jueves, 2 de diciembre de 2021 Actualizado a las 04:47

Autor Imagen

Ajuste Tributario: hoja de ruta para la oposición

por 9 mayo, 2012

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Oscar Landerretche Gacitúa y Oscar Landerreche Moreno

Oscar Landerretche Gacitúa, Ph.D. (Oxford), Director de la Escuela de Postgrado del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile  Oscar Landerretche Moreno, Ph.D. (MIT), Director de la Escuela de Economía y Administración de la Universidad de Chile.

Los hechos estilizados del proyecto de reforma tributaria presentado por el Gobierno son los siguientes:

 

1. La propuesta está compuesta por alzas y bajas tributarias. Según las simulaciones del Gobierno y midiendo en millones de dólares de EE.UU., las alzas suman (en régimen) unos 2.700 y las rebajas 1.960, dejando un neto del orden de 840 que, para ese entonces (2015 en adelante) correspondería a menos de 0,3% del PIB (promedio 2015-2017).

2. Poco menos de un tercio del incremento en la recaudación (840 millones de dólares) queda disponible para financiar, estructuralmente, gasto público en general, preferentemente en educación, pero no hay seguridad alguna de que así será, porque son fondos generales de la nación y adicionalmente no hay forma de verificar que muchas de las alzas propuestas generen los ingresos presupuestados por el Ejecutivo. El resto de la reforma consiste mayoritariamente en reasignaciones de impuestos (alzas y bajas) que afectan fundamentalmente al quintil más rico del país.

3. Es importante recordar que la reforma tributaria del 2010 propuesta por el Gobierno para enfrentar la reconstrucción incluyó alzas transitorias y rebajas permanentes. El resultado tributario neto de largo plazo de esa reforma es una caída en la recaudación del orden de 400 millones. Esto implica que, en el largo plazo, el proyecto del gobierno genera algo así como US$ 440 millones, lo que representa del orden de 0,15% del PIB para ese entonces (de 2015 en adelante).

4. La reforma incluye muchas cosas, algunas buenas otras no tanto, pero contiene fundamentalmente dos aspectos que son inaceptables desde el punto de vista de la justicia social en un país con las desigualdades y segregaciones que tiene Chile. Estas son:

4.1 La rebaja en las tasas de los impuestos a la renta para el 19% de contribuyentes con ingresos más altos, porque los demás ya están exentos del impuesto (tienen tasa cero) y con una proporcionalidad regresiva (el porcentaje del ingreso que se le libera a los más ricos es más de 4 veces más  (tasa del 40% que baja a 36%) que lo que se le libera a los que están en el primer tramo no exentos (tasa del 5% que sólo baja a 4,25%) con un costo del orden de 600 millones de dólares en régimen.

4.2. Los descuentos tributarios y beneficios exclusivos para los hogares que pagan colegiatura en la educación privada con un costo de 120 millones de dólares, la cual por definición beneficia al mismo 19% de más altos ingresos, antes mencionado. Esto introduce, además, un sesgo segregador adicional porque incentiva a que los estudiantes de más altos ingresos de la educación particular subvencionada tengan un beneficio adicional por no estar en la educación pública estatal. Es importante ser claro y decir que esto es diferente de generar un beneficio transversal para todos los gastos educativos, a todos los niveles educativos y para todos los sectores sociales como existen en algunos otros países. Para que una medida como la que propone el gobierno no generara sesgos en contra de la educación pública debiera, como mínimo, ir acompañado de un aumento equivalente o superior en las subvenciones a la educación pública. Adicionalmente, para no generar sesgos regresivos debiera considerar un subsidio equivalente (impuesto a la renta negativo) a los hogares que no pagan impuesto a la renta. Eso es muy diferente y sería mucho más equitativo que lo que propone el Gobierno que claramente beneficia a los sectores más acomodados y a la educación privada.

5. Proponemos el siguiente Gameplan para la oposición

5.1. Aprobar la idea de legislar.

5.2. Ofrecer unanimidad a cambio de dos cosas:

5.2.1. Rechazar la rebaja en las tasas de los impuestos a la renta en tramos más altos y rechazar los créditos tributarios por el gasto en educación.

5.2.2. Usar la totalidad de la recaudación neta resultante, la cual, en ese caso, sumaría 1.550 millones de dólares de los EE.UU. anuales (del orden de 0,4-0,5% del PIB hacia 2015) para generar una subvención adicional a los estudiantes de la educación pública (estatal y particular), de 40 dólares mensuales adicionales por estudiante, sujeto a la única condición de que en los colegios beneficiados no existan sistemas arbitrarios de selección, no existan mecanismos de copago y que, en caso de exceso de demanda, sean sorteados los cupos.

Lo que sobre, debido a colegios que no acepten las condiciones de esta subvención, se repartiría a mediados de año como Subvención Premio por Criterios de Equidad entre los restantes.

Claro, esto es mucho menos de lo que el país requiere y espera, pero es mucho más de lo que el Proyecto del Gobierno permite.

El tema de fondo habrá que discutirlo y zanjarlo en las próximas contiendas presidenciales y parlamentarias.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV