sábado, 3 de diciembre de 2022 Actualizado a las 20:17

La reforma tributaria de Piñera se está quedando huérfana

por 14 mayo, 2012

La reforma tributaria de Piñera se está quedando huérfana
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La propuesta del Gobierno parece no dejar contento a nadie y tiene cada vez menos piso. Busca recaudar entre US$ 700 millones y US$ 1.000 millones anuales para financiar la reforma educacional y el consenso es que el monto es muy poco o que la reforma no es necesaria.

Primero fue la oposición que la consideró exigua, planteando que se necesita recaudar más de US$ 6.500 millones. Luego, la derecha económica —liderada por Juan Andrés Fontaine y Hernán Büchi— que la ven innecesaria o como un proyecto mal planteado, como la describió Fontaine en El Mercurio.

Los últimos en saltar al ruedo fueron el CEP y Cieplan. El viernes, el Centro de Estudios Públicos —think thank liberal ligado al gran empresariado— y la Corporación de Estudios Públicos —de una sensibilidad más próxima a la Concertación— dieron a conocer su versión de una propuesta tributaria, la cual plantea importantes diferencias con el Ejecutivo. La mayor es que recauda US$ 5.000 millones al año.

Vittorio Corbo, ex presidente del Banco Central y actual investigador asociado senior del CEP, se unió con el ex ministro de Educación y ex presidente ejecutivo de Codelco, José Pablo Arellano (DC), economista de Cieplan, para dar a conocer un estudio que analiza en profundidad el sistema tributario y recomienda cambios en el sistema que resultarían en mayores ingresos por US$ 3.100 millones y US$ 1.900 millones por menor evasión.

La propuesta coincide con el proyecto de La Moneda en elevar el impuesto de primera categoría (en rigor mantenerlo en 20% como propone Piñera) y bajar la tasa marginal de las personas. Sin embargo, la propuesta de CEP-Cieplan sugiere rebajar sólo la más alta de 40% a 37%. Y no es la única diferencia.

En lo grueso, proponen reducir distintas exenciones, entre ellas, la principal, acotar la que disminuye el pago del IVA en viviendas de hasta UF 4.500 y que propone limitarla a viviendas de hasta UF 2.000. También plantea grabar con IVA las compras de diesel, que hoy no tiene este tributo y que a su juicio, causas externalidades que deben compensar con impuestos.

Eso sí, Corbo y Arellano fueron tajantes en advertir —emplazados por el senador PPD, Ricardo Lagos Weber— que no están por “dar un salto al vacío”, al referirse a la posibilidad de terminar con las exenciones tributarias para las utilidades de empresas que no sean retiradas, defendiendo el paradigma que por décadas ha captado el consenso de la elite económica política de fomentar el ahorro y la inversión.

Así las cosas, la orfandad de la propuesta tributaria de Hacienda es creciente, aunque nadie predice que no será aprobada. Lo que sí existe, es un convencimiento de que para que ser aprobado, el Ejecutivo tendrá que introducir cambios. Y ese fue el mensaje claro que envío el Presidente del Senado Camilo Escalona (PS), el Senador DC Eduardo Frei, al ministro de Hacienda Felipe Larraín la semana pasada.

El economista de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, sostiene que hay una creciente opinión que plantea la necesidad de aumentar  la recaudación.

“Más que huérfanos, el consenso está en que los recursos que están generándose no alcanzan para llegar al 3% de PIB que se requiere en bienes públicos como salud, educación, previsión, innovación, etc., y en esa línea está nuestra casa de estudios que estima en US$ 6.000 millones adicionales las necesidades. En este sentido, las propuestas que están apareciendo, vienen por el lado de que se necesitan más recursos”, afirma.



En la misma línea, el economista jefe de BBVA, Alejandro Puente, advierte de las diferencias que existen en torno a la propuesta del gobierno, lo que a su juicio, demuestra que no se ha hecho la discusión sobre cuánto se necesita recaudar y cuales son las necesidades públicas.

“El gobierno dice que eso (la recaudación que ha propuesto en su proyecto de ley) se necesita, pero tiene gente a un lado y otro, con opiniones divergentes, incluso al interior de la propia coalición oficialista tienes gente que dice que no hace falta incrementar la recaudación fiscal y otros diciendo que se quedó corto. Más allá de que esté o no sustentada la propuesta, al menos no parece que haya acuerdo en los diferentes sectores sobre este punto”, señala Puente.

Para Puente, lo que se debería analizar primero es la posibilidad de proyectos presupuestos plurianuales y cuáles son realmente las necesidades del Estado, antes de analizar propuestas para recaudar mayores recursos.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV