sábado, 23 de enero de 2021 Actualizado a las 07:47

Autor Imagen

Los cambios que hay que hacer a las AFP para una jubilación digna

por 12 noviembre, 2012

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Argumentando que, con la actual recaudación no es posible que los ciudadanos puedan recibir una jubilación digna al final de su vida laboral, han surgido voces que pretenden subir la edad para jubilarse así como hay quienes profesan que se ha vuelto necesario aumentar el ahorro previsional obligatorio hasta un 13%.

Dos medidas que, sin necesidad de grandes estudios, claramente no tendrán una buena recepción de parte de los 10 millones de chilenos afiliados al sistema. Considerando que más de la mitad de la población jubilada recibe mensualmente menos de $160.000 nadie se atrevería a decir que el sistema de pensiones no requiere de urgentes mejoras.

Ahora, si efectivamente lo que se persigue es aumentar el monto recaudado mes a mes, tenemos algunas propuestas que apuntan a este fin, sin necesidad de recortar aún más el sueldo bruto de nuestros trabajadores ni mucho menos de posponer el merecido descanso de quienes ya han cumplido con toda una vida de esfuerzo.

Para evitar cualquier interpretación a la ligera con respecto a mis propuestas me veo en la obligación de contextualizar: Lo acumulado por el sistema de pensiones nacional supera los US$160.000 millones de dólares (60% del PIB de Chile) y cada año ha generado a lo menos un crecimiento adicional del 1% desde su creación hasta la fecha, además de ser la principal fuente de financiamiento del Estado y de las grandes empresas en Chile; según la OCDE ha sido el sistema más rentable de la última década, superando a EE.UU.

Por otro lado, las pensiones promedio no superan los $172.000, las mujeres consiguen apenas un 20% de jubilación respecto a sus sueldos en la etapa laboral activa. Es decir, es un sistema que a grandes rasgos parece resistir cualquier análisis pero que, a la hora de ser estudiado más en detalle, luce inmensas grietas que revelan la inminente necesidad de mejoras sin que estas mejoras signifiquen sofocar la calidad de vida de nuestros trabajadores. Y ojo, que lejos de hablar de utopías o de comenzar todo desde cero, mis propuestas son claras, realistas y necesarias.

Si, de mejorar las rentabilidades se trata, es imprescindible poner en práctica una estrategia activa de cambios de fondo, de esta manera podremos optimizar las rentabilidades, cuyo promedio actualmente es del 5% anual, llevándolas por sobre el 10% incluso en el peor año de crisis. Una rentabilidad que podría incluso llegar a más si las AFP ejecutan las mejoras necesarias para que los cambios masivos se realicen sin problemas ni burocracias evitables.

Tomando en cuenta que otra de las grandes causas de las bajas pensiones son las lagunas laborales o “las faltas” cometidas por ciertas empresas es menester que el gobierno procure una minuciosa fiscalización a aquellas empresas que realizan prácticas ilegales a la hora de cumplir sus obligaciones para con el trabajador, así como facilitar a los trabajadores el realizar las denuncias correspondientes. En el caso de los desempleados, lo ideal sería que el estado depositara $10.000 mensuales en su APV, de manera que las “lagunas” en las imposiciones no afecten su jubilación.

Como verán, hay alternativas razonables para mejorar el sistema, sin incrementar el costo a los usuarios. Hoy, un 35% de los usuarios está insatisfecho con el servicio de su AFP y si se impone alguna medida como las que mencione al principio de este artículo, las estadísticas podrían salirse del papel para rebalsarse por las calles a modo de protestas y descontento masivo. Llegó el momento de mirar las cosas desde otra perspectiva, desde un punto de vista más humano.

Nosotros enviamos una carta al Senador Tuma para participar en la comisión del Senado que tratará estos temas próximamente, para presentar éstas y otras propuestas que suponen mejoras constructivas. Junto a nuestros 50.000 usuarios estamos esperando que la invitación se haga efectiva para que así, entre todos, construyamos un mejor sistema de pensiones.

Recordemos que las AFP son el pulmón económico del país y que cualquier modificación en pos de aumentar sus arcas beneficia tanto al gobierno como a la ciudadanía, así como a las mismas AFP.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV