sábado, 23 de enero de 2021 Actualizado a las 23:16

La economía estadounidense se encamina a mejores tiempos gane Obama o Romney

por 6 noviembre, 2012

La economía estadounidense se encamina a mejores tiempos gane Obama o Romney
Gane quien gane las elecciones de mañana, la economía va rumbo a un crecimiento más rápido en los próximos cuatro años, en tanto los vientos en contra que no le permitían avanzar se convertirán en vientos de cola.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Mitt Romney dice que las políticas de Barack Obama condenarán a Estados Unidos a un prolongado período de débil crecimiento económico, en el mejor de los casos. El presidente dice que los planes de su contrincante republicano sembrarán las semillas de otra gigantesca recesión. Ninguno de los dos tiene razón.

Gane quien gane las elecciones de mañana, la economía va rumbo a un crecimiento más rápido en los próximos cuatro años en tanto los vientos en contra que no le permitían avanzar se convertirán en vientos de cola. Los consumidores están gastando más y ahorrando menos tras reducir la deuda de los hogares al nivel más bajo desde 2003. Los precios de las viviendas están repuntando tras caer más de un 30 por ciento desde los niveles máximos de 2006. Y los bancos están incrementando los préstamos luego de elevar el capital accionario en más de US$300.000 millones desde 2009.

“Los dados están echados para una recuperación mucho más sólida”, dijo Mark Zandi, economista jefe de West Chester, Pensilvania, de Moody’s Analytics Inc. Prevé que el crecimiento de este año y el que viene estará en el 2 por ciento antes de duplicarse a alrededor del 4 por ciento tanto en 2014 como en 2015 conforme se recuperen el consumo, la construcción y la contratación de personal.

La gran condición, según Zandi y Ray Fair, profesor de la Universidad de Yale, es cómo maneje el presidente electo la tarea de reducir el déficit del presupuesto federal de US$1,1 billones. La Oficina de Presupuesto del Congreso advirtió que EE.UU. sufrirá una recesión si el año que viene entran en vigencia más de US$600.000 millones en reducciones del gasto público y aumentos de impuestos programados – el así llamado abismo fiscal-.

Señales positivas

“Hay muchas cosas positivas para la economía en el futuro”, dijo Fair. “Es de esperar que podamos controlar el déficit” sin perjudicar demasiado el crecimiento.

Aunque la preocupación por el déficit fiscal previsto afecte el producto interno bruto este trimestre y el próximo, la expansión debería cobrar fuerza a mediados de 2013, señaló Eric Green, administrador de fondos de Filadelfia para Penn Capital Management Co. El PIB “sorprenderá positivamente”, opinó Green, cuya firma gestiona US$7.200 millones. “Podríamos crecer a una tasa de 3 o 4 por ciento en el próximo par de años”.

La contratación de personal en los Estados Unidos aumentó más de lo pronosticado en octubre conforme los empleadores pasaron por alto la desaceleración del crecimiento mundial y el bloqueo político a nivel nacional. En el último informe de empleo antes de las elecciones de mañana, el Departamento de Trabajo reveló que un neto de 171.000 trabajadores ingresó a las plantillas, superando la mediana de pronósticos de 125.000 de los economistas consultados para una encuesta de Bloomberg.

Si los temores por el abismo fiscal estadounidense y la crisis de la deuda europea se calman, “habrá impulso para más actividad económica, más inversión y más contratación”, declaró a la prensa el 1º de noviembre Dennis Lockhart, presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta.

Aunque los comicios presidenciales de mañana “quizá tengan alguna influencia en la decisión de las empresas”, en términos generales “no creo que los resultados de las elecciones por sí mismos vayan a tener un efecto notorio en la evolución de la economía”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV