jueves, 6 de octubre de 2022 Actualizado a las 06:41

En disputa hay US$ 5 millones que Julio Ponce Lerou estima no debe pagar

Servicio de Impuestos Internos: mano suave para Johnson’s, trato duro para SQM

por 20 junio, 2012

Servicio de Impuestos Internos: mano suave para Johnson’s, trato duro para SQM
Desde hace ocho años, la hoy cuestionada entidad, ha refutado las solicitudes de exenciones tributarias a las sociedades del ex yerno de Pinochet.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Dos caras para una misma moneda. El Servicio de Impuestos Internos (SII) ha estado en el ojo del huracán en estos días por el “perdonazo” a la multitienda Johnson’s, a la cual rebajó el 99% de los intereses y multas por impuestos que por años no pagó.

La condonación superó los US$ 120 millones y poco después del acuerdo, el 85% de la multitienda de Marcelo Calderón fue vendida en US$ 83 millones a Cencosud. El “perdonazo” saltó a la luz hace un par de semanas y tiene al ambiente político crispado. La razón: se acusa al SII de haber hecho un favor especial a los millonarios empresarios que normalmente no se ofrece a los menos poderosos. Hay conflictos de interés entre las partes y también se critica al SII de haber sido poco transparente.

La forma en que la entidad trató a Marcelo Calderón y su multitienda no se parece mucho a como están tratando al controvertido empresario Julio Ponce Lerou.

El controlador de SQM lleva —al menos— ocho años en juicios tributarios con el SII por declaraciones de pérdidas tributarias y solicitudes de descuento de impuestos por operaciones para financiar compras de acciones. En disputa hay US$ 5 millones que Ponce estima no debe pagar.

La historia es compleja, pero la esencia es la siguiente: Ponce maneja cuatro sociedades que en cascada controlan SQM: Norte Grande, Potasios de Chile, Oro Blanco y Pampa Calichera.

El caso más antiguo viene del año 2002, cuando Pampa Calichera vendió su participación minoritaria en cerámicas Florencia. El SII cuestionó el valor al cual Ponce Lerou vendió su parte y las pérdidas tributarias derivadas de su participación en dicha compañía. Estas pérdidas fueron reconocidas en los estados financieros de Pampa y Oro Blanco al año siguiente.

El Servicio dictaminó que las pérdidas reales no eran tan elevadas y redujo la cifra en más de la mitad: de casi $1.300 millones a unos $500 millones. Ponce apeló y está a la espera de un fallo de la Corte Apelaciones.

Más controversial es el caso relacionado a operaciones de compraventa indirecta de acciones entre las sociedades cascada de Ponce Lerou.

Es conocida la disputa que se generó entre Ponce y la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) por operaciones de este tipo que derivaron en millonarias utilidades para las sociedades de Ponce y que la SVS terminó ordenando revertir en su mayoría.

Antes, en 2007 Ponce hizo una operación de financiamiento para comprar papeles de SQM y así poder mantener el control de la compañía. Entonces Ponce Lerou estaba en medio de una disputa con la canadiense PCS, que terminó ganando gracias a un pacto con otra empresa.

En ese momento, Pampa Calichera colocó un bono de US$ 250 millones destinado a financiar la compra de acciones serie B. Ante la solicitud de Pampa, el SII no aceptó que dedujera como gasto los intereses de tal financiamiento.

Así, el servicio ordenó a Ponce reducir las pérdidas tributarias de los años 2008 y 2009 de $10.280 millones a $2.303 millones y de $14.254 millones a $9.692 millones, respectivamente.

El dictamen del SII significa para Ponce perder la solicitud de devolución presentada en el año tributario de 2010 por $1.569 millones.



Y adicionalmente, significa un pago de impuesto de primera categoría y reintegro de sumas devueltas en el pasado, por $1.217 millones, considerando reajustes, intereses y multas.

En total, la disputa significa unos US$ 5,5 millones de impuestos que Ponce intentó reducir y que el SII insiste en cobrar.

Las partes no llegaron a acuerdo y en 2011 Ponce terminó llevando la causa a los tribunales tributarios, los que en Santiago están curiosamente representados por el propio SII.

El abogado patrocinante por Pampa, Rodolfo Porte, acusa que han recibido un trato inflexible por parte del servicio, aunque reconoce que le parece bien que el Estado tenga una defensa estricta de sus intereses por parte del SII.

“En este caso ha sido muy severos con nosotros, más allá de los estándares que mi experiencia profesional conoce, los que demuestran que este ha sido uno de los clientes en que el Servicio ha tratado más severamente que yo haya conocido. Aquí las revisiones son profundísimas, el Servicio ha sido particularmente riguroso, ojalá fuese el estándar para todos los contribuyentes. No ha habido muchas posibilidades de acercamiento, con razones bastante fundadas por lo demás”, afirma Porte.

En su opinión, este caso es particularmente complejo, pues —a su juicio— el instructivo emitido a fines de 2010 por el SII no alcanza a cubrir situaciones como la que enfrenta a estas sociedades con el Servicio.

En el SII, en tanto, advierten que no hacen diferencias en el trato con los contribuyentes, que se trata de materias distintas y que en el caso de Johnson’s al interior del Servicio no sólo no favorecieron a la multitienda, sino que le impidieron proyectar por muchos años las pérdidas tributarias que Calderón pretendía proyectar y, de paso, obtuvieron un pago de impuestos, aunque sea bajo.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV