viernes, 9 de diciembre de 2022 Actualizado a las 03:37

Renuncia de Cristián Araya a Tanner pone presión a León Vial y Manuel Bulnes

por 31 enero, 2014

Renuncia de Cristián Araya a Tanner pone presión a León Vial y Manuel Bulnes
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El último bombazo del titular de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), Fernando Coloma, lanzado hoy al formular nuevos cargos en el caso Cascadas, tuvo efectos inmediatos.

El actual director y presidente de la corredora de bolsa Tanner, Cristián Araya, renunció a sus cargos, luego de conocerse la acusación que le realizó la SVS por la intermediación de operaciones de Pampa Calichera para comprar y vender acciones de SQM-A y SQM-B entre diciembre de 2009 y abril de 2010, donde fue contraparte Citigroup Global Markets Inc. y la propia Banchile.

Además, acusa a Banchile, Araya y Linzor Asset Management –hoy CHL– de participar en operaciones ocurridas el 29 de marzo de 2011 que, al igual que las de 2009 y 2010, no buscaban transferir propiedad, sino hacer ganancias contables.

Araya, así, marcó una distancia con todos los involucrados en el caso, al dejar el directorio de la compañía donde participaba, aduciendo la necesidad de dedicarse a su defensa. En todo caso, seguirá su participación en la compañía de la cual es accionista.

Distinta actitud tuvieron los otros formalizados por la SVS. En Linzor apuntan que Corbo ya no es parte de la empresa y los cargos son contra él. En Banchile sólo comunicaron que están analizando el contenido de la acusación de Coloma.

Desde la vereda de los otros principales implicados en el caso –LarrainVial–, la respuesta fue tajante. La corredora rechaza los cargos y respalda a sus ejecutivos involucrados –Manuel Bulnes y Felipe Errázuriz–. Cercanos a la corredora insisten que no van a renunciar, al igual que el socio y presidente del holding que controla la corredora, Leonidas Vial Echeverría.

La posición de estos últimos es compleja. Bulnes y Errázuriz fueron los que lideraron las intermediaciones de gran parte de las operaciones cuestionadas y la SVS los acusó de violar los incisos primero y segundo del artículo 53 de la Ley del Mercado de Valores, además de los artículos 66 del Reglamento de la Bolsa de Comercio de Santiago y el 64 del reglamento de la Bolsa Electrónica de Chile. El primero señala que “constituye infracción grave la realización de transacciones ficticias respecto de cualquier valor la participación en transacciones simuladas y la realización de cualquier maniobra tendiente a alterar artificialmente las cotizaciones de bolsa”.

Y fueron Errázuriz y Bulnes los que ofrecieron a Leonidas Vial participar en las operaciones en las que éste hizo transacciones con sociedades de Julio Ponce Lerou, presidente de SQM (a quien ya se le formularon cargos) y Roberto Guzmán, además de las sociedades cascadas que controla Ponce.

Por ello, desde que se conocieron en septiembre de 2013 los cargos contra Ponce y su círculo, las miradas se concentraron en Leonidas Vial.

El empresario –socio de Blanco y Negro y de Empresas CIC, además de director de Embonor y Enersis– es vicepresidente de la Bolsa de Comercio de Santiago. Por ello, en el directorio de la Bolsa que siguió a la formulación de cargos de septiembre, su presidente Pablo Yrarrázaval lo defendió a rajatabla, asegurando que no había cargos en su contra, por lo que no veía motivo para que dejara la mesa.

"En este momento no existe ninguna acusación sobre ningún miembro ni ninguna corredora de la Bolsa de Comercio, por tanto no vamos a prejuzgar ni emitir opiniones", dijo el también presidente de Enersis en defensa de su camarada.

El propio gerente general de Larrain Vial S.A. y amigo de Vial, Fernando Larraín, salió a limpiar el nombre de León en un entrevista dada a El Mercurio el 21 de octubre pasado, donde dijo poner las manos al fuego por él, Bulnes y Errázuriz. Pero, además, interpretó el hecho de que la SVS no hubiera formulado cargos hasta ese momento contra León y sus ejecutivos, más que como un precedente, como una evidencia de que “la SVS no nos vincula a nosotros en ningún rol distinto al que vincula a otros intermediarios de la plaza”.

Pero ahora, con los cargos de la SVS encima, el escenario cambia. Vial fue acusado de violar el inciso segundo del artículo 53 de la Ley del Mercado de Valores. 

Este señala que: 

"Ninguna persona podrá efectuar transacciones o inducir o intentar inducir a la compra o venta de valores, regidos o no por esta ley, por medio de cualquier acto, práctica, mecanismo o artificio engañoso o fraudulento”.



La violación de este artículo tiene sanción penal. Según la propia ley, la pena es de “presidio menor en su grado medio a presidio mayor en su grado mínimo”, lo que, según expertos consultados, podría significar una condena  de 3 a 5 años, la que es posible que sea cumplida en libertad si Vial no tiene antecedentes previos.

Pero, más allá de ese escenario penal, que se podría hacer real cuando el Fiscal de Delitos Económicos José Morales se introduzca en el caso, los cargos ponen en una posición al menos incómoda a la Bolsa, a LarrainVial y al propio Leonidas.

Según los estatutos de la Bolsa de Comercio de Santiago, aprobados el 5 de enero de 2012, para que una corredora sea autorizada a operar y, luego que es autorizada, para que pueda mantenerse funcionando, debe cumplir ciertos requisitos.

Entre ellos, el Título III señala que los socios de las corredoras que tengan más de un 10% de la propiedad, directa o indirectamente, deberán cumplir ciertos requisitos, entre ellos, “no encontrarse formalizado, ni haber sido condenado por crimen o simple delito” y “no haber tomado parte en actuaciones, negociaciones o actos jurídicos de cualquier clase, contrarios a las leyes, normas o sanas prácticas financieras o mercantiles en  Chile o en el extranjero”. Además, indica que exige del socio “no haber incurrido en conductas graves o reiteradas que puedan poner en riesgo la estabilidad de la Bolsa, del Corredor o la seguridad de sus respectivas operaciones o clientes”.

Frente a todas estas exigencias, Vial podrá aducir que no hay sentencia judicial por ahora, pero ubica a la Bolsa en una posición incómoda por las implicancias que pudiera tener si se confirman los cargos con sanciones.

Aunque la primera reacción del entorno de León Vial indica que no cederá y se mantendría en su cargo (como socio y director de Larrain Vial S.A. y, por ende, socio de la corredora) y vicepresidente de la Bolsa, fuentes bien informadas indican que el empresario estaría evaluando dar un paso al costado.

Por cierto, en su sesión del 28 de enero, el directorio de la Bolsa tomó conocimiento de la propuesta del Comité Ad Hoc que lideran Hernán Somerville, Pablo Yrarrázaval y Juan Andrés Fontaine, para elevar los plazos de difusión de remates y Operaciones Directas en la Bolsa, siendo director Leonidas Vial.

A fines de marzo concluye el período de comentarios de las corredoras a la propuesta, tras lo cual debería ir a aprobación a la SVS. El ambiente complejo en que se encuentra el caso tiene, al parecer, pensando a Vial si conviene seguir en su cargo.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Memoria

Envíada por Freddy Sánchez Ibarra | 8 diciembre, 2022

Cartas al Director

Noticias del día

TV