viernes, 6 de diciembre de 2019 Actualizado a las 16:39

Opinión:

Holgura fiscal, Europa y lecciones para nuestra reforma tributaria

por 11 junio, 2012

Holgura fiscal, Europa y lecciones para nuestra reforma tributaria
Para financiar en forma responsable la reforma en educación, Chile requiere aumentar sus tributos en forma significativa. Así nos lo enseña Europa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para financiar en forma responsable la reforma en educación, Chile requiere aumentar sus tributos en forma significativa. Así nos lo enseña Europa.

Europa nos muestra lo importante que es tener cuentas ordenadas y recursos fiscales para enfrentar las crisis económicas. Grecia nos vuelve a mostrar que cuando el fisco gasta más de lo que tiene, la deuda no demora en pasar la cuenta. Una caída del producto de -10% en 3 años y un salto del desempleo al 15%, son muestra del impacto social que tiene un mal manejo macro. Peor aún, Grecia nos muestra cómo la acción del Gobierno es fundamental para que una crisis económica no destruya la cohesión social y surjan posturas extremas como las neo-nazis. Pero no sólo países con cuentas fiscales desordenadas sufren. España, quien tenía cuentas fiscales ordenadas, con un superávit fiscal de 2% del PIB previo a la crisis, también hoy lamenta un desempleo por sobre un 25% y debe enfrentar recortes fiscales/sociales en el peor momento de la crisis.

Chile ha mantenido por tres décadas cuentas fiscales ordenadas y recursos/capacidad para enfrentar crisis importantes. Así lo demostró en el 2008 cuando fue capaz de aumentar su gasto público para enfrentar la crisis financiera global a pesar que sus ingresos tributarios caían fuertemente.

Europa nos muestra que si queremos transformar este país aumentando el aporte del Estado en Educación y Salud, debemos ser responsables al momento de financiarlo. Estos gastos permanentes deben estar acompañados de mayores ingresos permanentes que no generen un déficit crónico, como el caso de Grecia, pero que tampoco nos consuman los fondos que Chile tiene para enfrentar una crisis mundial como la del 2008.

Para ser responsable Chile necesita una reforma tributaria que recaude los recursos necesarios para las reformas en Educación, Salud y Capacitación. El crecimiento económico no permite financiar en forma adecuada estas reformas.

Durante el presupuesto 2012 el Ministerio de Hacienda presentó una holgura fiscal de sólo 0.6% del PIB para el periodo 2012-2013, esto es US$1.500 millones. La holgura fiscal no es más que la proyección de los ingresos estructurales del país (asumiendo un precio del cobre de US$3.02/lb y un crecimiento potencial de un 5% anual), menos los gastos ya comprometidos en las leyes. Es decir, corresponde al ingreso disponible para implementar nuevas políticas sociales. Este monto es pequeño si consideramos, primero, que en diciembre del 2010 esta holgura se estimaba en 3.4% del PIB para el periodo 2011-2013, y segundo, que sólo el proyecto de carrera docente implica un aumento del gasto permanente en US$1.400 millones. No podemos financiar en forma responsable la reforma en educación si no hacemos un aumento permanente de nuestros ingresos fiscales. La reforma tributaria que hoy se discute en el congreso es insuficiente para este fin.

Según el informe financiero del proyecto de ley, la reforma implica un aumento tributario neto de sólo US$ 700-1.000 millones, la mitad de lo que cuesta el proyecto de carrera docente. Pero más preocupante aún es la incertidumbre de estos mayores ingresos. El proyecto de ley plantea alzas tributarias por US$ 2.500 millones y rebajas por US$ 1.700 . El problema es que con certeza todas las rebajas van a materializarse: baja de los aranceles, del impuesto de timbre y estampilla, y de las tasas del impuesto a las personas del 80% de los contribuyentes más ricos. Pero sólo US$ 1.500 millones de las alzas son seguras: Impuesto de primera categoría, alcoholes, etc. Los restantes US$ 1.000 millones provienen de medidas anti-elusión, cuyo impacto en recaudación es muy difícil de estimar porque una vez que se tapa un agujero tributario, los contribuyentes podrían buscar nuevas alternativas de elusión. Según Michel Jorratt, ex subdirector de estudios del SII, el rendimiento de estas medidas esta “exagerado”. Con sus estimaciones el proyecto de ley del Gobierno no sólo recaudaría poco, sino que podría reducir los ingresos fiscales.

Si como país queremos un mayor esfuerzo en educación, debemos financiar este mayor esfuerzo con recursos permanentes que provengan de mayores tributos. El proyecto de ley en el Parlamento no permite recaudar estos recursos. El país debe discutir seriamente si las rebajas que propone el Gobierno  son necesarias, pues sin ellas la reforma lograría recaudar US$ 2.500 millones, un monto razonable para lo que se necesita en Educación.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV