sábado, 25 de junio de 2022 Actualizado a las 02:21

Tras incidentes en La Florida

Garra Blanca culpa al plan Estadio Seguro y Colo Colo se arriesga a jugar los playoffs sin público

por 20 mayo, 2012

Garra Blanca culpa al plan Estadio Seguro y Colo Colo se arriesga a jugar los playoffs sin público
Los albos podrían, por culpa de su hinchada, disputar los partidos definitorios del Apertura, sin barristas en las gradas, además de pagar una multa que llegaría a los 400 millones de pesos. En tanto, el alcalde Carter y la intendenta anunciaron querellas contra quienes resulten responsables de los hechos ocurridos tanto dentro como fuera del recinto deportivo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los incidentes registrados la noche del sábado en el Estadio Bicentenario de La Florida puede traer consecuencias al club Colo Colo, debido a que el informe que elabore el árbitro del encuentro entre el cuadro Albo y Audax Italiano será clave en la sanción que se aplique. Si el juez estima que fue la barra del “Cacique” la responsable puede recibir el mismo castigo de la “U”, es decir, cinco fechas en las que pueden asistir solamente socios.

Tras el primer gol anotado por Esteban Paredes, la algarabía alba no se hizo esperar y cánticos comenzaron a ser entonados por los hinchas, pero un desalmado, de los tantos que pululan las barras bravas de los equipos, lanzó una bomba de ruido que interrumpió la celebración de los jugadores albos y que afectó al portero Renny Vega.

Esto fue el aviso de lo que vendría después, ya que  tras el primer estruendo, el árbitro del encuentro Jorge Osorio amenazó con suspender el partido, lo cual no fue bien recibido por la hinchada colocolina.

Posteriormente, dos bombas de ruidos cayeron al campo desde el mismo lugar, la galería norte donde se ubicaba la Garra Blanca, lo cual motivó al juez a suspender el encuentro, lo cual fue avisado por los altoparlantes.

El partido estuvo suspendido por casi dos horas, pero luego de intensas reuniones entre los dirigentes de ambos clubes más el general a cargo de las fuerzas de Carabineros, Alejandro Olivares, la intendenta Cecilia Pérez y el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, se decidió seguir el encuentro a pesar de haber sido desalojado el lugar desde donde cayeron los artefactos de ruidos.

A su vez, los “garristas” rechazaron su culpabilidad en los incidentes y culparon al plan Estadio Seguro y a la inoperancia de Carabineros de los hechos ocurridos en el Bicentenario de La Florida.

Incidentes en los alrededores del estadio

La determinación del juez de suspender el encuentro a los 24 minutos del primer tiempo, llevó a las autoridades a desalojar el lugar donde estaba ubicada la Garra Blanca, cuyos hinchas comenzaron, como es costumbre, a destrozar el recinto deportivo.

Los asientos de la galería comenzaron a caer sobre el césped del campo deportivo o sobre las fuerzas de Carabineros que intentaban desalojar a los barristas que provocaban los incidentes.

Por lo altavoces del estadio se aseguraba que el encuentro se había suspendido, por lo que mucha gente comenzó a abandonar el recinto. Sin embargo, luego de casi dos horas de negociaciones, se decidió reanudar el juego, lo cual provocó la molestia de hinchas que pretendieron ingresar al estadio.

Esto motivó la ira de muchos hinchas de Colo Colo que quisieron derribar las rejas de acceso al coliseo, las cuales habían sido cerradas con candados. Los “garristas”, sin embargo, trasladaron su enojo hacia las inmediaciones del lugar provocando desórdenes y daños a la propiedad privada.

Como resultado de los incidentes, sólo nueve hinchas fueron detenidos mientras que ventanales, automóviles y murallas fueron dañadas por los enfurecidos forofos que llevó al alcalde Carter a anunciar querellas contra quienes resulten responsables, las cuales se materializarían el próximo martes.



El mismo edil, en declaraciones a los medios de comunicación, puso en duda la efectividad del dispositivo de seguridad de Carabineros y cuestionó la decisión de la ANFP de fijar un encuentro de “alto riesgo” en horas de la noche.

"No es posible que sean los vecinos y las vecinas de La Florida quienes tengan que asumir el costo de la violencia. Estos grupos minoritarios están arruinando nuestro fútbol y nuestras comunas", aseguró.

Sanciones

Un atenuante que tendría el cuadro albo es la reanudación del encuentro tras los incidentes, pero esto de todas formas no sirve para evitar las duras sanciones que se avecinan.

Un antecedente es lo ocurrido con la barra de la “U” en febrero pasado, cuando ante Deportes Iquique cayeron las mismas bombas de ruidos, pero esa vez el encuentro se suspendió por falta de garantías.

El castigo aplicado al cuadro azul fue la de cinco partidos de castigo, uno sin público y cuatro sólo con abonados, además de una multa económica de unos 400 millones de pesos.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV