viernes, 14 de diciembre de 2018 Actualizado a las 05:11

Ceremonia del adiós

Crisis financiera ensombrece último discurso de Bush ante la ONU

por 23 septiembre, 2008

El último mensaje del presidente de EE.UU. ante la Asamblea General se vio este martes opacado por la crisis financiera que afecta a su país. En medio de la incertidumbre en los mercados, que ha hecho saltar las alertas en las economías mundiales y caer las bolsas asiáticas y europeas, el mandatario quiso enviar una señal de tranquilidad. En la oportunidad anunció que el plan de rescate que propuso el Departamento del Tesoro, valorado en 700.000 millones de dólares, se aprobará ''en el marco tem
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se despidió este martes de una institución multilateral con la que ha mantenido una relación en su día algo más que espinosa, lanzó también un llamamiento a fortalecer a las Naciones Unidas e instituciones similares, a las que juzgó "más necesarias y de modo más urgente que nunca".

"Hemos adoptado medidas audaces para hacer frente" a la crisis financiera, aseguró el mandatario en un intento por tranquilizar a los dirigentes mundiales ante la inquietud generada en los mercados por las turbulencias económicas en su país.

El plan de rescate que ha propuesto el Departamento del Tesoro, valorado en 700.000 millones de dólares, se aprobará "en el marco temporal necesario", prometió.

El Congreso y la Casa Blanca tratan de llegar a un consenso sobre la legislación que haga realidad ese plan para su aprobación antes de que termine la semana, cuando el Capitolio suspenderá sus sesiones ante la proximidad de las elecciones presidenciales del 4 de noviembre.

Ambas partes han expresado su determinación a aprobar la medida antes de que expire la semana ante la gravedad de la crisis, aunque les separan aún diferencias en torno a los mecanismos de supervisión del plan, entre otros asuntos.

Bush reconoció ante la Asamblea General de la ONU la inquietud que este toma y daca entre la Casa Blanca y el Congreso ha creado.

"Nuestras economías están más estrechamente conectadas que nunca y sé cuántos de ustedes están siguiendo cómo vamos a atajar los problemas en nuestro sistema financiero", señaló.

Varios dirigentes aludieron también a la crisis en sus intervenciones.

"La crisis global financiera pone en peligro todo nuestro trabajo", declaró el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

En un sentido similar se manifestó el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, quien afirmó que "sólo medidas decisivas por parte de los gobiernos, en especial en los países donde se ha centrado la crisis, podrán controlar el desorden que se ha apoderado del sector financiero mundial".

Pero Bush no se limitó a hablar de la crisis económica. Buena parte de su discurso reiteró algunos de sus "leit-motiv" en los foros internacionales: la necesidad de la colaboración en la lucha contra el terrorismo y de una intensa vigilancia contra la proliferación nuclear.

El presidente también lanzó un llamamiento a la reforma de la ONU, tras insistir en que esta y el resto de las instituciones multilaterales son hoy "más necesarias y de modo más urgente que nunca", y abogar por fortalecerlas.

La declaración pone de manifiesto la larga evolución de la política exterior de Bush, que al comienzo de su mandato se enfrentó con las Naciones Unidas por su decisión de ir a la guerra en Irak en solitario si hacía falta.

Pero también afirmó que el organismo internacional debe ser más efectivo y, en lugar de resoluciones de condena a los atentados terroristas, debe "aprobar más resoluciones que impidan que esos atentados se produzcan".

El presidente instó también a la ONU a adoptar medidas más decisivas "contra la tiranía y contra las condiciones que permiten que florezca" y a hacer frente al terrorismo.

En su intervención de despedida ante la Asamblea General, Bush acusó a Siria e Irán de continuar amparando el terrorismo.

Regímenes como los de Damasco y Teherán "siguen apoyando el terrorismo, y sin embargo su número disminuye y cada vez están más aislados", aseguró.

El mandatario estadounidense instó a "permanecer vigilantes contra la proliferación" nuclear que puedan llevar a cabo Corea del Norte e Irán y pidió a los países miembros el cumplimiento de las sanciones del Consejo de Seguridad contra los programas nucleares de Pyongyang y Teherán.

El presidente estadounidense también arremetió contra Rusia por su invasión de Georgia en agosto pasado y aseguró que su país apoyará la democracia en Tiflis.

Igualmente, aludió a los pasados desacuerdos con la comunidad internacional sobre la guerra en Irak y pidió a los países miembros que apoyen la incipiente democracia en esa nación árabe.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV