domingo, 17 de enero de 2021 Actualizado a las 13:22

Reforma tributaria comienza a golpear utilidades de las empresas chilenas

por 7 noviembre, 2012

Reforma tributaria comienza a golpear utilidades de las empresas chilenas
CCU, Colbún, Endesa y Entel están entre los gigantes que enfrentan millones de dólares en impuestos adicionales, lo que tiene un impacto directo en sus ganancias.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El ajuste tributario aprobado el 27 de septiembre para financiar la reforma educacional, que elevó el impuesto de primera categoría de 17 % a 20 %, ya está generando efectos en las compañías chilenas.

Tras el terremoto de 2010 el gobierno había logrado la aprobación de un proyecto de ley para elevar transitoriamente este tributo de 17 % a 20 % y así financiar la reconstrucción. Así, en 2010 llegó a 20 %, bajó a 18,5 % y en 2012 debía volver a 17 %.

Fue así que para 2012 las empresas provisionaron sus impuestos pensando en pagar 18,5 %. Sin embargo, al cierre del tercer trimestre (a septiembre) las compañías debieron modificar sus cálculos y utilizar nuevamente el 20 %.

Las primeras estimaciones indican impactos marginales en el impuesto que pagarán por este cambio a nivel de impuestos corrientes, donde incluyen los pagos de las ganancias que retiran cada año.

“El impuesto relevante es el que afecta la caja cuando en abril de 2013 deba pagar sus tributos, estos son los impuestos corrientes y ese subirá de 18,5 % estimado antes de la reforma para 2012 y que en realidad ahora será de 20 %”, explica Hernán Verdugo, Socio Tax & Legal de la auditora Deloitte, firma que asesora a alrededor de 35 % del mercado local.

En todo caso, ese efecto no será tan fuerte en la última línea. Por ejemplo, un informe de IM Trust, estima entre US$ 120 mil y US$ 150 mil el pago adicional de Copec y CMPC en impuestos a la ganancia por el alza tributaria.

No obstante, el efecto más fuerte se verá en los impuestos diferidos, por operaciones o negocios cuyos tributos pueden no pagarse el mismo año en que se realizan los negocios que generan una ganancia.

Las compañías incluyen entre sus pasivos estos compromisos impositivos y van adecuando o calculando el monto que llegarán a pagar en función de la tasa vigente.

“Todas las transacciones de las empresas tienen en largo o corto plazo algún efecto en impuesto, cosa distinta es que corresponda pagarlo este año o en dos o tres años más. Eso es impuesto diferido. Y las empresas que tienen pasivos por impuestos diferidos van a tener que aumentar ese pasivo en tres puntos porcentuales”, explica un socio de la auditora PwC.

Algunas empresas tenían impuestos diferidos para pagar en 2013 o 2014, los que hasta antes de la reforma se preveía que fueran a un 17 %, cifra que con la nueva ley subió a 20 %.

Eso hicieron varias grandes empresas, que ya publicaron sus estados financieros, y las cifras son elevadas, aunque su efecto puede ser directamente en las utilidades del año (lo que podría reducir los dividendos que pagan a sus accionistas) o llevarlo al patrimonio de la compañía lo que distribuye el efecto en el tiempo.

El grupo Enersis, que ayer reveló una caída en sus ganancias, informó la situación de sus filiales, de generación Endesa Chile y de distribución Chilectra.

En el caso de la segunda, el cambio en la tasa significó $ 2.538 millones (US$ 5,4 millones) adicionales de gastos diferido en sus impuestos a la ganancia. Endesa lo sintió con más fuerza pues debió agregar $ 12.761 millones al ítem.

La generadora eléctrica, Colbún, ligada a la familia Matte, también debió hacer ajustes. A junio de 2012, tenía previsto un gasto por impuestos diferidos derivados de cambios en las tasas impositivas de US$ 2,7 millones. En ese momento lo calculaba con una tasa de 20 % en 2011 y de 18,5 % en 2012.

En el estado financiero acumulado de enero-septiembre, sube el gasto en impuestos diferidos por cambio en la tasa impositiva a US$ 74 millones, informando que en julio-septiembre era de US$ 71 millones.

Entel, en tanto, registró un cargo me impuestos diferidos producto del cambio en la tasa de $ 5.707 millones (US$ 12,1 millones), mientras que Embotelladora Andina, agregó $ 848 millones (US$ 1,8 millones) de gasto. A su vez, Parque Arauco, debió agregar a los impuestos diferidos (por pagar) $ 2.640 millones.

Conocido ya es el caso de CCU que, según El Mercurio, deberá asumir un costo adicional de US$ 12 millones por el mismo motivo.

Pero no todas las empresas fruncieron el ceño con la reforma tributaria.

La atribulada Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) se vio beneficiada. Dadas las millonarias pérdidas acumuladas por la situación de virtual quiebra que vivió entre 2010 y 2011, los impuestos diferidos de Sudamericana se transformaron en un “activo”, es decir, plata que el Estado debe ‘devolver’ a la compañía en el pago de sus impuestos.

De esta forma, el efecto total por impuestos a las ganancias para el resultado de la empresa fue de US$ 73 millones a favor. En dicho ítem, los impuestos diferidos aportaron a favor de la empresa US$ 84 millones.

Y en particular, el alza en la tasa de impuestos de primera categoría jugó a favor de la CSAV, otorgándole un crédito neto de impuestos diferidos de US$ 44 millones.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV