miércoles, 12 de diciembre de 2018 Actualizado a las 03:31

Jorratt encarga análisis sobre déficit en fiscalización y da inicio a diseño de plan estratégico institucional

por 14 abril, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El viernes pasado, Michael Jorratt cumplió un mes a cargo del Servicio de Impuestos Internos (SII) tras reemplazar en el cargo a Alejandro Burr, quien tomó la manija de un organismo cuestionado bajo la dirección de Julio Pereira en medio del escándalo por la millonaria condonación a la multitienda Johnson.

Desde su arribo, el ingeniero industrial de la Universidad de Chile no ha parado: el director ya encargó un análisis completo respecto al déficit de fiscalizadores a nivel nacional, con el objetivo de dar inicio al arduo proceso de preparación de los funcionarios para “la madre de todas las batallas”: la aplicación de la reforma tributaria.

El director del SII ha sostenido dos reuniones con la Asociación de Fiscalizadores del SII (Afiich) para abordar las inquietudes del gremio ante la mayor carga laboral por la reforma tributaria, instancia en la que les ha comunicado que se abordará el nivel “adecuado” de fiscalizadores que requerirá el Servicio para abordar sus mayores atribuciones. “Nosotros le hemos planteado al director que se requieren 400 nuevos fiscalizadores en los próximos cuatro años y se comprometió a evaluar las necesidades”, dicen cercanos a la Afiich. 

El análisis se enmarca dentro del diseño de un nuevo plan estratégico institucional, el que comenzará a diseñarse en los próximos 10 días y tendrá como pilares fundamentales reducir la elusión y la evasión, que hoy se ubica en 26% y se busca rebajar a 14% al fin del período. “El plan busca ser participativo en su diseño, considerando el aporte de los funcionarios, y todos los estamentos institucionales, algo que no sucedió en la administración anterior”, comentan en el organismo.

El sello Jorratt

Reconocido como un hombre “cercano” y de “buen trato”, el sello de Jorratt en su primer mes en el cargo ha sido la “reconstrucción de las confianzas” al interior del SII, tras los duros cuestionamientos por la condonación a Johnson. Muestra de aquello es la intensidad de su agenda: su jornada se inicia antes de las 8 de la mañana, cuando llega a las dependencias del servicio en Teatinos 120, piso 6, y es uno de los últimos funcionarios en abandonar las instalaciones, pasadas las 11 de la noche.

En lo que va del mes, ha concretado por lo menos cuatro reuniones con los funcionarios del organismo (bajo el alero de Aneiich). Según fuentes al interior de la entidad, en los tres años que Pereira lideró el SII, se reunió en cuatro ocasiones con los trabajadores para saber sus inquietudes y acercar posiciones sobre la dinámica de la institución.

Al interior de Impuestos Internos sienten que la mano ha cambiado “de manera radical”. Las reuniones entre la plana directiva del SII y los funcionarios no sólo ha incluido a Jorratt. También se han incorporado el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, y el subsecretario del ramo, Alejandro Micco, además de los nuevos subdirectores de las distintas reparticiones del ente fiscalizador.

Presentes en dichas reuniones señalan que el mensaje ha sido claro: hay que devolver al SII el prestigio perdido en el pasado y darle un rol clave no sólo en la recaudación, sino también en la persecución y penalización de los delitos tributarios.

Dicho esto, Jorratt ha acelerado las gestiones en las últimas semanas para alinear a los sindicatos bajo la premisa de ser un actor clave en la implementación de la reforma tributaria.

El punto es relevante considerando que los trabajadores del SII han señalado que la dotación del organismo debe aumentar en por lo menos 2.000 trabajadores para hacer frente a las tareas de fiscalización de la reforma. El proyecto, sin embargo, considera aumentar en 123 la dotación el primer año y en 503 funcionarios en cuatro años. Dicho punto requerirá de una ardua negociación de Jorratt, anticipan los funcionarios.

Un hombre de la casa

Una de las grandes críticas que se le realizó al primer titular del SII del gobierno anterior, Julio Pereira, fue su alto perfil ejecutivo, lejano al mundo de los funcionarios del SII.

“Cuando Pereira tuvo la primera reunión con nosotros, nos dijo ‘que para bien o para mal’ nosotros representábamos a los trabajadores del SII. El tono de Jorratt fue completamente distinto, más conciliador”, dice una fuente ligada a los fiscalizadores.

Justamente es el perfil de “hombre de la casa” lo que más acerca a Jorratt a los trabajadores.

En 1991, y recién titulado de Ingeniería Civil Industrial, se fue a trabajar como asesor de la subdirección de Estudios del SII, cuando la entidad era liderada por Javier Etcheberry. Se mantuvo en dicho cargo hasta 1994, cuando pasó a ser jefe del Área de Estudios del SII. Finalmente, en 1999 pasó a la jefatura del departamento de Estudios de la entidad, cargo que dejó en 2007 para desempeñarse como asesor en la Dirección de Presupuestos (Dipres), coincidiendo con el hoy ministro de Hacienda, Alberto Arenas, quien lideraba la Dipres durante la primera administración de Bachelet. Y parte de ese sello “local” se ha plasmado en los seis cambios que ha concretado en las subdirecciones del SII: Fiscalización, Administración, Estudios, Jurídica, Contraloría Interna y Recursos Humanos, todos reemplazados por funcionarios de carrera o que previamente habían trabajado en el SII.

Las nuevas atribuciones del servicio que contempla el proyecto tributario

Intenso se anticipa el trabajo que tendrá el Servicio de Impuestos Internos (SII) una vez aprobada la reforma tributaria.
Según establece el proyecto enviado por el Ejecutivo, el servicio tendrá una serie de nuevas atribuciones para perseguir de mejor manera los delitos de evasión tributaria, así como combatir la elusión de impuestos.

Una de las principales establece que el SII tendrá facultades para acceder a la información "necesaria para cumplir su misión fiscalizadora" de entidades como la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), y del Servicio Nacional de Geología y Minas (Sernageomin), entre otros.

Asimismo, se incorporaría al Código Tributario la facultad de permitir al SII acceso a la información de compras pagadas por medios electrónicos, como tarjetas de crédito y débito, "y utilizar métodos estadísticos para determinar diferencias tributarias", dice el texto legal en trámite en la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

Además, el proyecto fortalecerá la capacidad fiscalizadora de las instituciones de la administración tributaria, "con más tecnología, más profesionales y mayores facultades".

En tanto, una de las normativas más controversiales tiene relación con la facultad que tendría el SII para rechazar ventajas tributarias cuyo fin último sea eludir impuestos, teniendo la potestad de sancionar a los asesores tributarios que ayuden a diseñar dicha estrategia con hasta el 100% de los montos eludidos.

Los abogados constitucionalistas han advertido que las nuevas atribuciones del SII tendrían vicios de inconstitucionalidad.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV