domingo, 27 de noviembre de 2022 Actualizado a las 22:21

Autor Imagen

Sectores productivos y empleo: abril dudas mil

por 6 junio, 2012

La desaceleración de la economía China ya se refleja en la producción de cobre que con dificultad sostiene incrementos exiguos en los primeros meses del año, lo que adicionalmente se refleja en el valor de los embarques de exportación, porque los precios también están siendo afectados a la baja en el mercado internacional.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El indicador analítico agregado de la producción industrial indica un crecimiento promedio de 2,7%, en el que solamente destaca el aumento de 5,4% de la oferta de servicios de uso público de electricidad, gas y agua. La producción minera y la manufacturera crecen de manera muy moderada, en torno al 2,5%, prosiguiendo con la desaceleración marcada de su ritmo de expansión en los últimos dos meses.

La desaceleración de la economía China ya se refleja en la producción de cobre que con dificultad sostiene incrementos exiguos en los primeros meses del año, lo que adicionalmente se refleja en el valor de los embarques de exportación, porque los precios también están siendo afectados a la baja en el mercado internacional.

La industria manufacturera sostiene su crecimiento en la dinámica de la construcción, especialmente en proyectos de edificación que han registrado un repunte desde el último trimestre de 2011, pero se avizoran signos claros de desaceleración. Las obras privadas de infraestructura en cambio, son el mayor factor de riesgo frente a la incertidumbre que se acrecienta en los mercados financieros internacionales. En similar coyuntura durante 2008 y 2009, varios proyectos fueron postergados a la espera de contar con mayor claridad acerca de las fluctuaciones de los patrimonios bursátiles de las empresas transnacionales que operan en la minería y energía en nuestro país.

Los indicadores más ligados al consumo de los hogares también se desaceleran. Todas las ramas comerciales del indicador de ventas del comercio al por menor muestran una marcada baja con respecto a lo observado en el primer trimestre del año, e incluso productos de consumo durable ya presentan indicios de caída en sus ventas al compararlas con las del año pasado. El consumo durable, medido a través del índice de ventas de supermercados presenta síntomas de menor dinamismo, que sin duda será revertido en el mes en el que se entregue el bono comprometido en el discurso presidencial del 21 de mayo.

La actividad turística entra en su fase de temporada baja, y las ventas de hoteles y restaurantes se resienten de manera importante, lo cual se observaba ya en el mes de marzo según el nuevo indicador de ventas de sectores de servicios que ha estrenado el INE.

Dicho informe del INE refuerza la mayor incidencia de los servicios, especialmente de los prestados a las empresas e inmobiliarios, en el desempeño de la actividad económica, ya que persistentemente han crecido más que el PIB global. Sin embargo, en la medida que los sectores exportadores se vean afectados por la crisis europea, la demanda derivada a estos sectores también lo será. Es muy probable que en el segundo semestre del año se deje sentir la contracción de manera más global en estos sectores.

La transposición del desempeño de los sectores productivos al mercado laboral ha sido bastante directa. La actividad minera está tomando acciones para escenarios de menores precios internacionales que se contrarrestan con incremento de la producción, y las dotaciones van en aumento sostenido. En abril se registra un nuevo aumento significativo de la minería de 7.600 personas, que se complementa con los 35.000 empleos que se crean en la industria manufacturera, especialmente en las ramas proveedoras de la construcción y el montaje industrial.

Sin embargo, la destrucción de empleos en la agricultura que inicia su estacionalidad de invierno y disminuye su contratación, junto a la que se observa en el comercio y restaurantes y hoteles, conforman un total de 50.000 ocupados menos a nivel nacional. El aumento del empleo en el país es de 8.400 personas más ocupadas con respecto al mes anterior, debido a la contratación del sector público, por parte del propio INE para el levantamiento del Censo de Población y Vivienda.

Si bien, la tasa de desempleo baja, los cesantes aumentan en más de 7.000 personas, llegando a los 467.000 en el país, y las personas que se insertan al mercado laboral disminuyen. Sin duda que esto es reflejo de un muy bajo dinamismo de las contrataciones, que es también corroborado por el casi nulo aumento de la fuerza de trabajo y la caída en la tasa de participación por debajo del 60%. La ocupación asalariada también retrocede, y se incrementan los empleos de trabajo independiente, lo cual se refleja además en una disminución de las horas promedio semanal trabajadas.



Los indicadores de remuneraciones están alineados con un mercado laboral que muestra síntomas de aletargamiento, y el incremento real está compensando los incrementos de la productividad del trabajo asalariado.

¿El pleno empleo? Una ilusión lejana, frente a una demanda de trabajo que se ha normalizado luego de la recesión de 2009 y del impacto del terremoto de 2010, y a una tasa de participación aún muy baja y con remuneraciones que indican una situación relativamente estable en el nivel de ocupación. La crisis europea afectará sin duda a la capacidad de crear empleos, especialmente cuando la inversión no manifiesta aún un incremento sustantivo con respecto a los años previos.

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV