lunes, 1 de junio de 2020 Actualizado a las 11:09

Autor Imagen

La ignorancia de Sonapesca

por 2 mayo, 2012

Bacigalupo muestra su ignorancia cuando habla de la “argentinización” de las pesquerías como el camino a seguir, porque es justamente lo que se busca con la licitación, luego de terminadas las asignaciones que se hicieron hace 12 años a las empresas: devolver al Estado las pesquerías y que éste las pueda licitar por periodos de tiempo, sin perder la propiedad de los recursos pesqueros.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace algunos días el Gerente de Sonapesca, Héctor Bacigalupo, publicó una columna en la cual trata de desvirtuar cualquier argumento que atente en contra del cartel que beneficia a sus asociados, en detrimento a la libre competencia y el legítimo derecho del resto de los chilenos.

En sus afirmaciones, omitiendo convenientemente la disminución de sus propios socios, debido a las numerosas fusiones y faltándole argumentos validos, desconoce la legitimidad de los proponentes de la licitación de cuotas de pesca por ser éstos muy pocos. Es decir, sigue la lógica típica de las oligarquías: todo para nosotros los escogidos, nada para el resto. Cuando habla de nuestros asociados, señalando que sería uno solo, deja claro que ignora totalmente de los requisitos necesarios para constituir, o mantener, una asociación gremial como la nuestra donde por estatutos es necesario tener como mínimo 5 empresas.

Bacigalupo muestra su ignorancia cuando habla de la “argentinización” de las pesquerías como el camino a seguir, porque es justamente lo que se busca con la licitación, luego de terminadas las asignaciones que se hicieron hace 12 años a las empresas: devolver al Estado las pesquerías y que éste las pueda licitar por periodos de tiempo, sin perder la propiedad de los recursos pesqueros.

Selectivamente, cuando habla de las licitaciones, no reconoce a Nueva Zelanda dentro de los países que licitan sus cuotas de pesca. Luego al referirse a Estados Unidos, sólo reconoce a las licitaciones en Washington, obviando las que existen en Maine, y que son la tendencia en el manejo para permitir la entrada de nuevos actores. Sobre la licitación en Washington, donde según él “no existen evaluaciones conocidas que demuestren características y eficacia del método”, lo invitamos a educarse y leer autores como Daniel Huppert, entre otros, economista que ha escrito varios artículos en revistas científicas internacionales sobre los beneficios de la licitación en esa especie en particular.

Bacigalupo muestra su ignorancia cuando habla de la “argentinización” de las pesquerías como el camino a seguir, porque es justamente lo que se busca con la licitación, luego de terminadas las asignaciones que se hicieron hace 12 años a las empresas: devolver al Estado las pesquerías y que éste las pueda licitar por periodos de tiempo, sin perder la propiedad de los recursos pesqueros. Su propuesta en cambio, es que le regalen las cuotas al cartel de sus empleadores eternamente, para que ellos hagan lo que quieran con los recursos pesqueros de Chile, lo que no resiste análisis.

Cuando habla de cuotas de pesca y del Consejo Nacional de Pesca (CNP), trata de esconder el  hecho que todos los trabajadores votan junto con los empresarios, por supuesto que no morderán  la mano que les da comer;  también es el caso de algunos asesores de la industria, que fueron nombrados en el CNP por el Presidente de la República y que son dependientes de los industriales, por lo que votan con ellos. Respecto del aumento de las cuotas de pesca, es cosa de leer las actas y ver como el CNP sí propone cuotas, presiona y aprueba sus propias propuestas.

Otra estrategia usada por Bacigalupo, así como por todos los que defienden el regalo de las cuotas de pesca al sector industrial, es tratar de mezclarse con los artesanales, y atemorizarlos con la licitación. La licitación nunca ha sido propuesta para el sector artesanal, ni en la ley actual ni en ningún proyecto de ley, pero la industria —al igual como lo hace con los trabajadores— los trata de usar como escudos debido a la falta de argumentos.

Por último, debemos dejar claro que las fusiones de las empresas se han producido en la pesquería de jurel, entre otras, y se han realizado sólo para disminuir costos, es decir trabajadores. La baja de la cuota en las pesquerías se debe a la sobreexplotación de los recursos, productos de cuotas mayores a las recomendadas por los científicos, donde el CNP, dominado por la industria, y la Subpesca, son los principales culpables. El jurel es una especie transzonal, como dice Bacigalupo, pero eso no tiene relación alguna con la sobrexplotación que sufrió dentro de aguas nacionales, como los informes oficiales lo demuestran.

Como queda demostrado, Héctor Bacigalupo trata de defender la entrega gratuita de las cuotas de pesca desde la ignorancia y falta de argumentos. Mientras, para nosotros, Anapesca, la licitación de las cuotas industriales de pesca es necesaria porque es la forma transparente de asignar este tipo de recursos, no pedimos regalías, sólo la posibilidad de participar con reglas claras y acceder a cuotas de pesca pagando su valor de mercado.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV