jueves, 18 de abril de 2019 Actualizado a las 19:13

Acciones de la minera no metálica están entre las que más suben este jueves tras resultados del 3° trimestre

Rio Tinto, Tianqi y Albemarle: la lista corta por el paquete de SQM que complica al Estado de Chile

por 23 noviembre, 2017

Rio Tinto, Tianqi y Albemarle: la lista corta por el paquete de SQM que complica al Estado de Chile
Son los tres principales candidatos para quedarse con el tercio que ha puesto en venta la canadiense PCS, firma que, si bien tiene hasta 2019 para concretar la operación, ha dicho que ve este como un buen momento para vender. Cada nombre, sin embargo, supone un escenario complejo para Chile y la Corfo, considerando el papel que podría jugar el Estado chino como socio en la explotación de un mineral clave; la potencial posición dominante de Albemarle; y la falta de experiencia en el área que se le endosa a Rio Tinto.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Potash Corp (PCS) tiene hasta 2019 para desprenderse del 32% de SQM, pero todo indica que el evento ocurriría en el corto plazo.

Presionada por el regulador indio para que hasta abril de 2019 venda su tercio en la minera no metálica, con tal de concretar su fusión con Agrium y así crear la empresa de fertilizantes más grande del mundo, la compañía tiene en sus puertas una lista de varios nombres de interesados por compartir la propiedad de SQM con Julio Ponce.

Sin embargo, los procesos avanzan rápido y, según fuentes conocedoras, ya se maneja una lista corta con tres candidatos para quedarse con dicho paquete. La china Tianqi, la estadounidense Albemarle y la angloaustraliana Rio Tinto.

Los propios directivos de PCS han reconocido que, más allá de estos plazos, ven este momento como el adecuado para realizar la transacción, considerando la demanda que existe sobre el litio. A fines de octubre la compañía realizó una conferencia ante analistas y fue consultada sobre si esperarían a realizar la venta una vez que se esclarezca el conflicto que tiene SQM con Corfo; sin embargo, sus ejecutivos dijeron que, si bien era un punto a estudiar, el buen momento de dicho mineral abría una ventana interesante para concretar la operación pronto.

Estas tres compañías interesadas suponen escenarios muy distintos para el Estado chileno. Esto, considerando las implicancias que tiene cada uno al ingresar a la propiedad de SQM, aunque todos esos escenarios son complicados.

El temor sobre el neocolonialismo chino

Siendo Tianqi, una empresa de capitales estatales de China, las aprensiones respecto de lo que significa tener una compañía de ese país explotando materias primas en Chile son conocidas por distintos agentes en el mercado, incluyendo a la Corfo, entidad dueña de las pertenencias mineras sobre las cuales opera SQM.

Lo anterior, por la reputación que se ha armado el gigante asiático, sindicado desde hace unos años como un verdadero imperio neocolonialista, a propósito de sus inversiones en África, continente del cual explota principalmente materias como el gas, petróleo y la minería.

En un artículo del diario ABC de España, se hacía mención, hace unos años, a esta realidad. “A cambio de esta lluvia de millones en el continente más pobre del planeta, el gigante asiático se asegura el acceso a valiosos yacimientos de recursos naturales imprescindibles para alimentar su imparable desarrollo económico, como petróleo, gas natural, minerales y madera. Pero, según denuncian Estados Unidos y la Unión Europea, esta diplomacia del yuan fomenta la corrupción y afianza regímenes totalitarios acusados de violar los derechos humanos, como el de Sudán”.

En el mismo reportaje, el periodista español Juan Pablo Cardenal, autor del libro La silenciosa conquista china, decía que las inversiones en dicho continente adolecen de falta de estándares medioambientales o sociales mínimos, pues sus inversiones son agresivas y el único objetivo es el desarrollo económico, obviando efectos secundarios.

Las inversiones de ese país han llegado a países vecinos también, con varias polémicas. Por ejemplo, en Argentina, Mauricio Macri quiso incluir una cláusula en un acuerdo de cooperación firmado por el gobierno de su predecesora, Cristina Fernández, que le permitiría a dicho país instalar una base espacial en Neuquén, una inversión de US$300 millones. El problema ocurrió cuando Macri quiso establecer que la instalación sea solo de uso civil, no militar, lo cual se logró tras varios meses de negociaciones.

Este año, el mandatario argentino ya ha tenido polémicas con el gigante asiático por, supuestamente, incumplir los convenios bilaterales firmados por Fernández de Kirchner. En mayo realizó una visita oficial con tal de limar asperezas, en momentos en que ese gobierno ya había dejado de comprarle soja argentina como forma de protesta.

No es un secreto que China sea el principal comprador de cobre de Chile, lo cual deja el país en una incómoda posición ante cualquier controversia que surja en una compañía que siempre da noticias, como SQM.

Los casos de Albemarle y Rio Tinto

Los otros dos candidatos constituyen historias distintas, pero no menos complejas.

Albemarle, antes denominada Rockwood, firmó en enero un acuerdo con Corfo para elevar la producción anual a 80 mil toneladas de carbonato de litio hasta 2043 en el Salar de Atacama, lo que dejaría en una incómoda posición al país si es que entra en SQM.

Tras materializar ese acuerdo, la Corporación buscaba precisamente aumentar la competencia en la producción y explotación de litio, considerando que la minera no metálica tenía una posición dominante.

Como publicamos hace algunas semanas, la entrada de la firma norteamericana la dejaría en una posición en el negocio no deseable para el país y, según señalaron fuentes, es políticamente inviable.

Albemarle es una empresa que en Chile opera a través de Azerta, agencia de comunicaciones en la que es socia Cristina Bitar, quien a su vez estuvo salpicada en el caso SQM y el financiamiento ilegal a la política, considerando las boletas que la vincularon a dicha sociedad siendo la generalísima de la fallida campaña senatorial de Joaquín Lavín.

Rio Tinto, por su parte, carga el problema del escepticismo del mercado. Es que no ha tenido buenas experiencias en las compras que ha realizado en el último tiempo y en el espectro internacional se le critica su poca experticia en el mundo del litio.

Un columnista de Bloomberg que revisó el historial de las últimas adquisiciones de la compañía, hace un duro diagnóstico de su performance: “A lo largo de los años, las principales adquisiciones de Rio Tinto han demostrado ser un indicador opuesto inquietantemente premonitorio para los bienes básicos. Cuando compran, es una buena idea vender”.

“Por su propia reputación y la de su compañía, lo mejor que Jacques podría hacer con este acuerdo sería dejarlo”, decía David Fickling.

Boom del litio impulsa las acciones de SQM

Este jueves las acciones de SQM tienen un fuerte impulso en la Bolsa de Comercio de Santiago, ubicándose dentro de las que más suben y las más transadas.

Al filo del mediodía, Nortegrande subía 2,71% y SQM-B avanzaba 1,91%, siendo esta última precisamente la más transada en la plaza local.

Esto luego de que el Ebitda de SQM alcanzara los US$221 millones, en línea con el consenso, registrando un incremento de 21,5% a/a. Por su parte, los ingresos avanzaron 10,9% a/a, alcanzando US$559 millones, explicados principalmente por positiva evolución en negocio de litio (+15,6% a/a).

De acuerdo al análisis del BCI, los resultados "se alinean a nuestra visión fundamental previa, la que incorporaba crecimientos en Litio y mayores volúmenes en NVE y Yodo. Consideramos que los precios del Litio seguirían incrementándose en lo que queda del año y principios del próximo gracias a una fuerte demanda de productores de autos eléctricos en China (crecimientos en torno a 100% a/a en la producción)".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV