lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 09:33

Autor Imagen

¿Se puede reducir el femicidio?

por 9 febrero, 2008

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Según el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), durante 2007 se cometieron 62 femicidios, 56 de los cuales fueron cometidos por hombres que mantuvieron una relación íntima con la víctima y 6 por hombres que no tuvieron una relación de ese tipo. Ante estas cifras es pertinente preguntarse si estamos frente a un problema de grandes o pequeñas proporciones y según ello deducir si el femicidio se puede reducir significativamente. Una forma de responder a esta interrogante es comparando nuestras tasas con las de otros países. En la medida que sean relativamente altas significa que existen señales claras de que podemos disminuir los femicidios, en cambio si nuestras tasas se acercan estrechamente a las menores del mundo, entonces es difícil creer que podrán ser reducidas.



La tasa de femicidio general en Chile (íntimo y no íntimo) alcanzó durante 2007 a 7,4 por millón de mujeres. Al comparar esta tasa con los resultados del II Informe Internacional de Violencia Contra la Mujer del Centro Reina Sofía de España (2003), Chile se ubicaría en el puesto número 34 entre 38 países de Europa, América del Norte, Asía y Latinoamérica. Es decir, es una tasa muy baja.



Los países europeos con tasas más altas de femicidio general fueron Estonia (56.9), Bélgica (29.3), Rumania (17.77), Eslovaquia (15,43) y Austria (15,05). Otros países como Luxemburgo, Finlandia, Dinamarca, Alemania, Suiza, Holanda y Reino Unido también registraron tasas superiores a la nuestra. En comparación con países latinoamericanos, la tasa de femicidio general de Chile es lejos la más baja, quien más se aproxima es Argentina con una tasa de 17,4 y quienes más se alejan son Guatemala y Colombia con tasas de 122,8 y 70,2 respectivamente.



Aparentemente, la tasa de femicidio general de Chile no tiene mucho margen para ser reducida. Sin embargo, esta conclusión no es categórica, es más, puede ser cuestionada seriamente. Según cifras del Ministerio del Interior, en Chile son asesinadas anualmente alrededor de 100 mujeres, lo que dista bastante de las registradas por SERNAM. ¿Quién mata al resto de las mujeres?, acaso lo hacen otras mujeres. De ser así, la teoría del patriarcado sería insuficiente para explicar el problema.



Seguramente no se trata de eso sino que de un subregistro de datos que en lo sucesivo debiera ser corregido para tener una dimensión real del problema, de su evolución en el tiempo y del impacto de las políticas públicas.



Considerando sólo los casos de femicidio de pareja o ex pareja (una parte de los íntimos), la comparación con países europeos y latinoamericanos cambia notoriamente. A partir de los datos proporcionados por SERNAM, es posible establecer que la tasa de femicidios de este tipo en Chile es actualmente de 7,6 por millón de mujeres mayores de 14 años. Esta tasa nos ubica en el 8ÅŸ lugar entre 22 países, más abajo que Luxemburgo (15.7), Puerto Rico (14,8), Hungría (12,1), Finlandia (10,3), Estados Unidos (8,8) y Croacia (8,2) y por sobre países como España (3,6), Suecia (3,4) y Japón (2,4).



Si bien Chile tiene una tasa de femicidio de pareja y ex pareja más baja que la mayor parte de los países considerados en el estudio del Centro Reina Sofía de España, mantiene una brecha significativa en comparación con las tasas de Japón, Suecia y España. Esto nos indica que el femicidio en Chile puede ser reducido, aunque nada dice sobre la forma de hacerlo y el grado de dificultad que tiene.



Si disminuyera el femicidio de pareja y ex pareja hasta alcanzar una tasa como la de España, significa que anualmente se podría llegar a impedir el asesinato de 25 mujeres a causa de la violencia irracional que ejercen los hombres contra las mujeres. Para avanzar en este camino, largo y difícil, no se puede apelar sólo a un cambio cultural que modifique las relaciones de poder y dominación de los hombres sobre las mujeres, tampoco es conveniente politizar excesivamente el tema porque llevará, como ocurre en general con los temas de seguridad ciudadana, a respuestas punitivas que no mitigarán mayormente el problema como, por ejemplo, la tipificación del delito de femicidio en el código penal o el aumento de las penas. Se requiere de un trabajo informado y persistente que centre su atención en factores como el consumo de alcohol, las parejas de hecho y el control de medidas accesorias decretadas por violencia intrafamiliar.



La evidencia empírica obtenida a través de estudios realizados en Dinamarca, Eslovaquia, Finlandia y Rumania indica que el consumo de sustancias tóxicas, especialmente de alcohol, ha estado presente en porcentajes muy elevados de femicidios.



Las parejas de hecho aparecen como otro factor importante a considerar. Según un estudio de la Universitat Abat Oliba de Barcelona y del Instituto de Estudio del Capital Social, el femicidio entre parejas de hecho es 10 veces más alto que entre matrimonios. Estas cifras son contradictorias con lo señalado en el documento Ä„Ni una más!, publicado recientemente por CEPAL, según el cual "El estado civil de las mujeres no pareciera ser una variable relevante y determinante del feminicidio". Sin embargo, esta conclusión se obtiene comparando número de casos y no tasas, lo que invalida totalmente la interpretación que hacen de los datos.



También hay que considerar la eficacia de las medidas accesorias por violencia intrafamiliar, como la obligatoriedad de abandonar el hogar que comparte con la víctima y/o la prohibición de acercarse a ella. En este caso es importante mejorar la capacidad de controlar el cumplimiento de este tipo de medidas ya que es común que sean quebrantadas por una o ambas partes debido a razones económicas y afectivas.





(*) Alvaro Espinoza es Master en Criminología y Ejecución Penal por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Niños “privados”

Envíada por Diego de la Barra; María Gracia Pavez; Cristián Orellena; Maida Merino; Rafael Goni; Isidora Lira; Hugo Jordán | 18 noviembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV