lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 22:41

Wall Street encuentra el aspecto positivo de Sandy en el Margaux y el Monopoly

por 1 noviembre, 2012

Wall Street encuentra el aspecto positivo de Sandy en el Margaux y el Monopoly
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Wall Street recurrió al borgoña, el sushi y el fax en tanto el huracán Sandy causaba los mayores estragos de la historia en el sistema de tránsito de la ciudad y cerraba los mercados accionarios durante días consecutivos por cuestiones climáticas por primera vez desde 1888.

“Tuve que ir a la bodega y buscar una buena botella de vino y beberla antes de que se arruinara”, escribió en un correo electrónico Murry Stegelmann, de 50 años, fundador de la firma de gestión de inversiones Kilimanjaro Advisors LLC, luego de que se le cortara la luz a las 18 horas del 29 de octubre en Darien, Connecticut.

La botella que eligió, un Chateaux Margaux 2005, recibió una calificación de 98 puntos del crítico de vinos Robert Parker y está a la venta en Westchester Wine Warehouse a US$999,99.

“Sobresaliente”, dijo Stegelmann. Empezó el día con un té verde en Starbucks, hablando con los vecinos sobre el futuro de los New York Yankees y trasladando botes a la playa de estacionamiento de la Escuela Secundaria Middlesex de Darien.

Aunque Stegelmann no logró llegar a su trabajo, por lo menos dos máximos responsables ejecutivos de bancos de Wall Street trabajaron desde su sede central durante una tormenta que causó la muerte de 18 personas en la ciudad de Nueva York, desató un incendio que arrasó 111 viviendas en Queens, inundó los túneles del mayor sistema de tránsito de los EE.UU. y dejó a 750.000 clientes sin electricidad. El máximo responsable de Morgan Stanley, James Gorman, caminó tres millas (4,8 kilómetros) para llegar de su oficina en Times Square a su casa de Manhattan.

‘Olas enormes’

Wilson Ervin, asesor sénior del máximo responsable ejecutivo de Credit Suisse Group AG, Brady Dougan, y ex director de riesgos del banco con sede central en Zúrich, comenzó su semana de trabajo a los 9 de la mañana en el río Hudson, al norte de Battery Park City, viendo cómo las condiciones meteorológicas empeoraban junto a sus dos hijas.

“El Hudson tenía unas olas enormes y parecía un película de surfistas que transcurriera en Hawai”, relató en una entrevista. “A las chicas les parece genial”.

Ervin, de 52 años, vestido con pantalones negros impermeables y un piloto amarillo, más tarde fue a la oficina del banco de 11 Madison Avenue para trabajar en las evaluaciones de los directores gerentes y la regulación financiera. Almorzó Raisin Bran, café y una banana comprados en el 7-Eleven de la planta baja, explicó.

El impacto de la tormenta fue menos violento en Greenwich, Connecticut, donde un gestor de fondos de cobertura de 41 años jugó al Monopoly con su familia de a ratos desde el mediodía hasta las 21:30 el día de la tormenta, dijo el inversionista, sin dar su nombre por motivos de política empresaria.

A sus hijos mellizos de 10 años y su hija de 6 no les gusta jugar con él porque se niega a negociar propiedades y juega a ganar, explicó. Los derrotó después de poner un hotel en Park Place.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV