jueves, 27 de febrero de 2020 Actualizado a las 02:43

La ácida crítica de economista de Harvard al dogmatismo neoliberal de la economía chilena

por 10 agosto, 2012

La ácida crítica de economista de Harvard al dogmatismo neoliberal de la economía chilena
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pocas veces se ve a un extranjero criticando con tanta dureza a Chile. Nos hemos acostumbrado a recibir elogios por el modelo económico, el crecimiento del país y la reducción de la pobreza en los últimos 20 o 25 años.

Y esta semana aun más. La cifras publicadas el lunes muestran que Chile fue el quinto país que más creció en el mundo en el primer semestre (5,5%), con cero inflación en julio y con la tasa de desempleo a bajos históricos.

Pero no todos piensan lo mismos afuera. Y la piedra vino desde donde menos se podía esperar: Harvard.

El profesor venezolano y director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, se paró en el salón principal de Casa Piedra, el hogar del gran empresariado chileno, para dictar una presentación en el Foro Anual de la Industria 2012, organizado por Asimet.

Y no se guardó nada. Cubrió de críticas al desarrollo económico chileno. Advirtió que nuestro país es el más rico de América Latina pero, dado su fuerte foco en explotación de recursos naturales (cobre, forestal, pesca), lejos de ser un plus, esto ha sido un lastre para el desarrollo de país.

Con datos duros, desnudó todos lo que él llama "los mitos" sobre el crecimiento chileno. Afirmó que somos ignorantes en desarrollo de conocimiento productivo y aseguró que ni de minería sabemos, pese a ser el principal productor de cobre del mundo.

Eso, insistió, explica que en el índice de complejidad económica, que entre otras cosas, mide el nivel de diversificación de las exportaciones nacionales, nos ubiquemos en el lugar 78 en el mundo, en el entorno de países como Trinidad y Tobago o Jamaica, y muy lejos de los países que se nos parecen más en ingreso per cápita.

En este sentido, sostuvo que no es excusa para que Chile tenga tan poca diversificación de sus exportaciones, el que posea tantos recursos naturales, pues hay otros países, como Australia o Noruega, que teniendo recursos naturales por doquier, tienen niveles de diversificación hasta 12 veces superior.

“Cuando le digan ‘no somos diversificados porque somos ricos en recursos naturales’, pues bájense de esa mula, eso no es verdad, ustedes son países de ingresos medios porque tienen recursos naturales y no van a convertirse en un país rico con recursos naturales, porque ningún país rico con esas características son tan poco diversificados como ustedes”, enfatizó.

La consecuencia de este bajo conocimiento y diversificación, según Hausmann, es que la mayor parte de la inversión que llega a Chile no deja conocimiento, pero sí se lleva grandes fortunas en intereses y dividendos que paga nuestro país. Todo por nuestra ignorancia. “El país tiene un déficit de conocimiento que lo paga con remuneración elevada a la inversión extranjera no compensada por su propia inversión en el exterior”, explicó.

La minería, dijo, es el mejor ejemplo. “A pesar de que llevan un siglo de minería o más, no han aprendido en un siglo a hacer minería; o sea ustedes me explicarán por qué, pero no saben y pagan por no saber y, por tanto, no se benefician como Australia de desarrollar minería en Chile. Chile no se beneficia de desarrollar minería ni en el Congo”, disparó.

Aseguró que Chile corre el riesgo de que en los próximos años se desacelere por la falta de innovación productiva y diversificación y que para enfrentarlo se deben fomentar políticas sectoriales que ayuden a desarrollar algunas áreas de la economía que aporten y requieran mayor conocimiento tecnológico y de las personas.

 Sin embargo, apuntó a que hay un problema ideológico que provoca a la elite local padecer “alergia” a políticas sectoriales, prefieriéndose las neutrales —la “cancha pareja”— que no favorecen a nadie en particular. Criticó en especial a Corfo, por dejar de lado la idea de desarrollar cluster, enfocándose en Innova Chile como un repartidor de recursos para todos los que quieran innovar, lo que lleva a generar sólo empresarios que desarrollan software.

Al lado de Hausmann estaba el ex ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, y el socio de Econsult y director del Sistema de Empresas Públicas (SEP), José Ramón Valente, amigo de Hernán Cheyre, ex socio de Econsult y hoy vicepresidente ejecutivo de Corfo, ente estatal encargado de fomentar emprendimientos productivos en Chile.

Ninguno lo tomó muy bien. Fontaine fue más mesurado, pero no dudó en defender “la obra”, primero en Dictadura hasta 1990, desde entonces y hasta 2010 con la Concertación y hoy con el gobierno de Sebastián Piñera.

Fontaine admitió que compartía la inquietud de Hausmann a nivel general, pero cuestionó sus números. Por ejemplo, con las cifras sobre la inversión extranjera o la comparación que hizo el experto con Tailandia, que hizo un camino distinto a Chile y hoy es potencia tecnológica.

Y reconoció que también tiene “alergia” a las políticas sectoriales, pues —a su juicio—, los fomentos a industria en particular, se prestan para derroche de recursos, presión para conseguir favores, para corrupción que han hecho mucho daño.

Pero fue Valente el que respondió con más acidez.

Primero expresó que, si bien “simpatizaba” con él, no conocía “mucho” al profesor de Harvard. Y reaccionó haciendo él un resumen de la exposición de Hausmann. “En buen chileno, somos lesos”, ironizó.

Agregó que Chile ha sido “mucho más que el cobre” y que se ha generado mucha más riqueza que la relativa al cobre destacada por el catedrático de la universidad más reputada del mundo.

Recordó que Chile ha llegado a producir leche evaporada, y ha sido capaz de colocar uva y salmón fresco en Estados Unidos, lo que requiere de una logística depurada.

También le recordó que Chile tiene un sistema de pensiones privado, que ha sido imitado en distintos países del mundo. De eso sabe el socio de Econsult, pues escribió un libro financiado por la Asociación de AFP a propósito de los 30 años del sistema creado por José Piñera en 1981.

Y rescató que con la privatización del sistema eléctrico chileno se ha logrado llevar empresas chilenas a invertir en la región. En rigor, la única de este rubro es la hoy cuestionada Enersis, de los españoles e italianos Endesa España y Enel.

Y también destacó la expansión de cadenas de retail como Cencosud y Falabella en la región, además de citar el explosivo crecimiento de LAN, que, recordó Valente, en 1994 estaba quebrada y fue rescata con un aumento de capital de US$ 20 millones.

Asimismo mostró sus credenciales internacionales, añorando cuando estudiaba en la Universidad de Chicago y cuando su profesor, George Stigler, le contó una historia. Esta relata el interés que había en Estados Unidos en analizar el desarrollo manufacturero en Japón, mientras al mismo tiempo, supone él, en el país Nipón se germinaba la burbuja que llevaría a un crecimiento estancado en la última década.

“Eso demuestra la complejidad del éxito empresarial y, como es complejo, debemos dejarlo a la inteligencia de las personas”, recalcó.

La guinda de la torta patriótica la puso el precandidato y ministro de Economía, Pablo Longueira, al final del evento.

Longueira indicó que había escuchado cuestionamientos al modelo de desarrollo del país y que no podía evitar referirse.

Por eso, lanzó una artillería defensiva.

“Quisiera partir valorando el país que hemos construido en treinta años y el camino al desarrollado que hemos seguido”, subrayó.

Añadió que ya se quisiera otro país en el mundo aspirar a crecer más de 4% y cerca de 5% en 2012, en medio de crisis internacionales, y tener el nivel de empleo y de baja inflación que hay en la actualidad.

Para Longueira, si bien se requiere seguir desarrollando innovación, los temas fundamentales están en otro lado, como en la energía, que eleva los costos de producción de las empresas.

Y la solución es que haya más inversión en esos sectores. Pero su visión apuntó a que los medioambientalistas impiden que se concreten los proyectos. “Eso se enfrenta con liderazgo político. Nunca cuando he tenido que votar en la comisión de ministros una aprobación ambiental hemos podido salir por la calle, siempre hemos tenido que salir con resguardo policial, porque ahí están los de siempre, que se oponen a todo”, reclsmó.

El economista de la Universidad de Chile y ex jefe del programa económico de Eduardo Frei cuando fue candidato a Presidente en 2009, Oscar Landerretche, ratificó la visión del profesor de Harvard, indicando que la falta de diversificación en las exportaciones y de conocimiento productivo ya está afectando la tendencia de crecimiento.

En su opinión, los dos años de alto crecimiento del actual gobierno se explican más bien por términos de intercambio, un rebote por el terremoto y otros factores no identificables con políticas de Piñera.

Landerretche destacó en el panel que el problema principal para salir de esta zanja es que siempre el debate se da entre autoflagelantes y autocomplacientes y siempre mirando al gobierno anterior.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV