miércoles, 27 de octubre de 2021 Actualizado a las 08:06

Autor Imagen

Opinión: la oportunidad que tiene la empresa privada de cambiar la educación en Chile

por 24 mayo, 2012

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Según la Revista TIME, la cuarta mejor manera de partir cualquier carrera profesional en Inglaterra, atrás de PwC, Deloitte y KPMG, es haciendo clases en colegios vulnerables, por dos años, a tiempo completo, junto a Teach First, el simil de Enseña Chile en el Reino Unido. La revista Businessweek dice que Teach For America, el simil en Estados Unidos, es la 7ma mejor manera de partir tu carrera profesional. Además es el mayor empleador de graduados de Harvard y la mayor fuente de emprendimiento e innovación social en los últimos 20 años (Harvard Business Review 2011).

Esto para muchos educadores es una ofensa. “Váyanse a Wall Street” les gritan a estos profesores mientras caminan por los pasillos de sus colegios.

Pero, ¿Por qué es tan importante que los que van a Wall Street vivan en carne propia lo que significa dar nuevas oportunidades a niños  y jóvenes en contexto vulnerables? Los talentos están en muchos lados, Wall Street es tan solo una ilustración de talentos que nunca pensarían comprometerse con la educación

Convocar a profesionales de excelencia egresados de las mejores universidades del  país, dispuestos a destinar dos años de su vida profesional a enseñar en establecimientos vulnerables, parece tener por objetivo transformar nuestras salas de clases y con ello las oportunidades concretas de miles de alumnos.  Pero la verdad es que el modelo de Enseña Chile es mucho más ambicioso.

Atraer a más y los mejores  profesionales de distintas disciplinas a la educación, no solo tiene un tremendo impacto para los alumnos y las comunidades educativas, sino que además permite que profesionales que comprenden la envergadura y la complejidad del problema vuelvan a sus disciplinas de origen con una visión clara y un sentido de urgencia evidente que movilice a la sociedad completa a hacerse cargo de un problema que necesariamente requiere de diversas soluciones.

Se trata de un círculo virtuoso de transformación. Un modelo en que el profesional como profesor logra trasformar la vida de un alumno, vive en carne propia una trasformación que lo marcará de manera profunda no solo como persona, sino que concretamente en su desarrollo profesional. Una persona que logra sacar adelante un proyecto en la adversidad, que es capaz de devolverle a un grupo de jóvenes el propósito, la fe en sus capacidades y que los motiva para ponerse metas altas y cumplirlas a punta de esfuerzo, deja de ser un egresado de excelencia y se convierte en un profesional con un sello potente. Ingenieros con MBA hay muchos, profesores transformacionales hay pocos.

Ese sello en miles de profesionales es la apuesta más importante de Enseña Chile. Esa capacidad de trasformar una sala es la que puede trasformar nuestra sociedad. Ese profesional, de vuelta en su campo laboral, va a generar un cambio y va a trasladar el sentido de urgencia a otros escenarios de desarrollo desde donde será posible imaginar y aportar nuevas soluciones. A 4 años de haber partido, estamos impactando a más de 25 mil alumnos y nuestros 130 profesionales haciendo clases sienten en carne propia la transformación. Pero no es suficiente, necesitamos mucha más personas que quieran comprometerse con el problema más grande del país: la educación

La experiencia internacional en países en que este modelo ya lleva más de 20 años, muestra como los profesionales que han vivido la experiencia de trasformar las oportunidades de sus alumnos aumentan sus alternativas laborales, justo lo contrario de lo que se cree en Chile, donde pensamos que es un “sacrificio”. Cualquiera sea su opción, la gran mayoría  sigue ligado al compromiso país de mejorar la educación. Y lo hacen desde cargos públicos de relevancia, pero también desde liderazgos asociados al mundo privado, al académico y al del emprendimiento. Un  67% del total de egresados en Teach for America queda trabajando en algo relacionado a educación, (en Chile este número es de 87%). Por otra parte, un 14% queda trabajando ya sea en el sector privado  o en organizaciones gubernamentales.

Es por esto que importantes corporaciones como Bain & Company, Google, JP Morgan, Ernst & Young y Goldman Sachs entre otros  han suscritos convenios con organizaciones de la red Teach for All que le permiten a los postulantes posponer su ingreso a estas organizaciones, congelando su cupo por los dos años de duración del programa.  El supuesto que impera es que si el profesional recién egresado parece ser un candidato interesante, tras los dos años impactando con resultados una sala de clases vulnerable será aún mejor. Grandes compañías lo han constatado. Lo interesante de constatar es que la gran mayoría de estos profesionales no ocupan este cupo y se quedan trabajando en educación luego de los dos años. Este sistema que permite congelar las ofertas laborales para los mejores recién egresados ha proliferado en países en que el modelo lleva más años funcionando beneficiando tanto a las organizaciones que reciben a estos profesionales como al sistema educacional que recibe capital humano que de otra manera no se habría involucrado.

Es Chile es muy importante resaltar esto porque nuestros mejores  talentos jóvenes creen que la experiencia de la sala de clases es un “sacrificio” o que 2 años son “una pérdida para mi desarrollo profesional”. Hoy el 95% del mejor 30% del talento en Chile se va a la empresa privada. De este 30%, 5% nunca iría a los colegios vulnerables, independiente de las condiciones.

Las buenas noticias es que el resto sí iría, pero tiene dudas. Hoy tenemos la gran oportunidad de que si nos comprometemos a cambiar las oportunidades de todos mis estudiantes, finalmente el que más gana es uno. Porque creo en la caridad, digo que esto no es caridad. No estamos inventando la rueda, es mejor dar que recibir, tanto a nivel profesional como personal. Hoy lo estamos enfatizando porque hay una inercia cultural en Chile que debemos cambiar, y es la creencia que estas cosas son “un sacrificio”. Estamos perdiendo la gran oportunidad que los mejores talentos de Chile vivan en carne propia lo que significa cambiar un entorno de desesperanza, para luego ellos ser parte de la solución, donde quiera que sigan su futuro laboral.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV