jueves, 5 de agosto de 2021 Actualizado a las 21:16

El grupo de Bankia cerró 2011 con 31.800 millones en activos problemáticos

por 4 mayo, 2012

El grupo de Bankia cerró 2011 con 31.800 millones en activos problemáticos
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El grupo Banco Financiero y de Ahorros (BFA), dentro el cual se incluye Bankia, cerró el ejercicio 2011 con un volumen de activos potencialmente problemáticos del sector promotor e inmobiliario de 31.799 millones de euros, para el que disponía de unas correcciones de valor o coberturas de unos 11.900 millones. El importe total de los activos tóxicos brutos del sector ha crecido en un año en unos 3.000 millones de euros, pero las provisiones y coberturas también lo han hecho, en casi 5.000 millones, con lo que la exposición problemática sin cubrir se ha reducido en unos 2.000 millones.Así figura en la cuentas consolidadas que BFA ha registrado hoy como hecho relevante en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

BFA y Bankia han incumplido el plazo de cuatro meses que expiró el pasado lunes para entregar sus informes anuales auditados al supervisor. Al final, ambas entidades han optado por publicar sus cuentas sin auditar, al no disponer de un informe de auditoría que las avale. Por eso, las cuentas de BFA y Bankia no se han depositado en el registro de informes anuales, como las del resto de las empresas cotizadas, sino que se han comunicado como hechos relevantes.

Con todo, esas cuentas sin auditar muestran cómo los activos problemáticos del sector del ladrillo son la principal amenaza para la entidad que preside Rodrigo Rato, que ha insistido en que podrá reforzar su solvencia y seguir en solitario sin necesidad de fusiones.

Las cuentas consolidadas del grupo de Bankia muestran que la entidad cerró el año con un volumen de10.564 millones en créditos dudosos y otros 7.283 millones en créditos subestándar (en riesgo de impago) solo en el sector del ladrillo (construcción y promoción inmobiliaria). Sobre esos créditos problemáticos, BFA tiene dotadas provisiones, es decir, fondos para hacer frente a las posibles pérdidas, por 7.021,7 millones.

Eso supone que los problemas afectan al 47,6% del volumen del crédito a dicho sector, que alcanzaba a cierre de año los 37.517 millones de euros, una cifra que supone una reducción de casi 5.000 millones en un año de su exposición al sector. La morosidad en el sector del ladrillo ha pasado del 18,2% al 28,1%, es decir, un aumento de casi 10 puntos. Ahí no se toman en cuenta los créditos fallidos al sector, esto es, que ya se han dado por perdidos, que sumaban 1.748 millones al cierre de 2011.

Junto a los 17.847,5 millones en créditos dudosos y subestándar, el grupo BFA-Bankia tiene también activos inmobiliarios (que se ha quedado por impago de créditos) por un importe bruto de 13.951 millones, que han quedado contablemente reducidos a 9.083,6 millones tras las correcciones de valor por importe de 4.867,6 millones. Con esa cifra de activos adjudicados, el grupo financiero es además la mayor inmobiliaria de España.

Entre las partidas de activos inmobiliarios destaca la de suelo, por importe de 5.289 millones brutos que, tras las correcciones de valoración, se han quedado en 2.488,7 millones netos. La partida que más crece es la de los pisos embargados o entregados en dación en pago a los particulares hipotecados para adquisición de vivienda, que ya suma 3.500 millones con una cobertura de unos 700 millones.

En total, pues, el grupo BFA-Bankia tiene activos potencialmente problemáticos del sector del ladrillo por importe de unos 31.800 millones de euros, de los que tiene cubiertos unos 11.900 millones. Hay cerca de 20.000 millones sin dotar, cuya recuperabilidad puede depender del valor de las garantías y activos. La cifra se ha reducido desde los 23.000 millones del año anterior gracias sobre todo a los saneamientos realizados con cargo a los recursos propios de la entidad, esto es, sin pasar por la cuenta de resultados. Esos saneamientos se han concentrado sobre todo en el suelo.

La entidad aprovechó el plazo legal para corregir la contabilidad inicial de la integración de las siete cajas lideradas por Caja Madrid y Bancaja y prepararse así para las exigencias de nuevos saneamientos del decreto aprobado por el Gobierno del PP. En concreto, BFA ha saneado activos dudosos, subestándar y adjudicados correspondientes a suelo por importe de 3.433 millones y participaciones por otros 498 millones. El efecto fiscal de 1.179 millones reduce el ajuste neto contra fondos propios a 2.752 millones.

Contando todo el crédito a la clientela, y no solo el destinado a la promoción y construcción inmobiliaria, los activos dudosos aumentaron un 20,2% hasta situarse en 17.495 millones de euros, 2.934 millones de euros más que en diciembre de 2010. Con ello, la ratio de morosidad total del Grupo BFA al finalizar el ejercicio 2011 se disparó hasta el 8,66% (un aumento de más de dos puntos desde el año anterior), situándose la ratio de cobertura en el 61,2% a 31 de diciembre.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV