanderada, ya que “por primera vez va a sentir el cosquilleo de poder llevar a la Presidencia a alguien de la Democracia Cristiana, cuestión que no se ha vuelto a repetir desde 1993, cuando ganó la elección Eduardo Frei Ruiz-Tagle”.

Poder en las sombras

De no haber cambio de planes a último minuto, el plan de Provoste –explican en la DC– es mantenerse fuera de la contienda presidencial, amarrar efectivamente los acuerdos por los mínimos comunes y consolidarse en el poder real en el sector, para desde esa posición influir en las decisiones y rumbo de la centroizquierda.

De manejar los hilos y las negociaciones sabe Yasna Provoste. Como muchos advierten, se demoró tres años en alcanzar la presidencia del Senado y, para ello, estuvo dispuesta a dejar en el camino a la senadora Carolina Goic, quien, tras ocho años en la Cámara Alta, aspiraba a ser su presidenta en este período.

Lo cierto es que la senadora Provoste, independientemente de las decisiones que se adoptan en el seno de las cúpulas del poder, prueba hoy las mieles de la política que en otras épocas fueron hieles, cuando fue destituida del cargo de ministra de Educación, tras la acusación constitucional presentada en su contra por la oposición al primer Gobierno de Michelle Bachelet, el año 2008.

Esa misma oposición está hoy en el Gobierno, uno fuertemente golpeado por su incapacidad de conducir adecuadamente la crisis sanitaria, económica y social más dura que ha enfrentado este país. Aquellos que hace años votaron en su contra para destituirla, no dudaron hace pocos días en abandonar al Presidente y rodear a Provoste en el patio de La Moneda con la esperanza de que sea ella la tabla de salvación de una administración totalmente a la deriva.

Por el otro lado, en la centroizquierda comienza a crecer la sensación de que es Provoste la única esperanza que les va quedando para recuperar el Gobierno y volver a instalarse en La Moneda, sin embargo, con todos los escenarios tan líquidos en la política, un paso en falso podría desbaratar cualquier proyecto. Quienes conocen a Provoste afirman que la acusación constitucional la cambió mucho, que los cinco años de “exilio político” la hicieron cultivar la paciencia, aprendió a manejar la ansiedad y que las cosas se consiguen paso a paso, características que en política pueden marcar mucho la diferencia.

]]>
https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/operacion-yasna-la-factotum-de-la-oposicion/feed/ 0
Alejandra Jiménez, candidata a constituyente: “Cuando hablamos de una Constitución feminista, hablamos de cambiar el paradigma de cómo entendemos el poder” ELECCIONES 2021 https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/alejandra-jimenez-candidata-a-constituyente-cuando-hablamos-de-una-constitucion-feminista-hablamos-de-cambiar-el-paradigma-de-como-entendemos-el-poder/ https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/alejandra-jimenez-candidata-a-constituyente-cuando-hablamos-de-una-constitucion-feminista-hablamos-de-cambiar-el-paradigma-de-como-entendemos-el-poder/#respond Thu, 06 May 2021 05:08:36 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635028 https://www.elmostrador.cl/media/2021/05/foto-ale-jimenez.png La actriz y gestora cultural es la candidata PC a la Convención Constitucional de la Lista Apruebo Dignidad en el distrito 10, que comprende Santiago, Ñuñoa, Macul, La Granja, Providencia y San Joaquín. Las prioridades de su campaña se centran en establecer un "Estado garante de derechos, multicultural, y plurinacional, que reconozca a los pueblos originarios con autodeterminación para sus territorios y recursos naturales". Sobre el derecho al arte y a las culturas, explica que debe ser establecido como un "bien público y un derecho humano", para robustecer una estructura estatal que otorgue más recursos y una "mayor descentralización, que empodere a los gobiernos locales para generar espacios que puedan convertirse en centros culturales". Afirma que es necesario discutir el concepto de familia, para incorporar la diversidad de ellas, al tiempo que es partidaria de un sistema unicameral, la iniciativa popular de ley y la revocación del mandato presidencial. "La democracia ya no es traspasarla con el derecho y deber de votar cada cuatro años y listo y esa es mi participación. Hoy día entendemos que la democracia es distinta, que todos la hacemos todos los días, que todos tenemos que comprometernos de manera responsable e involucrarnos en los procesos", agrega Jiménez.]]> La actriz y gestora cultural es la candidata PC a la Convención Constitucional de la Lista Apruebo Dignidad en el distrito 10, que comprende Santiago, Ñuñoa, Macul, La Granja, Providencia y San Joaquín. Las prioridades de su campaña se centran en establecer un "Estado garante de derechos, multicultural, y plurinacional, que reconozca a los pueblos originarios con autodeterminación para sus territorios y recursos naturales". Sobre el derecho al arte y a las culturas, explica que debe ser establecido como un "bien público y un derecho humano", para robustecer una estructura estatal que otorgue más recursos y una "mayor descentralización, que empodere a los gobiernos locales para generar espacios que puedan convertirse en centros culturales". Afirma que es necesario discutir el concepto de familia, para incorporar la diversidad de ellas, al tiempo que es partidaria de un sistema unicameral, la iniciativa popular de ley y la revocación del mandato presidencial. "La democracia ya no es traspasarla con el derecho y deber de votar cada cuatro años y listo y esa es mi participación. Hoy día entendemos que la democracia es distinta, que todos la hacemos todos los días, que todos tenemos que comprometernos de manera responsable e involucrarnos en los procesos", agrega Jiménez.]]>

]]>
https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2021/05/06/alejandra-jimenez-candidata-a-constituyente-cuando-hablamos-de-una-constitucion-feminista-hablamos-de-cambiar-el-paradigma-de-como-entendemos-el-poder/feed/ 0
Elecciones de mayo: “la quinta papeleta” OPINIÓN https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/elecciones-de-mayo-la-quinta-papeleta/ https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/elecciones-de-mayo-la-quinta-papeleta/#respond Thu, 06 May 2021 05:06:14 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1634992 https://www.elmostrador.cl/media/2021/04/Captura-de-pantalla-2021-04-29-a-las-01.36.22.png No es exagerado señalar que los resultados de las elecciones de los días 15 y 16 de mayo van a reconfigurar la disputa presidencial. Por un lado, determinarán la distribución de fuerzas a lo largo del territorio nacional con la inédita elección de gobernadores regionales y, por otro, el futuro político, económico e institucional del país con la elección de constituyentes, la que tendrá directa relación con el proyecto o alternativa presidencial que elijan los chilenos.]]> No es exagerado señalar que los resultados de las elecciones de los días 15 y 16 de mayo van a reconfigurar la disputa presidencial. Por un lado, determinarán la distribución de fuerzas a lo largo del territorio nacional con la inédita elección de gobernadores regionales y, por otro, el futuro político, económico e institucional del país con la elección de constituyentes, la que tendrá directa relación con el proyecto o alternativa presidencial que elijan los chilenos.]]>

Incertidumbre. Esa es la palabra que mejor describe el escenario presidencial en nuestro país. No tenemos nada que envidiarles a los peruanos. A la fecha existen al menos 15 cartas que buscan llegar a La Moneda, de las cuales ninguna logra posicionarse –según las encuestas– con una amplia ventaja. Pero eso cambiará con los comicios de los próximos 15 y 16 de mayo. En estas elecciones no solo se definirá la conformación de la Convención Constitucional (además de gobernadores, alcaldes y concejales), también se marcará la pauta de la carrera presidencial, lo que podría entenderse como la “quinta papeleta”.

Actualmente, los sondeos de opinión son liderados por la oferta populista farandulera de Pamela Jiles (PH) y la izquierda radical de Daniel Jadue (PC). Mientras tanto la centroizquierda, reducida a la más absoluta irrelevancia, hasta ahora, no ha logrado encontrar en Heraldo Muñoz (PPD), Paula Narváez (PS) ni en Ximena Rincón (DC) un liderazgo potente, que convoque a quienes alguna vez se sintieron identificados con ese sector. La verdad sea dicha: ya no “prendieron”.

Con estos antecedentes sobre la mesa, los candidatos actuales deberán determinar si es que su opción es realmente competitiva para afrontar el populismo de Jiles y el proyecto radical de Jadue. Además tendrán que reorientar sus estrategias y propuestas y, por sobre todo, comenzar a mirar hacia el centro político e independientes.

Similar situación vive el Frente Amplio. Ese conglomerado que supuestamente venía a renovar la política, ha sufrido múltiples divisiones y peleas internas. Su candidato, Gabriel Boric (CS), solo consigue escuálidos niveles de adhesión.

A su vez, la centroderecha también enfrenta un contexto complejo en materia presidencial. La disputa entre Joaquín Lavín y Evelyn Matthei en la UDI por la nominación del partido; la irrupción de José Antonio Kast con el Partido Republicano; las opciones de Mario Desbordes (RN) e Ignacio Briones (Evópoli) que no han logrado despegar en las encuestas, y la alternativa independiente del exministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, son muestras de una fragmentación en la plataforma del sector.

No es exagerado señalar que los resultados de las elecciones de los días 15 y 16 de mayo van a reconfigurar la disputa presidencial. Por un lado, determinarán la distribución de fuerzas a lo largo del territorio nacional con la inédita elección de gobernadores regionales y, por otro, el futuro político, económico e institucional del país con la elección de constituyentes, la que tendrá directa relación con el proyecto o alternativa presidencial que elijan los chilenos.

Con estos antecedentes sobre la mesa, los candidatos actuales deberán determinar si es que su opción es realmente competitiva para afrontar el populismo de Jiles y el proyecto radical de Jadue. Además, tendrán que reorientar sus estrategias y propuestas y, por sobre todo, comenzar a mirar hacia el centro político e independientes.

Es precisamente allí donde estará la clave que definirá las próximas presidenciales. Chile Vamos puede quedar primero en los puestos de largada si es que logra aunar sus esfuerzos, terminar con la atomización y apoyar una carta que represente genuinamente a la mayoría de electores moderados e independientes. Ahí, Sebastián Sichel corre con ventaja.

]]>
https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/elecciones-de-mayo-la-quinta-papeleta/feed/ 0
El problema de no comprender a Allende OPINIÓN https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/el-problema-de-no-comprender-a-allende/ https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/el-problema-de-no-comprender-a-allende/#respond Thu, 06 May 2021 05:04:39 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1634948 https://www.elmostrador.cl/media/2021/04/Aton_504886-scaled.jpg Los que quieren reducirlo a un partido, incluso a una candidatura, están lejos de entender lo que fue Allende y erróneamente pretenden declararse “allendistas”, en un intento de apropiarse de su patrimonio histórico, político y moral, simplemente como un eslogan fuera de su complejidad, de su esencia democrática y libertaria. Fue un adversario tenaz del sectarismo y de la confrontación divisionista, que causa un daño irreparable a la consecución de los objetivos democráticos y de justicia social, que inspiran el proyecto histórico de la izquierda. Era un líder social y político. No un mesiánico.]]> Los que quieren reducirlo a un partido, incluso a una candidatura, están lejos de entender lo que fue Allende y erróneamente pretenden declararse “allendistas”, en un intento de apropiarse de su patrimonio histórico, político y moral, simplemente como un eslogan fuera de su complejidad, de su esencia democrática y libertaria. Fue un adversario tenaz del sectarismo y de la confrontación divisionista, que causa un daño irreparable a la consecución de los objetivos democráticos y de justicia social, que inspiran el proyecto histórico de la izquierda. Era un líder social y político. No un mesiánico.]]>

El inmenso prestigio del Presidente Allende por su proyecto político y por su consecuencia al hacer frente heroicamente al putsch del 11 de septiembre de 1973, la admiración por su trayectoria y la dramática lucidez de sus últimas palabras, le significan innumerables adherentes no solo en Chile, sino también en los cinco continentes.

La composición de esa inabarcable legión de allendistas es inevitablemente de una enorme diversidad, que conlleva distintas visiones de su figura histórica y liderazgo, en especial acerca de a quién corresponde su legado en la situación actual de cada país y del mundo globalizado.

Por eso, desde el socialismo chileno es vital revalorizar su trayectoria, sobre todo para las nuevas generaciones de luchadores sociales en Chile, porque su patrimonio histórico no es solo una admiración a su figura y coraje, sino que en sus ideas están la inspiración y los pilares del socialismo del siglo XXI.

En sus firmes convicciones socialistas, acomodarse a “modas ideológicas” que devenían en intolerancia dogmática y la descalificación de la diversidad de ideas y opiniones en falsos depositarios de la verdad, era una práctica que rechazaba totalmente. Más distante aún del Presidente Allende hubiera sido promover una rebelión divisionista en apoyo de su propia candidatura presidencial, ese ultrapersonalismo era completamente ajeno a su modo de ser y de pensar.

Allende, como líder del pueblo de Chile dejó un legado: la “vía chilena al socialismo”. Ella resultó ser el fruto de su trabajo incansable, del contacto sostenido durante décadas con el movimiento popular, obreros, campesinos, pescadores, profesores, empleados, hombres y mujeres, jóvenes y adultos mayores, representantes y/o voceros de pueblos indígenas, científicos, intelectuales y artistas, sabios pensadores y gente de acción.

En suma. Inmerso profundamente en la formación socioeconómica chilena, concluyó que el proyecto de transformación social para Chile no podía ser una simple copia de lo hecho en otras realidades. Que la firmeza de principios era esencial para elaborar un proyecto original, una estrategia en contra de los adversarios fundamentales del cambio social, pero no para implantar en Chile un modelo ajeno a la singularidad esencial, irrepetible de la chilena.

No cabe duda que su propuesta de una “vía chilena” brotó del pueblo, de sus sueños, certezas y esperanzas, que Allende interpretó y aplicó en un camino que fuese auténticamente chileno. Por eso, los que simplifican a Allende, en el fondo no comprenden lo que él fue como luchador social.

Los que quieren reducirlo a un partido, incluso a una candidatura, están lejos de entender lo que fue Allende y erróneamente pretenden declararse “allendistas”, en un intento de apropiarse de su patrimonio histórico, político y moral, simplemente como un eslogan fuera de su complejidad, de su esencia democrática y libertaria.

Allende fue un luchador tenaz por la unidad, un baluarte incansable del entendimiento de las fuerzas populares, es decir, un adversario tenaz del sectarismo y de la confrontación divisionista, que causa un daño irreparable a la consecución de los objetivos democráticos y de justicia social que inspiran el proyecto histórico de la izquierda.

Era un líder social y político. No un mesiánico. Independientemente de las diferencias estratégicas y tácticas, nunca Allende hubiera convocado a la rebelión de las bases de uno de los partidos de la izquierda chilena en contra de la organización en la cual militaban. Su conducta fue invariable, mantuvo un respeto irrestricto hacia los partidos con los cuales luchó y se entendió durante décadas.

Así también, bregó arduamente por la “vía electoral” para Chile, a través de una alianza amplia que lograse ser mayoritaria, pero jamás denostó a quienes no creían en ella. Incluso, trascendiendo las fronteras de Chile, era motivo de orgullo en él la dedicatoria que Ernesto Guevara, el Che, le escribiera en el libro Guerra de Guerrillas, en la que se leía: “A Salvador Allende, que por otros medios trata de obtener lo mismo”.

Que se instalara la perspectiva que los partidos de la Unidad Popular se asimilaran a una sola manera de pensar lo contrariaba profundamente, el pluralismo ideológico era en él un factor primordial. Creía auténticamente en la revolución chilena “con sabor a empanadas y vino tinto”. El intento de uniformar el pensamiento político en forma monolítica, era completamente ajeno a su concepción de vida y país.

Por eso, tomó distancia de resoluciones adoptadas en los partidos de la Unidad Popular que, provenientes de la matriz humanista cristiana, se autodefinían apresuradamente como “marxistas”. Más crecía su molestia cuando sectores internos en un determinado partido, teniendo un control mayoritario de algún evento congresal, procedían a denominar su organización como “marxistas-leninistas”, como ocurrió con la Juventud del Partido Radical.

En sus firmes convicciones socialistas, acomodarse a “modas ideológicas” que devenían en intolerancia dogmática y la descalificación de la diversidad de ideas y opiniones en falsos depositarios de la verdad, era una práctica que rechazaba totalmente. Más distante aún del Presidente Allende hubiera sido promover una rebelión divisionista en apoyo de su propia candidatura presidencial, ese ultrapersonalismo era completamente ajeno a su modo de ser y de pensar.

En Chile no habrá otro líder con su lucidez y perspectiva histórica, por eso, debe ser respetado y cualquier intento de apropiación de su legado con fines subalternos no tiene asidero. Allende, líder popular y militante socialista toda su vida, su pensamiento político constituye un patrimonio de alcance universal que pertenece al pueblo de Chile.

]]>
https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/el-problema-de-no-comprender-a-allende/feed/ 0
Pisando el acelerador hacia el subdesarrollo OPINIÓN https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/pisando-el-acelerador-hacia-el-subdesarrollo/ https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/pisando-el-acelerador-hacia-el-subdesarrollo/#respond Thu, 06 May 2021 05:02:51 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1635169 https://www.elmostrador.cl/media/2021/05/1500x844_ministerio_tecnologia_ciencia.jpg A modo de corolario, se hace necesario establecer un cambio en la concepción de riqueza, es decir, un territorio no será ni es más rico por sus recursos naturales, sino más bien su riqueza dependerá de la proporcionalidad de inversión y respaldo hacia las ciencias y las tecnologías de sus presentes y futuras generaciones, considerando además que los recursos naturales futuros se encuentran en el espacio sideral y no en nuestro sistema Tierra, por lo tanto, un país que no invierte en ciencia y tecnología está destinado a la pobreza. ]]> A modo de corolario, se hace necesario establecer un cambio en la concepción de riqueza, es decir, un territorio no será ni es más rico por sus recursos naturales, sino más bien su riqueza dependerá de la proporcionalidad de inversión y respaldo hacia las ciencias y las tecnologías de sus presentes y futuras generaciones, considerando además que los recursos naturales futuros se encuentran en el espacio sideral y no en nuestro sistema Tierra, por lo tanto, un país que no invierte en ciencia y tecnología está destinado a la pobreza. ]]>

En la actualidad, Chile anhela la ambiciosa meta de alcanzar el desarrollo a nivel país, mirando de manera idónea a grandes potencias mundiales tales como Alemania, Suiza, Francia, España, Japón, entre otras. Quizás, los posibles equivalentes candidatos que aparecen dentro del espectro visible son Australia y Nueva Zelanda, quienes han sabido convertirse en referentes a nivel mundial con un importante realce de sus recursos renovables. Sin embargo y como se dice coloquialmente, “no solo hay que serlo, sino parecerlo”. Al realizar una tomografía a nivel global en la concepción del presupuesto estipulado a nivel individual y mundial de las naciones en proporción al Producto Interno Bruto (PIB) declarado, se destaca que el promedio mundial del presupuesto en Investigación y Desarrollo (I+D) es cercano al 2.27 % del PIB mundial, según los datos otorgados por el Banco Mundial para los años 2017 y 2018. Por este motivo, varias naciones han comprendido que el mejor recurso de un país corresponde al desarrollo del recurso humano. 

En este contexto, hoy en día existen naciones que destinan sobre el 3% del PIB en I+D, tales como Israel (4.95 %), Corea del Sur (4.81%), Suiza (3.37%), Japón (3.26%), Alemania (3.09%), entre otras, mientras que Chile solo destina un 0.36% del PIB para Ciencia y Tecnología.

De manera paralela, existe un resultado alarmante al sobreponer el gasto militar de Chile (1.89 % del PIB) con respecto al presupuesto que nuestra nación estipula en I+D, donde el presupuesto para Ciencia y Tecnología chileno es cinco veces más reducido que el presupuesto otorgado para gastos militares. Análogamente, a nivel mundial, para el año 2019 el porcentaje del PIB de gasto militar de algunas naciones, tales como Corea del Sur, fue equivalente al 2,7%, China 1,9%, Francia al 1,9%, Australia 1,9%, Brasil 1,5%, España 1,2%, Japón 0,9%. Es decir, existe una tendencia a nivel global en los países con elevado índice de desarrollo (IDH) en destinar proporcionalmente el doble o incluso más del presupuesto para Ciencia y Tecnología en relacional con el presupuesto destinado para gasto militar. 

Entonces, ¿por qué es más relevante invertir en Ciencia y Tecnología (I+D) que en gasto militar?

Quizás la respuesta puede ser establecida de manera explícita a través de las siguientes proposiciones. Singapur, por ejemplo, que corresponde a una nación establecida en el segmento insular al sur de Asia, en la actualidad presenta un elevado IDH y corresponde a una potencia económica a nivel mundial. Lo relevante de esta situación es que el actual estatus y equilibrio encontrado por Singapur no es azaroso, sino más bien sustentado por las buenas prácticas tomadas en tiempo previos, resaltando particularmente la decisión adoptada a mediados del siglo XX de elevar el porcentaje del PIB en I+D, considerando además que Singapur no se caracteriza por poseer importantes recursos naturales, como aquellos registrados en las magníficas franjas metalogenéticas de los Andes chilenos, las cuales se destacan a nivel mundial por sus importantes yacimientos de tipo pórfido cuprífero y corresponden al actual sustento de la economía chilena. 

Por otra parte, y de manera análoga, está el escenario mostrado por Israel, que lidera el porcentaje del PIB estipulado para I+D. Esto sorprende al contemplar el historial de conflictos geopolíticos-religiosos de esta nación. Sin embargo, Israel no consideró optar por una actitud sosegada, sino más bien todo lo contrario, ante este escenario dicho país potencio la innovación, emprendimiento y educación, entendiendo que este es el camino idóneo para ser mejor que ayer. En la actualidad, Israel cuenta con el Silicon Wadi,que corresponde a un análogo y mejorado centro de emprendimiento, tecnológico, educación e investigación, incluso adoptando el apodo del Silicon Valley de Silicon Valley. A su vez, una característica amenazante es que Israel presenta un déficit del recurso hídrico, sin embargo, corresponde a una potencia agrícola a nivel mundial. Ante este contexto, se puede reflexionar sobre cómo una política decretada hace más de 60 años contempla que el recurso humano es la clave para el progreso de una nación.

Esta gran enseñanza entregada por otras naciones alimenta aquel codiciable sueño que hoy tiene la comunidad científica local de fomentar el presupuesto en I+D en nuestro territorio. Hoy en día, queda a la vista cómo los países han concientizado que el mejor camino para un próspero futuro es potenciando la salud, educación, ciencia y tecnología. 

Está claro que la economía es un factor preponderante para las naciones, pero, aun así, debemos hacer entender a las entidades gubernamentales que existe una relación positiva entre nivel de desarrollo/crecimiento económico con los países que más invierten en I+D, y de manera complementaria, corresponden aquellos que se ven menos afectados ante una disminución económica en periodo de crisis a nivel global o fenómeno natural. Un claro ejemplo es Chile, que corresponde a un territorio que es intensamente amenazado por un gran abanico de fenómenos naturales (sismos, erupciones volcánicas, tsunamis, deslizamientos de masa, variaciones eustáticas, entre otras) y en donde poca importancia ha sido otorgada a investigar y mitigar la compresión de estos fenómenos.

Sin embargo, cada vez que ocurre un evento geológico, los daños monetarios a nivel estatal son elevadísimos, sin considerar lo más importante y que corresponde a los decesos de nuestros seres queridos, las cuales no tienen valor ni remediación alguna. Por este motivo, invertir en Ciencia y Tecnología es el mejor mecanismo de defensa para evitar drásticos e irreparables resultados. Un caso muy latente corresponde a lo vivido en el terremoto del 27 de febrero de 2010, en donde el daño monetario correspondió al 14% del PIB nacional, y de manera invaluable más de quinientos seres queridos perdieron su vida. Esto se pudo haber evitado y/o disminuido en gran parte si Chile hubiera potenciado el presupuesto en I+D. 

A modo de corolario, se hace necesario establecer un cambio en la concepción de riqueza, es decir, un territorio no será ni es más rico por sus recursos naturales, sino más bien su riqueza dependerá de la proporcionalidad de inversión y respaldo hacia las ciencias y las tecnologías de sus presentes y futuras generaciones, considerando además que los recursos naturales futuros se encuentran en el espacio sideral y no en nuestro sistema Tierra, por lo tanto, un país que no invierte en ciencia y tecnología está destinado a la pobreza. 

]]>
https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/05/06/pisando-el-acelerador-hacia-el-subdesarrollo/feed/ 0
Maternidad: “Siempre hay una carga contra de la mamá, es como si nadie más pudiese cuidar a esta niña o niño si no es la madre” BRAGA https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/maternidad-siempre-hay-una-carga-contra-de-la-mama-es-como-si-nadie-mas-pudiese-cuidar-a-esta-nina-o-nino-si-no-es-la-madre/ https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/maternidad-siempre-hay-una-carga-contra-de-la-mama-es-como-si-nadie-mas-pudiese-cuidar-a-esta-nina-o-nino-si-no-es-la-madre/#respond Thu, 06 May 2021 05:02:06 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1634936 https://www.elmostrador.cl/media/2021/05/Plantilla-Portadas-El-Mostrador-16.png Existen parámetros rígidos de cómo debe ser y comportarse una madre. Por esta razón, cuando una mujer vive su maternidad de forma distinta es enfrentada a fuertes cuestionamientos sociales, llegando incluso a cuestionar sus capacidades como madre.]]> Existen parámetros rígidos de cómo debe ser y comportarse una madre. Por esta razón, cuando una mujer vive su maternidad de forma distinta es enfrentada a fuertes cuestionamientos sociales, llegando incluso a cuestionar sus capacidades como madre.]]>

En el año 2008, Romina Muni dejó a sus hijas de 4 y 10 años con su padre. Por problemas económicos, Romina sabía que sus hijas estarían mejor con él. El día en que las entregó, se sentó por horas en una banca en el terminal de buses San Borja en el centro de Santiago. Sentada ahí, repetía una y otra vez en su cabeza el mismo pensamiento: “Les fallé. Fallé como madre”.

Pero, no sólo era el dolor de dejar a sus hijas y con ello, dejar de verlas diariamente para pasar a verlas cada 15 días, sino que también la madre debió enfrentarse a cuestionamientos sociales sobre su decisión.

En más de una ocasión, en plena entrevista de trabajo, a Romina se le cuestionó el por qué no vivía con sus hijas. “¿Por qué te la quitaron?”, recuerda que le preguntaron en una oportunidad. Eso dolió. Dolía tener que explicar que ella sólo buscó el bienestar de ellas.

Para la académica de la Universidad de Chile y experta en género, Carolina Muñoz, la maternidad está anclada socialmente a parámetros muy estrictos. “Una tiene que estar presente físicamente, emocionalmente, pero sobre todo presente en el hogar y esta presencia debe traducirse en una serie de cuidados”.

Es por eso, que frases como se nota que ahí no hay una madre cuando la niña o niño, por ejemplo, anda con los zapatos cochinos, no tardan en llegar. “Siempre hay una carga contra de la mamá, es como si nadie más pudiese cuidar a esta niña o niño si no es la madre”, enfatiza Muñoz a El Mostrador Braga.

Por tanto, en el caso de las mujeres que “deciden no vivir con sus hijas e hijos o se ven obligadas por otras razones a no vivir con ellas y ellos, están poco menos que en la clandestinidad porque el castigo social es muy grande”.

“Así como nos ha costado entender que existen otros modelos de familia más allá del patrón heteronormado, no hemos sido capaces de aprender que existen otros modelos de maternidad o de mujeres que no tengan que ver con la maternidad”, explica Muñoz.

Hay más modelos de maternidad

El ideal de madre construido socialmente es reforzado desde la industria cultural y, sobre todo, desde la publicidad, la cual refuerza permanentemente la idea de que la maternidad es un hecho importante y cúlmine en el proyecto de vida de las mujeres, transversalmente.

Ante esto, se refuerza el modelo de atención y cuidados de niñas y niños. “Entonces, vemos la imagen de la mamá que prepara la mochila, plancha la ropa, que va a buscar a los niños al colegio, pero además debe ser una mamá que cumpla con estereotipos de belleza, físicos, de vestimenta y de comportamientos muy marcados”, señala la experta en género.

Pese a que socialmente existen y se viven otras maneras de maternar, no existe un correlato a nivel medial y específicamente, en la publicidad. “Existe un desfase muy grande entre los movimientos de cambio y lo que muestran los medios y la industria”, explica Muñoz.

Por lo que, enfatiza la académica, no sólo basta con que en las revistas destinadas a las mujeres se hable sobre estos temas, “sino también estos modelos deben incorporarse a otros espacios”.

Es por eso, que nombrar, mostrar y representar otras formas de maternar es de suma relevancia, pues así se vuelven visibles, se hacen reales. “Es super importante para no sentirte como una excepción, sino para darte cuenta de que es un camino tan legítimo como natural”.

Pero también, hay un cuestionamiento válido y necesario: la corresponsabilidad. En este sentido, se debe preguntar sobre la existencia de un padre, el cual debería tener las mismas responsabilidades que la madre.

El problema, puntualiza Carolina Muñoz, es que “en Chile no hay padres y esa es una realidad. Eso te habla de la cantidad de jefas de hogar, sobre todo en los sectores más populares, donde hay mujeres solas con sus hijas e hijos”. Muchas veces son generaciones tras generaciones de madres solteras.

“Mientras no cuestionemos esta paternidad ausente, vamos a seguir poniéndole todo el peso a una maternidad presente”, concluye la académica.

La culpa

El modelo maternal es tan rígido que, explica la académica, las mujeres que trabajan, tanto dentro como fuera de la casa, cargan con una culpa permanente y gigantesca en relación con las hijas e hijos. Los cuestionamientos personales van desde ¿por qué trabajo tanto? hasta ¿por qué no tengo la capacidad de entregar tiempo de calidad? Esta situación se traduce en una sensación de culpabilidad por no poder estar presente como ellas quisieran, pero también como se les impone que deben estarlo.

La experta señala que muchas mujeres no resisten la culpa y que deciden dejar de trabajar para poder atender las necesidades. Es como “si pensar en el propio desarrollo y la realización estuviera prohibido”.

En tanto, para las mujeres que viven fuera de la casa de sus hijas e hijos, “la sanción es mucho más grande”. Esta situación lleva a muchas mujeres ocultar que viven en otra casa. Aquellas mujeres, explica la docente, se autocuestionan sobre si son capaces de pensarse fuera del rol habitual de madre, increpándose fuertemente sobre “¿cómo soy capaz de pensarme como una madre si no vivo con mis hijas e hijos y no sé de su cotidiano?”. Ante esto, las mujeres se autoincrepan por qué no estuvieron cuando sus hijas e hijos las necesitaron y afirma la docente “esa culpa es muy grande”.

]]>
https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/maternidad-siempre-hay-una-carga-contra-de-la-mama-es-como-si-nadie-mas-pudiese-cuidar-a-esta-nina-o-nino-si-no-es-la-madre/feed/ 0
Hacia una Constitución Feminista Yo opino https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/hacia-una-constitucion-feminista/ https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/hacia-una-constitucion-feminista/#respond Thu, 06 May 2021 05:02:01 +0000 https://www.elmostrador.cl/?p=1634952 https://www.elmostrador.cl/media/2021/05/Constitucion-feminista-Creditos-Foto-Natalia-Espinoza-C.png El proceso constituyente que transitamos tiene una identidad definida y que no debemos soslayar: proviene -como nunca antes ha ocurrido en Chile- de la ciudadanía. Es un proceso reclamado por la misma ciudadanía, al cual la institucionalidad política ha dado cauce, pero su génesis y contenidos están enraizados en los movimientos sociales que se manifestaron […]]]>

El proceso constituyente que transitamos tiene una identidad definida y que no debemos soslayar: proviene -como nunca antes ha ocurrido en Chile- de la ciudadanía. Es un proceso reclamado por la misma ciudadanía, al cual la institucionalidad política ha dado cauce, pero su génesis y contenidos están enraizados en los movimientos sociales que se manifestaron desde octubre de 2019 y que existen desde mucho antes demandando educación gratuita, mejor sistema de salud, educación no sexista, y contra las AFP. Su origen responde a un malestar añoso, acuñado en los entresijos de una economía neoliberal de apariencia pujante: el malestar por la desigualdad.

Chile es un país desigual en muchos planos y por muchas razones. Es el poder, en sentido amplio, el que se distribuye desigualmente en la sociedad. La proyección más extendida, transversal e intensa de aquello, es la diferencia de poder que existe entre hombres y mujeres, lo que logró ser el catalizador de las movilizaciones de la “Ola Feminista” desde 2017 y que ha conquistado decidido protagonismo hasta hoy en todas las áreas de nuestra sociedad.

La Constitución debe proteger y resguardar a todas las familias y debe hacerlo asumiendo que la división sexual del trabajo ha soslayado el trabajo fundamental que las mujeres dedican al cuidado en el contexto de la familia.

Aclararemos primero que no es un problema de minorías, ni de temas menores. El último censo de 2017 contabilizó a la población femenina en un 51,1% del país y a la masculina en un 48,9%. De hecho, esta correlación poblacional se ha mantenido estable desde 1960. Entonces, ¿Cómo explicamos que en nuestra historia sólo hayamos tenido una sola Presidenta?, ¿Cómo explicamos que en el actual Congreso, y luego de haberse aplicado una ley de cuotas, la participación femenina no supere un 24%?, ¿Cómo explicamos que entre 1823 y 2020 en la Corte Suprema se hayan nombrado 216 ministros y sólo 11 ministras?, ¿Cómo explicamos que la participación de mujeres en alta dirección y gerencia en Chile alcance sólo un 8,2%?, ¿Por qué en Chile las mujeres ganan un 27% menos que los hombres por el mismo trabajo?, ¿Por qué la tasa de reemplazo de las pensiones en Chile es de un 44% para hombres y de un 19% para mujeres, ¿Por qué las mujeres destinan 2.5 veces más tiempo que los hombres a los trabajos no remunerados del hogar?

Las mujeres históricamente, en Chile y el mundo, constituyen un grupo relegado, discriminado, postergado e invisibilizado en todos los sentidos posibles. Todas las demás causas de vulnerabilidad -condición socioeconómica, etnia, edad o la que se analice- se potencian con el género, lo que genera situaciones de discriminación interseccional y deja a las mujeres como el grupo más vulnerable de entre los vulnerables. Tomando cualquiera de las posibles variables, las mujeres siempre son las más desfavorecidas en la distribución del poder social, esto es producto de la razón más básica que es la asignación sexual de roles en la sociedad. Lo anterior se acentúa en que las mujeres han debido dedicarse históricamente a lo doméstico, al cuidado, a lo privado, mientras que los hombres, a lo productivo y a lo público, por lo tanto esta es la base de la estructura de dominación que sostiene la distribución desigual del poder en Chile y en el mundo.

La experiencia de la Convención Constituyente nos pone en un escenario completamente nuevo como sociedad, pues por primera vez en nuestra historia -y de hecho, en el mundo- un órgano constituyente estará compuesto por la misma cantidad de hombres que de mujeres. El órgano que redactará el texto fundamental de nuestro sistema jurídico-político contará por fin con la representación adecuada y justa de esta (más de la) mitad de la sociedad que somos las mujeres.

El proceso está cargado de expectativas, por lo que no es una exageración afirmar que el mundo mira con atención y en muchos casos, con esperanza el proceso chileno: un proceso constituyente genéticamente ciudadano, paritario en la correlación de género y que se ha organizado a través de la institucionalidad democrática. Estas características nos transforman en pioneros en un contexto político mundial enrarecido.

Si el proceso será paritario es razonable tener expectativas elevadas sobre qué puede significar para la igualdad de las mujeres. Una Constitución escrita en estas condiciones debe ser una Constitución Feminista, y conviene acá expresar lo que, en todo caso, es una obviedad: una Constitución Feminista no implica bajo ningún concepto dotar a las mujeres de una posición jurídica superior a la de los hombres. Sino que se trata de igualar los derechos de hombres y mujeres en el contexto de una realidad desigual y discriminatoria hacia nosotras. Creemos, para ese efecto, que las cifras entregadas al comienzo de este texto dan cuenta fehaciente de tal realidad

Dicho lo obvio, aclaremos también que todas las materias de una Constitución pueden formularse conforme a la perspectiva de género y por esa razon una Constitución Feminista no se restringe solo a cuestiones tradicionalmente vinculadas con las mujeres. Sin perjuicio de lo anterior, creemos que los siguientes tres aspectos son esenciales en nuestro contexto.

Una primera expectativa razonable que recae en la Nueva Constitución, es que establezca una norma que asegure la igualdad material y no sólo formal entre hombres y mujeres, ya sea potenciando esta diferencia o incluyendo expresamente como principio rector de esta nueva Carta Fundamental la igualdad de género. Esta modificación es trascendental, pues superaría la actual visión formalista de la Constitución y se situaría en el plano de la realidad, verificando que la igualdad no se encuentre sólo en el texto, sino también en los hechos que en su mayoría son muy distintos a la igualdad en papel. Permitiría además al Estado, asumir una conducta activa y promotora en la remoción de los obstáculos de cualquier índole que impidan a las mujeres detentar y gozar de sus derechos de la misma manera que los hombres, que en su mayoría se encuentra en otros textos legales de menor jerarquía como la sociedad conyugal en el Código Civil, las condiciones laborales en el ámbito del trabajo y los procedimientos penales sobre Violencia Intrafamiliar.

Como segunda expectativa, la Nueva Constitución debe tratar a la familia como el entorno de protección y cuidado de las personas que se basa en relaciones de afecto, resguardando la libertad más absoluta en su configuración. La Constitución debe proteger y resguardar a todas las familias y debe hacerlo asumiendo que la división sexual del trabajo ha soslayado el trabajo fundamental que las mujeres dedican al cuidado en el contexto de la familia. Desde los sistemas político-económicos marxistas a los neoliberales, pasando por todas las modalidades de socialdemocracia y liberalismos variados, han descansado sobre una mano de obra no remunerada y sin derecho a descanso. Las mujeres han entregado su trabajo de forma gratuita al desarrollo de las sociedades de todo tipo, trabajo que además ha sido históricamente menospreciado, relegado y definido como una proyección de unas supuestas condicionantes naturales o roles biológicos que les pertenece.

En un tercer elemento, vemos que la base de la dominación que subyace a la discriminación de las mujeres tiene un componente que corrompe el propio contrato social en su expresión más básica: la violencia contra las mujeres, por el sólo hecho de serlo. En Chile, entre 2010 y 2018 se han registrado 711 femicidios. En 2019, 46 consumados y 108 frustrados. En 2020, 43 consumados y 151 frustrados. En lo que va de 2021 se registran 9 femicidios consumados y 31 frustrados. En el mundo, según cifras de ONU Mujeres, en el mundo 1 de cada 3 mujeres han sufrido violencia física o sexual durante su vida, en muchos casos, desde muy jóvenes. La violencia de género es precisamente una proyección de una estructura de poder desigual. Es por eso que una Nueva Constitución debe garantizar el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia y debe estructurar un sistema de derechos que es ineficiente, insuficiente y roto, principalmente en materia de derechos sociales, que rompan con los contextos de dominación, por ejemplo, en el plano económico y de protección a las víctimas de este tipo de violencia.

Chile ha ratificado algunos de los tratados internacionales más importantes sobre derechos de las mujeres, como la CEDAW y el Convenio de Belem Do Para, los cuales tienen entre sus objetivos los tres puntos mencionados, y que hoy tenemos la posibilidad de cumplir. La desigualdad, la invisibilidad y la desprotección de la mujer en nuestro país ha quedado de manifiesto en varias recomendaciones de estos mismos organismos y tal como nuestros derechos, estas han sido ignoradas por el Estado de Chile.

Si bien estos tres aspectos son las manifestaciones que consideramos más concretas de las expectativas que recaen en el órgano constituyente y en la Nueva Constitución, la expectativa principal, tanto en el procedimiento como en el resultado, es que al menos se inicie el camino para subvertir las lógicas de distribución de poder social, político y económico entre hombres y mujeres en Chile y que no sea sólo esta vez sin nosotras, sino realmente, nunca más sin nosotras.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.
]]>
https://www.elmostrador.cl/braga/2021/05/06/hacia-una-constitucion-feminista/feed/ 0