viernes, 16 de noviembre de 2018 Actualizado a las 23:33

Se acentúa deterioro de expectativas para el PIB 2014 y economistas ven cobre bajo US$ 3

por 24 marzo, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A pocos días de conocer los resultados de las Cuentas Nacionales 2013, Diario Financiero realizó un sondeo a 40 expertos locales para conocer sus proyecciones macroeconómicas para este año. Entre los resultados más reveladores, destaca que el 92,5% de los consultados prevé que el PIB no superará el 4% y ninguno estima que la actividad sea capaz de avanzar sobre el 4,6%. Además, se muestran poco optimistas respecto del precio del cobre. Nada menos que el 70% de los economistas encuestados proyecta un valor promedio por debajo de US$ 3 la libra.

La mayoría prevé que la inflación cerrará el presente ejercicio con un incremento de entre 3% y 4%, pero ya hay algunos que consideran que estará sobre esta última cifra. Poco optimistas son también en relación al desempleo para los próximos meses, ya que consideran que podría alcanzar un peak de 7,2%.

La economía crecerá entre un 3,5% a 3,9%, según un 50% de los consultados. Además, existe un 42,5% que considera que el PIB será inferior al 3,4%.

Las estimaciones estarían algo por debajo de las recogidas en la última Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) del Banco Central, donde los expertos estimaron un alza del 4% para el año, impactado -en especial- por los débiles datos macroeconómicos informados desde China. Asimismo, para 2015 la propia encuesta de la entidad rectora anticipó que continuará la tendencia a la baja del crecimiento. De hecho, en esa oportunidad hubo un importante número de economistas que proyectó un incremento de sólo 3% del Producto. Esta merma parece ser un denominador común en los informes. En los últimos LatinFocus Consensus Forecast se ha ido observando un descenso paulatino hasta anotar un estimación de PIB 2014 de 3,7% en la edición de este mes.
El propio presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, confirmó la semana pasada que la expansión será menor a la estimada, aunque con proyecciones de recuperación.

Los sorpresivos avances del Índice de Precios al Consumidor (IPC) durante los últimos meses no dejaron a nadie indiferente. De hecho, los expertos anticipan que el registro de marzo podría incrementarse hasta 0,9%, cifra que elevaría hasta 4,1% la inflación en doce meses.
La semana pasada el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, hizo un llamado a la calma al señalar que si bien las expectativas del mercado han ido en aumento, se mantienen en la parte media del rango meta del instituto emisor, o sea, entre 2% y 4%.
Y eso es precisamente lo que deja en evidencia el sondeo. El 67,5% de los consultados proyecta que la inflación a fines de este año estará en niveles que van entre 3,1% y 4%. De ellos, el 30% ubica sus estimaciones en la parte alta de dicho rango, mientras que el porcentaje restante prevé que no superará el 3,5%.

En los extremos, el 15% espera que el IPC avance menos de 3% durante el presente año, el 12,5% calcula un guarismo por sobre el 4,1% y sólo el 5% proyecta que el costo de la vida podría incrementarse más allá de 4,5%.

En su última reunión de política monetaria, el Consejo del Banco Central acordó recortar la tasa de interés de referencia a 4%, el nivel más bajo desde marzo de 2011 y no descartó adoptar nuevos recortes adicionales si las condiciones macroeconómicas lo requirieran.

Esta decisión se suma a las reducciones de febrero, cuando la entidad también anunció una disminución a 4,25%, y a los recortes de octubre y noviembre de 2013. Dadas las decisiones previas y el sesgo a la baja del banco  con respecto a la TPM para el mediano plazo, buena parte de los expertos anticipan niveles menores al actual para lo que resta del año.

Un 33% de los consultados en el sondeo esperaría descensos de 50 puntos base, corrigiendo la tasa de interés al 3,5% y un 23% cree que ésta se situaría en un 3,75%. Mientras, un 31% prevé que se mantega.

En relación con posibles nuevos movimientos, el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, ha señalado que dependerán de que existan nuevos antecedentes sobre una mayor desaceleración del consumo.

La semana pasada el dólar retrocedió $ 9,5 para cerrar el viernes en $ 562,30. Este resultado representó un freno frente a la persistente alza registrada por la divisa desde 2013, la que se tendió a profundizar tras el impacto en el precio del cobre de la situación de debilidad económica imperante en China.

En esta línea, un 70% de los economistas consultados estima que el dólar se ubicará entre $ 551 y $ 600 en el año. Tras ellos, un 15% espera que se cotice entre $ 501 y $ 550, el mismo porcentaje que cree que se situará por encima de $ 600.

Con todo, la depreciación de la moneda local genera efectos positivos para la economía. El sector exportador, muy afectado en los últimos años por la fortaleza del peso, es una de las actividades más favorecidas por el tipo de cambio. A ello, se suma el atractivo de la inversión extranjera. En contraposición, el encarecimiento de las importaciones y los posibles efectos en la inflación con impactos de segunda vuelta podrían generar un menor dinamismo del consumo interno, ya de por sí debilitado.

La desaceleración en China, junto a los temores por un agravamiento de la situación en el gigante asiático y la suspensión de pagos de algunas empresas del país, serían los principales argumentos para anticipar una menor demanda de cobre. Como consecuencia de lo anterior, la caída del precio del mineral rojo, que en la actualidad se está cotizando por debajo de la barrera psicológica de US$ 3 la libra, ya se estaría convirtiendo en un tema de preocupación para las diferentes autoridades.

Es así como más de un 70% de los economistas consultados en el presente sondeo cree que en 2014 el commodity rondará entre los US$ 2,51 y US$ 3 la libra. Un 27,5% más optimista espera que se sitúe por encima de los US$ 3, aunque nunca por encima de los US$ 3,5.
Lo que es cierto es que mientras el precio del cobre ha registrado una tendencia a la baja en las últimas jornadas, algunos entendidos señalan que ya habría tocado fondo. Y si bien los expertos concuerdan en que la disminución de la cotización del commodity es temporal, hay quienes sostienen que podría ser más duradera.

Los expertos consultados estimaron que la tasa de desempleo podría alcanzar un nivel máximo de 7,2% durante este año. Los antecedentes corroboran esta proyección. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el trimestre móvil noviembre-enero la tasa de desempleados se elevó hasta 6,1% desde el 5,7% de la medición inmediatamente anterior, Esta cifra sería una señal clara de que el menor crecimiento de la economía habría comenzado a repercutir en el mercado laboral, lo que a su vez generaría una menor demanda en el consumo interno.

Como el avance de 0,4 puntos porcentuales (pp) del último trimestre fue superior al estimado en un inicio, los expertos detallaron varios factores de esta notoria alza. Pese a que ese trimestre mantiene un elemento distorsionador, como es la entrada de nueva mano de obra al mercado, los entendidos consideran que hubo factores distintos que influyeron de manera significativa. Sebastián Senzacqua, de BICE Inversiones, explicó en su momento que el avance fue contundente porque en dicho período se registró un deterioro en las contrataciones de corto plazo.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV