lunes, 18 de enero de 2021 Actualizado a las 07:59

Ganancias históricas de las Isapres, año para olvidar en la banca

por 16 noviembre, 2012

Ganancias históricas de las Isapres, año para olvidar en la banca
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Es un muy buen negocio para los dueños”, asegura un analista de una entidad que sigue el rubro de la salud y los seguros al referirse a las Isapres. La frase parece evidente tras conocerse las utilidades netas obtenidas por las isapres entre enero y septiembre de este año, que alcanzaron los $ 66 mil millones, superando en un 36,1 % al mismo período del año anterior.

La Superintendencia de Salud la describió como un “alza histórica” en el sistema, ya que desde el 2005 que no se producía un alza tan significativa. Las buenas noticias se suman al éxito que tuvo la industria en doblar la mano al ministro de Salud, Jaime Mañalich y bloquearon la iniciativa del Gobierno de crear un Plan Garantizado de Salud (PGS) de tarifa fija y de igual precio para los afiliados a una misma aseguradora, con el fin de terminar con la histórica discriminación por sexo y edad de las aseguradoras de salud, que en 2010 el Tribunal Constitucional (TC) declaró inconstitucional.

Lejos quedó la apuesta de la Asociación de Isapres, que en palabras de su director ejecutivo, Rafael Caviedes, predecía en julio pasado que las ganancias del sistema vistas en el primer trimestre de año —que en ese momento sumaban $ 28.649 millones y caían 11 % en doce meses— profundizarían la baja en la segunda parte de 2012.

“Es fácil predecir que al final del año caerán a casi la mitad del nivel de 2011”, afirmó en esa ocasión.

Nada de eso ocurrió y el sistema sigue siendo rentable para el club de las cinco grandes entidades (en rigor son seis pero Vida Tres es parte del grupo Banmédica) que concentran el 99,7 % de los ingresos del sector asegurador de salud privado y el 99.2 % de las ganancias.

La Asociación de Isapres explicó que estas utilidades se explicaron principalmente por un alza importante del número de beneficiarios (120 mil personas, incluyendo un alza de 6 % de los cotizantes), de las utilidades no operacionales o financieras (que subieron 29,7 %), por el impacto del mes de septiembre con menos días laborales y por cambios de normas contables.

Y aunque son un sector que atiende a menos del 20 % de los chilenos y justamente los de mayores ingresos (promedio de $ 800 mil imponible mensual de sus cotizantes), mientras la gran mayoría está en Fonasa (con el 84 % de ellos ganando menos de $ 500 mil), el cuestionamiento al negocio es generalizado.

Ni siquiera los bancos pueden mostrar cifras tan positivas este año: mientras las utilidades de las Isapres se disparan en un tercio, las de la banca caen en casi un 20 %. Eso sí, la escala de utilidades no guarda ninguna comparación, como lo hace ver el director ejecutivo.

En efecto, entre enero y septiembre de 2012, los bancos acumularon en la última línea ganancias de $ 1.130.000 millones (US$ 2.400 millones), cifra al lado de la cual los US$ 141 millones ($ 66.352 millones) de las Isapres parecen juego de niños.

Y mientras las Isapres logran bloquear reformas al sistema, la autoridades aumentan la fiscalización de la banca, especialmente las comisiones y la tasa de interés que cobran a sus clientes.

Sin embargo, la comparación desfavorece a las Isapres cuando se verifica la rentabilidad. Hace dos semanas la Fiscalía Nacional Económica (FNE) publicó un estudio elaborado por expertos de la Universidad Católica de Valparaíso (UCV) y un economista argentino de la Universidad de San Andrés, que reveló que las isapres presentaban niveles de rentabilidad que doblaban a los de la banca.

En concreto, un 35 % de Rentabilidad sobre Patrimonio (ROE) de las Isapres frente al 17,5 % de los bancos. Las Isapres reclaman que esta medición es engañosa, pues no incluye los activos intangibles que son sus clientes. “Cuando Cruz Blanca compró ING salud, no compró ni los computadores ni las oficinas, sino la cartera de beneficiarios”, argumenta Caviedes.

A su juicio, lo que se debe comparar es la rentabilidad sobre ingresos. Manuel Hinostroza, ex superintendente de Salud, afirma que si se considera ese indicador, las Isapres marginaron en 2011 un 4,4 % de los ingresos pagados por sus cotizantes, cifra que hoy es 5,3 %. “Y si observa a las aseguradoras, que tienen un negocio relativamente parecido, ves que se ubican en 2 %; es decir, las isapres rentabilidad el doble que las compañías de seguros”, dice Hinostroza.

Con todo, el informe presentado por la Superintendencia de Salud, revela que otro indicador, la rentabilidad sobre capital y reservas promedió un 35 %, llegando a niveles superlativos en Cruz Blanca (72,6 %), Consalud (66,1 %) y Banmédica (52,9 %).

Coinciden los expertos que este último indicador no es exactamente comparable con el ROE de los bancos, pero advierten que la diferencia evidencia que la ganancia de las aseguradoras de salud es ‘sobrenormal’. En efecto, los bancos, a septiembre de este año anotaron un ROE de 16,76 % antes de impuestos y de 14,13 % después del pago de tributos.

Asimismo, los bancos están sufriendo, pese a sus jugosas ganancias, un año para el olvido, pues sus utilidades caen 15,42 %, mientras las Isapres, como sabemos crecen 36 %.

Hinostroza tiene explicación para ello: la criticada alza de los planes que anunciaron las Isapres a mediados de 2011, de 6 % en promedio que, a su juicio, permitió incrementar las utilidades.

Los ingresos subieron un 10,5 %, mientras los costos lo hicieron en un 10 %. Así, los ingresos crecieron en $ 118 mil millones, y los costos solamente $ 95 mil millones. La diferencia ($ 22.306 millones) se fue casi completamente a las arcas personales de los dueños de las Isapres.

“La industria de Isapres es comparable, no 100 %, con la de seguros, pero lo que tiene es que maneja grandes volúmenes de asegurados, por lo tanto, si bien indicadores de márgenes operativos son comparables, la utilidad es mayor", señala Rodrigo Salas, analista de seguros de la clasificadora de riesgos FitchRatings.

Caviedes refuta las críticas y señala que una mejora al sistema puede darse si ingresan nuevos actores. “Para que ingresen más actores al mercado, que es deseable evidentemente, debe haber estabilidad en las reglas del juego, sino los inversionistas se arrancan; si es tan buena rentabilidad es difícil pensar que no haya actores que quieran entrar”, afirma.

Para Alejandro Alarcón, economista y ex gerente general de la Asociación de Bancos, la rentabilidad de las Isapres se explica por la asimetría de información.

“El problema fundamental es que hay información asimétrica, la gente no tiene información completa y por tanto no hay equilibro competitivo. ¿Cómo lo hace un ciudadano común y corriente para elegir entre mil planes”, sostiene.

Hinostroza denuncia que “abiertamente hay problemas de competencia, falta de transparencia e indicadores que generen competencia”. Por ello, lamenta que no haya avanzado el proyecto que generaba un Plan Garantizado de Salud, que genera un plan referencial comparable, con precio único por isapre.

“El Gobierno lo dejó morir con una indicación que borró con el codo el acuerdo político del año pasado”, enfatiza.

Matías Goyenechea, vocero de "Salud Un Derecho" agrega que las ganancias de las Isapres se explican porque "sigue vigente la discriminación por sexo y edad, lo que permite que las Isapres cobren una prima por riesgo mayor a personas de mayor edad o mujeres que significan un mayor riesgo de gasto para la isapre".

Tan buen negocio son las Isapres que las AFP han invertido en ellas. Hay dos que están en bolsa y tienen aporte de los fondos acumulados por los trabajadores: Banmédica, ligada al grupo Penta; y Cruz Blanca, de la familia Said.

Las AFP parecen saber que las compañías de salud son bueno negocio. Cruz Blanca, que debutó en bolsa en junio de 2011, elevó en un 23,71 % el valor de su acción en el último año. Las AFP tienen un 4,46 % de la propiedad (era 4,13 % al cierre de octubre del año pasado) y el valor de la inversión ha subido de US$ 19 millones a US$ 23 millones.

Casi un calco con Banmédica. Las AFP tenían un 3,17 % de la propiedad al cierre de octubre de 2011, participación que subió a 4,54 % cuando terminó el mismo mes de 2012. La acción de Banmédica, al igual que la de Cruz Blanca, sube como espuma: un 20,7 % en el último año y el valor de la inversión creció de US$ 41 a US$ 79 millones.

Por ese lado al menos, quienes tienen sus fondos en las AFP pueden compensar en algo lo que se les va en salud privada. Excepto los de Cuprum, pues esa AFP es propiedad de los mismos dueños de Banmédica por lo que no invierte en ella. Tampoco los que están en AFP Capital o Modelo, que no invierten en Banmédica, al menos según cifras a junio pasado.

Banmédica, que es segunda en ingresos con un 20,9 % del mercado, concentra el 22,2 % de las ganancias de la industria. Aún mayor es el negocio para Colmena que pese a tener un 20,1 % de la torta de ingresos, capta el 26 % de las utilidades.

La ‘hermana’ de Banmédica, Vida Tres, es mucho más ‘eficiente’, ya que teniendo sólo el 6,9 % del mercado llega al 9,3 % de las ganancias. Es decir, el grupo Banmédica, que tiene el 27,8 % de los ingresos de las isapres obtiene el 31,5 % de las utilidades.

Por contrapartida, Cruz Blanca, que tiene el 21,6 % de los ingresos sólo llega al 19,7 % de las ganancias. Mas Vida es el extremo del desequilibro aunque a la inversa. Posee un 13 % de los ingresos de mercado, pero sólo llega al 8,3 % de las utilidades.

Probablemente esto se explique porque en los últimos cinco años no había subido nunca sus planes, norma que rompió en 2011 elevando un 5,5 % sus precios.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV