martes, 21 de enero de 2020 Actualizado a las 16:02

El testimonio de Raimundo Valenzuela ante la Fiscalía en Caso Cascadas: niega ser autor del panfleto, pero admite rol clave en gatillar la investigación

por 29 agosto, 2014

Admitió que en 2011, luego de haber perdido $ 1.500 millones de los $ 4.700 millones invertidos en Norte Grande, elaboró el informe que marcó el inicio de las dudas sobre las operaciones de Julio Ponce y lo compartió con Pablo Echeverría, presidente de Moneda Asset Management.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pese a que concurrió hace ya casi seis meses al Centro de Justicia, la declaración del empresario e inversionista Raimundo Valenzuela Lang en el caso Cascadas ha estado en la penumbra hasta ahora y era objeto de especulaciones en el mercado.

El 4 de marzo de 2014, el socio de Moneda Asset Management se presentó ante la fiscal adjunta de la Fiscalía de Alta Complejidad Tania Sironvalle, como parte de la denuncia de Ponce por prevaricación y abuso de privados, hoy camino a ser sobreseída.

En su declaración, Valenzuela reconoce que ha perdido $ 1.500 millones al cierre de 2011, aunque hoy la pérdida superaría los $ 3.000 millones. Además da a conocer que hizo el primer informe sobre las operaciones de Ponce y revela la opaca respuesta del abogado Pablo Guerrero cuando le consultó sobre este caso.

Junto con ello, informa que su documento lo entregó a Guerrero y que luego éste llegó a manos de Pablo Echeverría, presidente de Moneda.

Mal negocio

Valenzuela le señala a Sironvalle que tiene el 7% de Moneda desde hace seis años. Agrega que es inversionista pasivo en esa sociedad y no participa en decisiones diarias de inversión.

Asegura que su participación se reduce a ir a directorios mensuales donde se presentan los estados financieros y que se preocupa de políticas generales, tales como remuneraciones de ejecutivos, crecimiento de la empresa y políticas de largo plazo.

Junto con ello indica que es un inversionista “muy activo” en la bolsa, donde opera a través de las corredoras LarrainVial, Celfin, Consorcio, Security, IM Trust y otras.

Luego revela el impacto en su patrimonio del caso Cascadas. “A diciembre del año 2011, yo poseía a través de mi empresa inmobiliaria Estrella del Sur aproximadamente 500 millones de acciones de NG (Norte Grande), equivalentes a 4.000 millones de pesos, y aproximadamente 70 millones de acciones de Oro Blanco (OB), equivalentes a 700 millones de pesos. Con ambas inversiones a diciembre de 2011 llevaba una pérdida aproximada de 1.500 millones de pesos, con la diferencia entre el precio de compra y el precio de mercado a esa fecha”, dijo.

En todo caso, fuentes que conocen de dichas inversiones estiman que, a la fecha, la pérdida del empresario por su presencia en las cascadas supera los $ 3.000 millones.

Con esto, el empresario confirma que este ha sido uno de sus peores negocios en los últimos años junto con la perdida que ha debido hacer en La Polar. En la multitienda invirtió casi US$ 20 millones en bonos y pagarés.

El origen del panfleto

Raimundo Valenzuela explica que esta pérdida fue la que lo motivó a estudiar las operaciones, lo que terminó en la elaboración de un documento hoy conocido en el mercado como el “panfleto”, el cual describía las transacciones de Ponce con las sociedades Cascadas.

“Producto de esta pérdida y como consecuencia del aumento en el descuento entre las sociedades denominadas (Cascadas) y el activo SQM, es que le manifesté mi preocupación y sorpresa a mi gerente de inversiones. Ante esto tomé la decisión de analizar a fondo el porqué de este aumento en los descuentos, para lo cual usé sólo información disponible en la BCS y en la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS)”.

Y continúa Valenzuela: “Esta decisión de realizar un análisis más profundo respecto al comportamiento de un instrumento, es algo que realizo regularmente dados los montos involucrados en nuestras inversiones. Junto a mis analistas realizó este estudio y me doy cuenta de las irregularidades en las transacciones de las acciones denominadas Cascadas, irregularidades que han sido confirmadas y ampliadas en mayor gravedad por la SVS. Cualquier hombre de negocios intenta comprar barato para vender caro. Sin embargo estas compañías actuaban en contra de su interés social, ya que vendían barato y compraban caro”.

Luego revela que este análisis lo hacen entre enero y febrero de 2012 y que las conclusiones quedaron claras en el segundo mes de ese año. “A fines de febrero de 2012 le mostré este estudio a Pablo Echeverría, socio de Moneda, por tratarse de mi socio y además un importante inversionista de las sociedades cascadas. Tengo entendido que posteriormente Moneda llevó a cabo sus propios estudios, en lo que yo no participé. Yo compartí con él esta información con la finalidad de alertarlo de estas supuestas irregularidades y confirmar si ellos llegaban a las mismas conclusiones. Tiempo después me señaló que mis conclusiones eran similares a las de Moneda”, detalla.

Más tarde el empresario cuenta que se reunió con Pablo Guerrero, socio del estudio de Barros y Errázuriz, asesor de las Cascadas y director de algunas de ellas, para presentarle su informe y verificar si estaba equivocado en sus análisis. “Tiempo después… me manifestó que a él le habían informado que estas operaciones no tenían ninguna gravedad”, recuerda.

Valenzuela enfrenta también la pregunta acerca de si su informe es el mismo que todos en el mercado llaman el “panfleto”. Lo niega, “por cuanto este tiene un sustento técnico bastante profundo” y que fue corroborado por las más de mil páginas de la formulación de cargos que hizo la SVS a Ponce, Roberto Guzmán y Leonidas Vial, entre otros.

Además de afirmar que es un absurdo decir que su objetivo con este informe era hacer bajar el precio para luego comprar más acciones, reconoce que en enero de 2012 compró $ 1.000 millones en acciones de estas sociedades, buscando reducir el costo promedio de sus papeles y “pensando que el precio de estas sociedades en algún minuto se recuperaría”. Desde entonces nunca compró más acciones.

Valenzuela –quien niega tener alguna relación con Consorcio (socio de Moneda)– explica que nunca ha intentado manipular el precio de estas sociedades y que, si hubiera querido beneficiarse, “a principios de 2012, hubiese vendido el total de mis inversiones en las cascadas para luego recomprarlas a un menor precio”. “Sin embargo, a principios de 2012 no vendí ninguna acción, por el contrario y desgraciadamente compré aún más”, concluyó.

Según ha dicho Julio Ponce ante la Fiscalía, el “panfleto” lo elaboró Valenzuela, pero también participó Tomás Hurtado, ejecutivo de Consorcio, algo que el grupo de Juan Hurtado Vicuña y Eduardo Fernández León ha negado tajantemente.

Dicho “panfleto”, asegura Ponce, fue utilizado por Moneda para presionarlo a fusionar las sociedades cascadas. Luego, fue entregado a la SVS para que investigara y atacara al presidente de SQM, algo negado por Moneda.




Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV