sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 11:09

Caso Petraeus confirma que escándalos sexuales ya no son tolerados ni en la CIA ni en suites ejecutivas

por 14 noviembre, 2012

Caso Petraeus confirma que escándalos sexuales ya no son tolerados ni en la CIA ni en suites ejecutivas
La renuncia del Director de la CIA sigue los pasos de lo que sucedió en Hewlett Packard y Lockheed Martin en los últimos meses. Ahora los directorios tendrán que aumentar el control de la conducta de sus ejecutivos, porque se los hace responsable.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Es muy posible que los CEOs no sean más propensos a la aventura extramatrimonial que lo que lo eran en el pasado; sin embargo, la notoriedad negativa que trae aparejado el hecho de que los pesquen ha hecho explosión.

La renuncia del director ejecutivo de Lockheed Martin, Christopher E. Kubasik, tras haber mantenido una relación con una subalterna sigue las mismas medidas implementadas en Best Buy, Restoration Hardware Holdings y Hewlett-Packard, entre otros. El día en que Kubasik dio un paso al costado, el directo de la CIA, David Petraeus, renunció a causa de una aventura.

Los directores de empresas están en proceso de aumentar el control de la conducta de los ejecutivos, porque se los hace responsable socialmente de la gobernanza.

A menudo, las comunicaciones por correo electrónico y por SMS, como también el registro de teléfonos móviles y de intercambios en redes sociales son lo que nutren de detalles a las hazañas y hacen que sea más difíciles de ocultar.

“Se trata de más tolerancia cero –dijo Elaine Eisenman, decana de educación ejecutiva y empresaria de Babson College (Massachusetts), y directora de la minorista de calzado DSW Inc.– Solía ser más propio del club de los varones, más parecido a una situación ‘guiño va y guiño viene’. Ahora los guiños ya no sirven más”.

Debido a que los directorios y los consejos de las empresas están más dispuestos a tomar medidas, los empleados también son más proclives a hacer uso de las líneas directas (hotlines) y otros mecanismos para informar a la autoridad, dijo Eisenman.

‘Toda la vida’

“La vida entera del ejecutivo se consume en la empresa y hay poco intercambio social fuera de la oficina, por ende, hay más tentación de generar una relación en el ruedo laboral –dijo Bill Ide, presidente del directorio del centro de gobernanza en el estudio jurídico McKenna, Long Aldridge LLP.

Al mismo tiempo, es menester que las grandes empresas reglamenten esta situación en la política interna de un modo más contundente, precisamente ante estándares morales públicos más exigentes y estrictos referidos a la gobernanza. Los correos electrónicos y los SMS les dan los medios para descubrir el asunto.

“Sí, sucede; pero los directores no pueden justificarlo, sencillamente porque la credibilidad moral de la organización pesa más –dijo James Post, profesor de la facultad de Administración de la Boston University, quien tiene escritos sobre gobernanza y ética empresarial–. Hay subculturas dentro de nuestra sociedad, donde este tipo de comportamiento se considera normal, como por ejemplo, en la industria cinematográfica, en la cual ha sucedido por decenios. Pero no es así en la mayoría de las salas de reuniones de directorio”.

Lockheed y Boeing

Kubasik renunció tras la demostración de que hubo una “relación larga, cercana y personal” con alguien que trabajaba para él, dijo el actual presidente del directorio y director ejecutivo, Robert Stevens, el 9 de noviembre durante una teleconferencia. Kubasik, que era el director de administración de Lockheed, fue elegido como candidato para ser director ejecutivo el 1 de enero.

Lockheed no proveyó detalles sobre la relación de Kubasik y una mujer subalterna, de quien dijo que ya no trabajaba en la empresa. Molly Weaver, la vocera de Kubasik, también se abstuvo de suministrar otra información que no fuese la declaración del 9 de noviembre que hizo el ejecutivo casado para expresar su pesar.

En 2005, la competencia de Lockheed, Boeing Co., hizo caer a su director ejecutivo en ese momento, Harry Stonecipher, por haber tenido una aventura con una empleada. La movida llegó quince meses después de que él dejara la vida de jubilación y volviera a la actividad para dirigir a la empresa que precisaba recuperarse de un escándalo por adquisiciones.

En los últimos meses, las inconductas de los ejecutivos también trajeron como resultado recortes en la remuneración por valor de un millón de dólares y añadieron supervisión para el director ejecutivo de la unidad de locación con opción a compra de aviones de American International Group y movilizaron a Stryker Corp. a hacer caer a su propio director ejecutivo.

En un relevamiento realizado a 573 miembros de AshleyMadison.com que se identificaron como directores ejecutivos de una empresa, el 91 por ciento dijo que ya había tenido una aventura antes de entrar en la compañía y el 52 por ciento dijo que esas relaciones fueron con un/a compañera/o de trabajo o un par profesional.

Los mismos elementos que les permiten a los tórtolos comunicarse también facilitan poner su aventura al descubierto, dijo Ide, quien preside el consejo del Governance Center para el Conference Board que asesora a las empresas sobre temas conflictivos en la línea directiva.

Los valores cambiantes en la sociedad solo vienen a complicar la situación, dijo Post, de la Boston University. La gente se casa más tarde y antes tiene muchas más relaciones.

“Vivimos en un momento de mucha ambigüedad moral – dijo Post – Alguien que aspira a llegar a la línea directiva debe examinar su conciencia con seriedad de modo de analizar cuál es el precio que se está dispuesto a pagar a cambio en términos de conducta personal y profesional”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV