viernes, 22 de enero de 2021 Actualizado a las 22:46

Informe Especial revela falta de fiscalización y vacío legal del millonario negocio del retail financiero

por 6 noviembre, 2012

Informe Especial revela falta de fiscalización y vacío legal del millonario negocio del retail financiero
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A pesar de ser un mercado que el 2011 generó más de 1.500 millones de dólares de ganancias y que en los últimos 20 años triplicó sus clientes de crédito, el retail financiero opera en medio de una gran manga ancha que se traduce en laxas regulaciones y vacíos legales que hacen imposible, por ejemplo, saber exactamente cuánto dinero deben los chilenos a esta industria.

Así lo acredita un reportaje de Informe Especial, realizado por la periodista Carola Fuentes y que será publicado este martes en TVN. Según la investigación, existen más chilenos que le deben dinero a las grandes tiendas que a los bancos, ya que si bien las deudas con la banca son más altas, existen más tarjetas emitidas por el retail.

Grandes tiendas, farmacias y tiendas por departamento que tienen un negocio financiero paralelo a su rubro inicial forman parte de este sector, que hace rato descubrió que es mucho mejor negocio vender dinero que vender cosas. ¿La razón? Los intereses en Chile no pagan IVA.

Además, en la práctica que un porcentaje de sus clientes no pague también es beneficioso. Para graficarlo un ejemplo: una oferta para comprar en 24 cuotas sin interés no es una oferta al azar: tienen estudiado científicamente en qué cuota una parte de sus clientes dejará de cancelar. Ahí empiezan a cobrar el interés máximo convencional, interés sobre interés y si a la persona le falta dinero se lo prestan. Negocio redondo.

ES MEJOR VENDER PLATA
Las cifras son decidoras. Según calculó el equipo de Informe Especial, basándose en información que maneja la Superintendencia de Valores y Seguros, el sector se embolsa mucho más dinero a través del ítem de los créditos que de sus departamentos de venta.

Por ejemplo, el 99% de las ganancias obtenidas por Hites el 2011 corresponde al retail financiero. En el caso de Falabella, controlada por las familiar Solari, Cúneo y del Río, el año pasado su tarjeta Promotora CMR tuvo 95.150.151 millones de pesos en ganancias, versus el holding por tiendas de departamento que obtuvo 35.483.886 millones. O sea, casi un tercio menos.

En tanto, Cencosud, de Horst Paulmann, que entregó a la superintendencia de Valores y Seguros cifras a nivel regional en América Latina -porque no están obligados a entregar mayor detalle- también obtuvo ganancias por servicios financieros que triplican lo obtenido por tiendas de departamento, ya que esta última obtuvo 29.697.723 millones de pesos frente a los 83.925.872 millones de pesos alcanzados vía tarjetas, seguros y Banco Paris.

A pesar de las dimensiones y la importancia que ha alcanzado este sector no enfrenta regulaciones comparables a la banca. De hecho, nadie sabe cuántas tarjetas del retail circulan realmente: en la Superintendencia de Bancos han publicado que son 21 millones, pero el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Raphael Bergoing, señaló que eran 17 millones. En tanto, el gerente general del Comité Retail Financiero, Claudio Ortiz, dijo que son 9 millones. En suma, no hay claridad sobre cuántas tarjetas están circulando o cuantas se inhabilitan porque las personas dejan de pagar. Lo más grave: pese a tener un alto nivel de crédito por esta vía nadie puede saber cuánto se le debe al retail.

Porque si bien existen cifras de endeudamiento macro, no existe información desagregada ni detallada. Al menos no públicamente, ya que, tal como reconoce el superintendente de Bancos, no tiene suficientes facultades para fiscalizar. Entre otras cosas ni siquiera puede revisar los balances financieros.

Y es que todo se hace a través de auditorías externas. Lo que se traduce en que hay que confiar en la información que entrega la industria y que señala que en promedio cada uno de sus clientes debe unos 600 mil pesos. Pero no hay forma de chequearlo.

En el caso de La Polar y las repactaciones unilaterales, cuando desde la SBIF iban a pedir información, los abogados los remitían a los informes de las auditorías, ya que alegaban que no estaban obligados a pasarle la información.

El principal problema asociado a esta falta de transparencia, según concluye el reportaje, es que las autoridades no tienen herramientas para medir el riesgo sistémico en el país.

PROYECTOS DE LEY
Actualmente existen dos proyectos de Ley en el Congreso que apuntan a regular y a modificar la casi nula fiscalización del sector.

Uno es la ley de deuda consolidada, que apunta a crear un organismo independiente que no sea ni el retail ni la banca que maneje información consolidada relativa a lo que deben los clientes y a quién, y que permita que los usuarios sean quienes pidan estos datos y los lleven a las entidades de crédito.

El otro proyecto es para reducir la tasa máxima convencional, que en Chile casi triplica a la de Estados Unidos, y que se mide en base al promedio del interés que cobra la industria. Porque actualmente si se ponen de acuerdo en dicho promedio nadie puede limitarlo ni fiscalizar.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV